Toros

Cincuenta años de alternativa de Manolo Cortés, torero de Gines con suprema calidad

Manolo Cortés. Manolo Cortés.

Manolo Cortés. / diario de sevilla

Hoy se cumple medio siglo de la alternativa del maestro Manolo Cortés, quien falleció el 25 de marzo de 2017 tras una durísima enfermedad en su Gines del alma, cuyo nombre paseó por plazas de medio mundo.

Cortés, que nació el 11 de junio de 1948, fue un torero con pellizco, que tanto con el capote como con la muleta unía poder y arte gracias a la capacidad para entender con facilidad el juego de los toros y a un temple especial. Con una serie o incluso con tan sólo un par de muletazos era capaz de entusiasmar al aficionado, que siempre lo tuvo como un torero referente. Por sus cualidades artísticas, únicas, algunos aficionados e incluso críticos llegaron a calificarlo, erróneamente, de torero gitano.

Según nos contaba, cuando era un chaval ya reveló su capacidad para el toreo en un tentadero en Los Alburejos, la finca de Álvaro Domecq, donde hacía tapia. Impresionó, entre otros, a Alberto Aliaño, quien lo apoderó.

Manolo Cortés debutó con picadores en Cortegana (Huelva) el 10 de septiembre de 1966. Tomó la alternativa en Fallas el 14 de marzo de 1968 con toros de Urquijo, de manos de Antonio Ordóñez y con Diego Puerta de testigo. Tuvo dos plazas predilectas: Madrid y Sevilla y también contó con gran cartel en Valencia.

En 1995, sufrió una cornada tremenda en la pierna izquierda, que acusó. De la docena de grandes faenas que destacaba el maestro, tres de ellas fueron a miuras. Y es que Cortés tenía una capacidad asombrosa para ver el toro.

Hoy, cuando faltan menos de dos semanas para el primer aniversario de su muerte, recordamos al maestro de Gines, torero de suprema calidad, en sus cincuenta años de su alternativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios