Vivir

El Archivo Histórico Provincial de Sevilla expone siete cartas notariales de Antonio de Nebrija

  • Fechadas entre 1513 y 1537, estos documentos dejan entrever el lado familiar y de negocios de Antonius Nebrissen (sis). Podrá visitarse durante todo el mes de marzo

Presentación en el Archivo Histórico Provincial de la exposición de las siete cartas notariales de Antonio de Nebrija.

Presentación en el Archivo Histórico Provincial de la exposición de las siete cartas notariales de Antonio de Nebrija. / M. G.

El Archivo Histórico Provincial de Sevilla, dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, dedica el Documento del Mes –actividad impulsada para dar a conocer los fondos de la institución archivística- correspondiente a marzo a una selección de documentos vinculados a la figura del humanista Antonio de Nebrija (1444-1522), autor de la primera gramática en castellano, uniéndose así al programa conmemorativo de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico con motivo del 500 aniversario de su fallecimiento en Alcalá de Henares.

Estos documentos han sido presentados por el secretario general de Patrimonio Cultural, Juan Cristóbal Jurado, el director general de Patrimonio Histórico y Documental, Miguel Ángel Aráuz, la delegada territorial de Cultura, Susana Cayuelas y el director del Archivo Histórico Provincial de Sevilla, Braulio Vázquez.

Cartas expuestas de Antonio de Nebrija

En concreto, se exhibirán en el centro archivístico siete cartas notariales, fechadas entre 1513 y 1537, que dejan entrever el lado familiar y de negocios de Antonius Nebrissen (sis) –la forma latina de su nombre-, así como el valor que tuvieron sus obras. Estos documentos sitúan al autor en Sevilla de 1513, cuando daba lecciones de gramática, después de intentar de acceder a una cátedra de Gramática en Salamanca que no consiguió. Así, se conserva una carta con fecha del 27 de octubre de 1513, en la que Antonio de Nebrija otorga poder a su mujer, Isabel Solís y a su yerno, Juan Romero, para que pudieran vender o arrendar una casa que mantenía en Salamanca en calle Serranos, cobrar los salarios de su oficio como cronista del Rey y cualesquier otras cantidades que le hubieran de pagar sus deudores.

Y siguiendo el rastro de Nebrija por Sevilla, los documentos lo vuelven a situar en la capital hispalense en los años 1520 y 1521, en un momento de su vida, que transcurrió entre la casa de su hijo Marcelo, en Brozas (Cáceres), Sevilla y Alcalá de Henares. La carta –fechada el 16 de noviembre de 1520- en la que su yerno, Juan Romero, recibió de Antonio de Nebrija y su mujer, así como de sus hijos Marcelo y Fabián, los 200.000 maravedíes que le habían prometido en la carta de la dote otorgada en 1508 ante escribano público de Salamanca, queriendo Juan (Romero) que de esta cantidad no fuera desposeída su mujer y que continuase siendo beneficiaria ella.

Como "maestro cronista de su alteza", designación que Nebrija gozaba desde 1509, figura en dos de los documentos que se muestran en el archivo provincial, la carta de 1513 –mencionada anteriormente- y la de 1521. Esta última es una carta de finiquito a su yerno, declarando haber recibido de él todas las cantidades o cartas de pago por todas las cobranzas o libranzas que había hecho a su nombre, de su oficio como cronista, su cátedra de Salamanca, la venta de su casa, la entrega como dote para meter monja a su hija Isabel en el monasterio de Zarzoso en Salamanca, los pagos por deudas que tenía con personas en Valladolid y Salamanca, el pago de la dote de su hija Julia a su yerno Beltrán Ordóñez.

Las cuatro cartas restantes –tres de ellas fechadas en 1535- están vinculadas a las escrituras por las que su hijo Sancho se comprometía con Antón Pareja a entregarle ciertas obras en latín y romance de su padre, a cambio de la venta por el último de estos libros en Sevilla, Indias o cualquier lugar, con el beneficio de un porcentaje por su valor. En una de ellas, Sancho de Lebrija recibió de Antón Pareja 100 ducados de oro a cuenta del pago de 500 ducados en libros que recibiría por venderlos y, en otra, también del 31 de diciembre de 1535, Sancho de Lebrija daba poder a Antón Pareja para que pudiera vender los libros de su padre y cobrar y dar cartas de pago, y acudir al Rey o su Consejo si se vendieran o imprimieran estas obras, de las que solo los hijos de Nebrija tenían licencia para ello, por otros libreros o impresores.

Y relacionada también con las obras del maestro Nebrija, el archivo expone una escritura del 30 de julio de 1537, en la que se detalla una relación de obras que vendieron con un negocio de Sancho de Nebrija, entre la que figuran Sedulios, Apologías, Libros Menores, Elegancias de Antonio de Nebrija, Epístolas de San Pablo, Los Vocabularios, Las Artes de comento, Juvenal y Persio, Ynos (Himnos), Oraciones, Dichos filósofos, y sus respectivos precios.

Entre estos documentos que se exhibirán durante el mes de marzo, los asistentes podrán comprobar cómo Nebrija rubricó con nombre en forma latina –Antonius Nebrissen (sis), que en español significa Antonio Nebrisense- en dos de los documentos, en el poder que otorgó en 1513 y en una carta de finiquito de 1521. Este mismo apellido Nebrissen utilizaría, tres años después de la muerte de Nebrija, su hijo Sancho, impresor y fiscal en la Real Audiencia y Chancillería de Granada, tal y como queda testimoniado en algunos de los documentos expuestos.

Con esta actividad del Documento del Mes, organizada por el Archivo Histórico Provincial de Sevilla, se ofrece a los ciudadanos la posibilidad de conocer una selección de documentos de entre los fondos documentales conservados en el centro, y que son elegidos por su singularidad o por su temática coincidente con algún hecho histórico, social o cultural.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios