Festival benéfico en la Maestranza

Solidaridad taurina en Sevilla

  • Manzanares y Lama logran los dos únicos trofeos del festejo que cerró la temporada.

Comentarios 5

Al final, la empresa Pagés salió del charco en el que se había metido por anunciar, a modo de telonero musical, al novillero Lama de Góngora, por delante de los matadores de toros, en este festival 12-O, a beneficio de la Cruz Roja y del Banco de Alimentos.

Lamentablemente, ha sido un tema muy controvertido en las redes sociales que, desgraciadamente, no ha beneficiado a un evento en el que -recordamos- los toreros, ganaderos, muchos otros profesionales y entidades, se han volcado en corto y por derecho. En este tema, considero que no era de recibo dejar de director de lidia a un novillero, cuando hay varios matadores en el cartel; no sólo por la tradición a la que aluden algunos, si no porque con esta medida se presuponía que el novillero asumiría la dirección de lidia en todos los sentidos, incluido hacerse cargo de otra res, en caso de percance de otro compañero...

En fin, vayamos a lo que aconteció en el ruedo. Con casi lleno en tarde espléndida, las aguas volvieron a su cauce y se impuso el orden por antigüedad. El espectáculo, con muchos dientes de sierra, tuvo un metraje excesivamente largo -casi tres horas-, con el regalo de un sobrero, que hizo séptimo, por parte de Lama de Góngora. Fue precisamente Lama, en este astado, junto a Manzanares, en cuarto lugar, los únicos que cortaron una oreja. Otros espadas, precisamente por fallar con ellas, perdieron premio, en un espectáculo en el que hubo escaso brillo en el toreo de capa.

Manzanares, con un manso, con transmisión, de El Pilar, realizó una bella faena en los medios. Logró el mejor pasaje de la tarde en cuanto a plasticidad, en una serie diestra, cumbre en temple y ligazón, jugando la cintura de manera juncal y rematando la tanda con un pase de pecho monumental. El añadido de un par de falleros improvisados también impactaron. Se empeñó en matar recibiendo, con el toro parado. Por fin, un pinchazo. Repitió la escena varias veces y tuvo que entrar al volapié para una estocada, con el público ya algo frío, que aún así pidió el trofeo, que fue concedido.

Lama, sin suerte con el sexto, un astado de Juan Pedro reservón y tardo, realizó una labor voluntariosa, que culminó en un arrimón. La estocada entera algo caída fue determinante para que la presidencia no le concediera una oreja solicitada por el público, que aplaudió al novillero cuando por los altavoces se anunció que lidiaría un sobrero y que ovacionó fuertemente el brindis del chaval a sus mayores, los matadores, a quienes dedicó esta faena, tras jugársela en largas cambiadas de rodillas. Faena en la que brilló con la diestra y, especialmente, al natural. Tras pinchazo y estocada, hubo petición mayoritaria de oreja, que fue concedida.

Morante abrió plaza con uno de El Vellosino, un inválido que se derrumbó reiteradas veces. Destellos del diestro de La Puebla, como un pase del desprecio o un natural al ralentí, en un trasteo con muletazos al aire y el astado rodando por los suelos.

El Juli se mostró con autoridad ante un astado de Garcigrande, noble cuando embestía por el derecho e incómodo por el izquierdo. El madrileño brilló sobremanera en los medios, en una serie diestra con ligazón y un pase de pecho interminable, enroscándose el animal a la cintura. Un bajonazo previo a la estocada le privó de premio.

El Cid realizó una labor entonada con el astado de Victoriano del Río, el más completo y con más codicia del encierro. Tampoco estuvo acertado con la tizona y recibió una ovación.

En cuanto a Talavante, consumó un trasteo sin sal con el desclasado toro de Núñez del Cuvillo, sin apenas fondo.

Espectáculo importante por el objetivo de la solidaridad en una fecha, 12-0, que estuvo salpicada de eventos con corridas de toros que pasaron a los anales de la Maestranza, como aquellos éxitos históricos en los ochenta de Manolo Vázquez o Paco Ojeda. Una fecha en la que finalizó ayer la temporada en la plaza de Sevilla, que echó el cerrojo tras este magno festival solidario.

Ficha de la corrida

Festival benéfico en la Maestranza de Sevilla Ganadería: Novillos-toros (por este orden) de El Vellosino, Garcigrande, Victoriano del Río, El Pilar, Núñez del Cuvillo, Juan Pedro Domecq y un sobrero, como regalo, de Domingo Hernández, de distintas hechuras y juego.  Toreros: Morante de la Puebla, pinchazo y casi entera (saludos tras ovación). El Juli, entera en el sótano y entera (saludos tras ovación). El Cid, dos pinchazos y estocada entera (saludos tras ovación). José María Manzanares, pinchazo y estocada (oreja). Alejandro Talavante, casi entera (saludos tras ovación). Lama de Góngora, estocada entera desprendida (saludos tras petición). En el séptimo, que regaló, pinchazo y estocada (oreja). Incidencias: Plaza de toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. Sábado 12 de octubre de 2013. Festival a beneficio de la Cruz Roja y el Banco de Alimentos. Casi lleno en tarde espléndida en lo climatológico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios