Coronavirus Toros Las restricciones actuales en Sevilla complican las corridas de la Feria de Abril

La plaza de toros de la Maestranza vacía.

La plaza de toros de la Maestranza vacía. / Antonio Pizarro

Las restricciones de aforo para los espectáculos taurinos contempladas en el nivel 2 impedirían la celebración de la Feria de Abril de Sevilla al haberla supeditado la empresa Pagés a poder tener permiso para abrir la plaza con un 50% de aforo. Fuentes de la Junta de Andalucía consultadas por EFE han precisado que el nivel 2, en el que está la provincia de Sevilla, estipula que los espectáculos taurinos se han de celebrar con la mitad del aforo, que en el caso de la Maestranza es de unos 12.000 espectadores, y con una separación de un metro y medio entre cada localidad, lo que haría inviable la feria sevillana en términos de rentabilidad.

Pese a que Pagés ha anunciado la presentación de los carteles de la temporada este viernes en su "firme voluntad de celebrar festejos en la plaza de toros de Sevilla", también ha precisado que éstos serán posibles "siempre y cuando la autoridad competente permita un 50 por ciento por ciento del aforo". Sin embargo, según las fuentes consultadas, en el nivel 2 rige la separación citada entre asientos que, en el caso del coso del Baratillo, reduciría su aforo a unos pocos centenares de espectadores, lo que haría inviable económicamente un espectáculo con costes tan elevados como una corrida de toros.

Aunque ganaderos y toreros, los protagonistas del espectáculo, redujesen sus honorarios significativamente, en caso alguno podrían ser cubiertos con los espectadores que permitirían las actuales restricciones, razón por la que la empresa ha invocado el medio aforo como la línea roja para poder reabrir la plaza en una carta que ha enviado a sus abonados. A la espera de la presentación oficial de los carteles, ya se conoce el anunciador de la temporada, obra del artista estadounidense Julian Schnabel, y la Maestranza prosigue las costosas obras de acondicionamiento del coso de su propiedad, que ha acometido como todos los años aunque aún no esté asegurada la celebración de la Feria de Abril.

La empresa, por su parte, ha confirmado que el abono consta de once corridas de toros, un espectáculo de rejones y dos novilladas; que la corrida inaugural se celebraría el 18 de abril y después habría dos tandas de festejos en el periodo del 22 al 25 de abril y del 28 de abril al 2 de mayo. Por su parte, la feria de San Miguel adelantaría sus fechas y se celebraría entre el 16 y 19 de septiembre. La no celebración de la Feria de Abril por segundo año consecutivo supondría un duro golpe en la línea de flotación en un sector que ha tenido que soportar cuantiosas pérdidas económicas que han afectado a ganaderos, toreros y a numerosos sectores vinculados al toro, al toreo y a otros relacionados directamente con él como el turismo y la hostelería, entre otros muchos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios