30 años 'del mito a los logos'

Las moscas que se pegaron al televisor

  • TVE fijó en el otoño de 1989 sus logotipos a sus canales, con la protesta de los espectadores, aunque ahora sea lo más habitual en la señal de cualquier cadena

El meteorólogo sevillano José Antonio Maldonado en un 'Buenos días' de 1989, en los primeros días de la 'mosca' de TVE-1 El meteorólogo sevillano José Antonio Maldonado en un 'Buenos días' de 1989, en los primeros días de la 'mosca' de TVE-1

El meteorólogo sevillano José Antonio Maldonado en un 'Buenos días' de 1989, en los primeros días de la 'mosca' de TVE-1 / RTVE

Mientras en oriente iba cayendo los regímenes comunistas como fichas de dominó, el país del fallecido vigía de occidente se modernizada vía inyecciones de la por entonces Comunidad Económica Europea. Si hubo un evidente signo de renovación para los españoles de mediados de los 80 se produjo a través del televisor, con muchas más horas de emisión de TVE y apertura al mercado audiovisual de los operadores privados (Antena 3, Telecinco y Canal +), que sumaban de competencia a la cadena pública, a la que ya se iban incorporando las autonómicas, y sus partidos ligueros, con Canal Sur, que nació el 27 de febrero de 1989.

Para identificar a los canales que se iban reuniendo en el UHF, madrastra analógica de la TDT, hace 30 años se instalaron las moscas, vosotras moscas vulgares, en los cristales redondeados de los televisores. En el otoño del 89 los dos canales de TVE incorporaban permanentemente a su señal el logotipo identificativo, la mosca, el mismo nombre que esas mascotas que históricamente se posaban en las narices de los presentadores.

Plácido Domingo en el Especial Nochevieja que daba paso a 1990, con el logo de la Primera Cadena Plácido Domingo en el Especial Nochevieja que daba paso a 1990, con el logo de la Primera Cadena

Plácido Domingo en el Especial Nochevieja que daba paso a 1990, con el logo de la Primera Cadena / RTVE

Desde meses atrás, desde mayo de 1989, se había sometido a pruebas esta novedad, que no fue bien recibida por los espectadores, que se sentían distraídos con el logo sobreimpresionado y que iba galopando por las esquinas del televisor cada 30 segundos. Las moscas, como siempre, eran un incordio, pero terminaron formando parte del paisaje. Sus antecesores más remotos fueron aquellos rombos que advertían de los contenidos para adultos.

En noviembre del 89 el emblema de la Primera (la rotulación rectangular que databa de los años 60) se quedó al fin quieto en el margen inferior derecho, donde seguimos teniendo al número 1 aerografiado desde 2009. Para identificar a la Segunda Cadena se recuperó el logo con aire pop de 1966. La Segunda (conocida popularmente durante lustros de monopolio como “El UHF”) pasaría a llamarse La 2 en 1994.

Arantxa Sánchez Vicario en 'Estadio 2', con el primer logotipo de la Segunda Cadena de TVE Arantxa Sánchez Vicario en 'Estadio 2', con el primer logotipo de la Segunda Cadena de TVE

Arantxa Sánchez Vicario en 'Estadio 2', con el primer logotipo de la Segunda Cadena de TVE / RTVE

Canal Sur en 1990 se limitaba en su mosca al nombre de la cadena en cursiva, al que pasó por reducir con un punto amarillo el avión de papel de su primer logo. Las privadas se estrenaron con su nombre adherido, Antena 3 adoptaba la composición rojiblanca de la radio, Telecinco su número con una flor de sombrero, y Canal +, cuando dejaba a un lado sus rayitas, la letra ce y la cruz, fiel a su minimalismo corporativo. En el olímpico 92 se cayó el nombre TVE de la mosca de la Primera, quedándose el número 1, que fue variando en colores y en la Nochevieja del 94 se creó el número 2 sobre el logotipo de TVE , que con ligeras variantes perduró hasta hace 10 años.

Evolucionando con las temporadas, llegando a ser transparentes o de vivos colores indisimulables, en 2006 las moscas pasaron también a ser “advermoscas”, cuando se aprovechó la autopromoción de contenidos creando otra sobreimpresión en los márgenes superiores tipo “GHVIP, mañana 22.30”. Añadidos a la pantalla como los lazos reivindicativos o las banderas en las festividades.

Hace 30 años, cuando caía el este, las pantallas de la tele dejaron de estar ‘limpias’. Luis Solana, que veía en TVE una buena forma promocionarse a Telefónica, fue el director general que incorporó la mosca ante esa llegada de las privadas en el inicio de 1990 (Antena 3 comenzó en pruebas en la Nochebuena del 89, en este mes cumple 30 años). La cadena pública española, de paso, se sumaba al resto de canales europeos para la identificación de su señal.

Años antes las moscas, rudimentarias, con las siglas, se estaban añadiendo a las retransmisiones para evitar que fueran pirateadas las emisiones, sobre todo por cadenas locales.

En 1986 comienzan a personalizarse así los contenidos en directo. TVE llegó a emitir en directo sin ningún permiso fragmentos de un partido ligero Hércules-Barcelona, cuando el equipo catalán estaba a punto de proclamarse campeón, y adelantarse así a la autonómica que le crispaba el ego del monopolio, TV3. Un despropósito con el que TVE hizo el ridículo y que llevó a cada cadena a incorporar su logotipo para que la otra no tomase sus imágenes. La mosca fue la primera forma de evitar el pirateo en aquellos tiempos que saben a prehistoria audiovisual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios