Gira de la Reconstrucción Fortes, temple y gusto en la última de la 'reconstrucción' de Estepona

  • El malagueño cortó dos orejas y el sevillano Daniel Luque una en una corrida de Montalvo

Saúl Jiménez Fortes toreando con su original capote picassiano. Saúl Jiménez Fortes toreando con su original capote picassiano.

Saúl Jiménez Fortes toreando con su original capote picassiano. / Daniel Pérez (EFE)

Saúl Jiménez Fortes fue el triunfador del tercer festejo de la Gira de la Reconstrucción celebrado este domingo en Estepona (Málaga) después de cortar dos orejas, una a cada uno de sus toros, en una tarde en la que Daniel Luque paseó un trofeo ante un desigual encierro de Montalvo.

Daniel Luque recibió al primer toro de la tarde por verónicas en el tercio dibujando alguna de muy buen aire ante un animal que ya empezó a acuciar el defecto que le acompañaría durante toda la faena: el tornillazo al final del pase. Con la muleta, el sevillano fue sacándoselo a los medios con la rodilla genuflexa para iniciar después faena sobre la mano derecha intentando corregir ese molesto calamocheo del toro. Sobre la zurda dejó algunos naturales de gran empaque que consiguieron arrancar los oles de los presentes. Cuando volvió a la mano derecha el toro miró a tablas y ya se acabó la pelea.

El tercero de la tarde, muy parado y tardo en las embestidas, no permitió a Luque lucirse con el capote. Después del paso por el caballo y el tercio de banderillas el toro empezó a defenderse, embistiendo, además, a oleadas, ante las cuales emergió un Luque muy firme para plantarle cara y tratar de dominarlo a base de temple. Y cuando parecía que lo había conseguido el de Gerena, después de la tercera tanda el de Montalvo "cantó la gallina" y buscó refugio en tablas donde Luque le recetó para cerrar la faena una serie de luquesinas de mucha exposición. Paseó un merecido trofeo.

Daniel Luque durante la lidia de su primer toro en Estepona. Daniel Luque durante la lidia de su primer toro en Estepona.

Daniel Luque durante la lidia de su primer toro en Estepona. / Daniel Pérez (EFE)

Bastante gazapón salió el segundo de la tarde, que no le dejó casi ni estirarse a la verónica a Fortes que si pudo hacerlo después del paso del toro por el caballo. Comenzó el malagueño la faena de muleta con doblones por bajo para dominar la embestida del de Montalvo, al que pegó después una primera tanda sobre la derecha para tomarle el pulso, ya que el animal adolecía de pocas fuerzas.

Qué bien estuvo Fortes con este toro, destacando en dos tandas sobre la mano izquierda. Con el animal ya muy quedado, acortó la distancia el malagueño, metiéndose literalmente entre los pitones para enjaretarle varios circulares por la espalda de tremenda emoción. Cortó una oreja de ley. Salió a parar al cuarto Fortes con un original capote pintado con el ojo de Picasso y la frase Todo lo que puedas imaginar es real. Anduvo muy bien con el capote el malagueño, que sacó al toro del caballo con un gusto exquisito por alto, dejándoselo pasar muy cerca y terminando con una media de mucho gusto.

El de Montalvo mostró mucho peligro durante la faena de muleta, con peligro sordo, como si aquello no fuera con el, sin emplearse, pero cuando arrancaba iba con todo y atropellando. Cuando se sintió podido empezó a recular y a no querer pelea. Se quedaba a mitad del pase y soltaba la cara queriendo llevarse por delante al malagueño. Para matar se puso muy complicado y se recorrió media plaza huyendo y soltando la vista, estando en todo menos en Fortes. Menos mal que fue habilidoso y lo cazó a la primera. La oreja que cortó fue el premio a la actitud mostrada toda la tarde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios