Vivir

Alcalá cumple con su historia

La comarca de Los Alcores cuenta desde marzo de 2012 con un espacio donde empezar a contar su historia dentro del Museo Municipal de Alcalá de Guadaíra, que cuenta con la exposición permanente Alcalá antes del Hombre. A ella se ha añadido recientemente un segundo espacio con la muestra Alcalá en la Prehistoria. La galería pretende así continuar en su empeño por concentrar en sus salas todo el pasado de esta zona.

El Ayuntamiento se marcó un objetivo con el Museo de la Ciudad: contar a través de sus estancias los orígenes del municipio y cuál ha sido el legado que las numerosas civilizaciones que han pasado por la comarca han dejado en sus tierras. Alcalá de Guadaíra no tenía un espacio de referencia cultural "fuerte", según comenta Clemente Oliveros, responsable municipal de este museo. "Se trata de cumplir con una tarea pendiente, que además tiene mucho valor. Los alcalareños tienen que ser conocedores de su historia y sus orígenes", apunta.

En noviembre de 2005, la galería se inauguró y, según fuentes municipales, registró entonces un número importante de visitantes. El nuevo museo se ubicó en una antigua zona industrial del centro de la localidad. Tras las obras de reconversión del espacio, se habilitó un parque y, en el edificio que otrora fuera fábrica de aceite para máquinas, se levantó este contenedor cultural. Según Oliveros, la intención era darle al pueblo "un lugar de encuentro donde vivir la cultura".

En los inicios del museo, su función como pinacoteca fue determinante, según explican fuentes municipales. El edificio está distribuido en dos plantas y, hasta la inauguración en 2012 de la primera exposición permanente, las muestras pictóricas eran las únicas protagonistas de la galería alcalareña. Ahora, son la planta alta y dos salas en la baja las que albergan las exposiciones de pintura u otras artes. Según el responsable municipal del Museo de la Ciudad, los artistas y sus colecciones se eligen con "mucha cautela" y deben ser de una "calidad reconocida". "Tenemos una lista de espera de un año de gente que quiere exponer", comenta Oliveros. Una de las últimas muestras de renombre en la galería fue la del escultor coriano Antonio Sosa, uno de los más afamados representantes del arte contemporáneo nacional e internacional. Actualmente, estas estancias están ocupadas por la colección de 25 obras del concurso de paisajes, que organiza cada año el Ayuntamiento alcalareño.

En la planta baja, se disponen, por el momento, las dos muestras permanentes sobre la historia de la comarca de Los Alcores: Alcalá antes del Hombre y Alcalá en la Prehistoria. En la primera muestra, los diversos fósiles encontrados en la zona son los protagonistas. "La ballena y la colección de erizos son sin duda el plato fuerte y a los niños les encanta", apunta el responsable del museo. La segunda muestra está basada sobre todo en útiles y herramientas, también encontrados en la comarca. Está previsto que, en los próximos años se completen las cuatro estancias. "Está en proyecto terminarlas porque se trata de la iniciativa más ambiociosa del museo", puntializa Oliveros. Una de ellas será sobre restos romanos y la otra ya abarcará el devenir histórico del municipio hasta la actualidad.

El museo presume, según explican fuentes municipales, de "tener mucha vida". Es habitual que las exposiciones lleven consigo la realización de otras actividades lúdico-divulgativas. Sobre todo, desde la inauguración de las exposiciones permanentes Alcalá antes del Hombre y Alcalá en la Prehistoria. Dentro de esta última, por ejemplo, se realiza un pequeño taller donde los escolares aprenden a fabricar instrumentos a partir de materias primas como se hacía durante la Prehistoria.

Además, esta institución pública hace las veces de editora de publicaciones. Según explica Oliveros, muchos investigadores locales les solicitan que les publiquen sus estudios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios