Trigésimo aniversario

Jesulín de Ubrique vuelve al ruedo

  • La corrida es el domingo 24 de marzo a las 5 de la tarde en Morón de la Frontera

Jesulín de Ubrique presentando su vuelta a las plaza de Morón Jesulín de Ubrique presentando su vuelta a las plaza de Morón

Jesulín de Ubrique presentando su vuelta a las plaza de Morón / José Manuel Vidal

Jesús Janeiro, más conocido como Jesulín de Ubrique, vuelve al ruedo este domingo 24 de marzo en la plaza de Morón de la Frontera, con el objetivo de la conmemoración de su trigésimo aniversario de alternativa en la temporada 2020, según ha asegurado el propio torero.

El diestro acaricia otros proyectos, como volver a la Goyesca de Ronda de 2020 acartelado con Francisco Rivera Ordóñez y Espartaco, que tendrían que reaparecer para la ocasión. Se trataría de emular el cartel de la alternativa del propio Paquirri, que se hizo matador con una terna idéntica en la plaza de la Real Maestranza de Sevilla en 1995.

Sus planes más inmediatos dependen del resultado de la corrida del domingo. Jesulín ha admitido conversaciones con otros empresarios que podrían fructificar este mismo año. En rueda de prensa, recalcó el pasado día 15 que ya no entran en sus planes las grandes plazas. “Ahí tengo los deberes hechos”, declaró el torero de Ubrique reiterando que esta vuelta dejará aparte plazas y ferias de primera.

Esas contrataciones serán gestionadas directamente por el propio matador, que ha rehusado nombrar un apoderado al uso para defender sus intereses. “Yo soy el que trata directamente con el empresario”, advirtió Jesulín precisando que su propia experiencia le había dado “confianza” para sentarse con las empresas “con tranquilidad y hablando de cuestiones económicas, toreros, ganaderías o días concretos”.

Su nombre ya había ido desapareciendo de los carteles de las principales ferias en los primeros años del siglo XXI, con apariciones esporádicas en plazas destacadas desde 2010, su presencia en festivales del tercer circuito sí ha sido una constante en los últimos tiempos y le ha permitido seguir en contacto con la profesión. Después de algunas idas y venidas como en 2010 en paralelas a la exposición mediática de sus familiares.

Jesús Janeiro Bazán, Jesulín de Ubrique en los carteles, constituyó todo un caso de precocidad taurina. Antes de debutar con picadores ya se había labrado un gran ambiente por los pueblos de Cádiz y la serranía de Ronda.

Formó junto a Finito de Córdoba y Chamaco un célebre cartel que constituyó la última edad de oro de los novilleros en la bisagra entre las decádas de los 80 y 90 del pasado siglo XX. La alternativa, con sólo dieciséis años y en el coliseo de Nimes, constituyó todo un acontecimiento. Las corridas organizadas exclusivamente para mujeres, la breve incursión en el mundo de la canción o la forja de su personaje televisivo empañaron en parte la auténtica dimensión taurina del diestro de Ubrique más allá de sus parejas o declaraciones.

Dentro de su currículum hay que recordar que en 1995 pulverizó el récord de los matadores de toros llegando a sumar 161 corridas de toros. En 2001 sufrió un gravísimo accidente de coche que estuvo a punto de acabar con su vida y constituyó un punto de inflexión en su gran exposición mediática.

Este domingo vuelve a la palestra en un cartel modificado por lesión de Enrique Ponce. Finalmente será el propio Jesulín el primer espada de una terna que completan Cayetano Rivera Ordóñez y Pablo Aguado, que ha entrado como sustituto del diestro valenciano después de su triunfo en la feria de Fallas. Los toros pertenecen al hierro de El Torero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios