TV-Comunicación

Raquel, ganadora inesperada

  • La actriz madrileña se alzó con el 'MasterChef Celebrity 5' en duelo con Flo

  • Se quedaron fuera los favoritos de la edición: Josie y Nicolás Coronado

La actriz Raquel Meroño luce el título de 'MasterChef Celebrity'. La actriz Raquel Meroño luce el título de 'MasterChef Celebrity'.

La actriz Raquel Meroño luce el título de 'MasterChef Celebrity'. / rtve

Ganó Raquel Meroño y no busquen rimas fáciles porque es una justa vencedora de MasterChef Celebrity 5 aunque previsiones y redes apuntaran a un duelo final entre favoritos, los deseados: Josie y Nicolás Coronado. Incluso hubo falsas filtraciones que daban como ganador al sobrino de Miguel Bosé. Ni uno ni otro estuvieron en la última cena. Raquel confeccionó un menú final sublime, tras clasificarse con esfuerzo en Cantabria, en un almuerzo con Revilla, cómo no, y con Ana Botín, que tuvo que irse mediada la degustación. Por remontada y dedicación, la empresaria afincada en Tarifa se ha alzado con el talent de La 1. Enfrente, un voluntarioso y despistado Flo que por sus errores en el duelo entregó el trofeo a Meroño, con Joan Roca y Ángel León de invitados.

Flo se clasificó en la primera prueba de la final con un plato replicado de Dabiz Muñoz, marido de Cristina Pedroche, que no tuvo miramientos con el asesor de su esposa. Metió puño a la moto y a ritmo desenfrenado con su intrincada fusión asiática sólo Flo pudo acercarse en el resultado, entre mariscos, chiles picantes y una tortilla rellena de queso donde estaban una de las claves. Nico, el favorito, tuvo un par de despistes y en el cántabro Cenador de Ambrós bajó los brazos. En las pruebas de exteriores Josie se dispersa más y así volvió a ocurrir con las elaboraciones minimalistas del restaurante cántabro. Fue una noche en general sin tanto espíritu competitivo, de piropeo y ánimos mutuos. Ainhoa Arteta fue la que peor llevó las aceleraciones de Dabiz y a Cantabria aterrizó calmada y seria, pero sin confiar en sí misma.

Al duelo llegaban así Raquel y Flo, quien ya había cumplido con creces su deseo de superar a Santiago Segura. Estaba sobrepasado de emoción y le pudo la presión y la confianza de haber llegado demasido lejos. El cómico homenajeó a Toño Pérez, el dueño de Atrio, biestrellado local de Cáceres donde el humorista se preparó. Imitó al chef con amaneramiento y TVE aclaraba en un rótulo quién era el aludido para evitar la polémica surgida con lo de Flosie. Tuvo un par de olvidos en el supermercado que anticiparon la derrota.

Raquel Meroño atacó la final con formación e inteligencia, preparada en el restaurante Disfrutar de Barcelona. Con fusión gaditana y asiática, comenzó con Aire del sur, gelatina de agua de tomate y atún con salicornia. De segundo, solomillo ibérico con hierbas y especias orientales; y de postre, lo que terminó de ganar al personal con la presentación, volcán con sorpresa, al que le metió soplete, pico y pala y dentro del azúcar ennegrecido había un mango cuajado en su jugo, acompañado de toffees de cacahuete.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios