Vivir

Más que lunares

  • Desfile de los ocho diseñadores ganadores del certamen de emprendedores ayer y hoy en la Fundación Cajasol

Emprender en moda es una larga carrera en la que toda ayuda es poca, al ser un sector en el que para triunfar hace falta algo más que la creatividad. Un modo de hacer más sencillos los comienzos es el que este año se ha puesto en marcha desde la Fundación Cajasol y la agencia Doble Erre. Con el nombre Emprende Lunares, se ha convocado un certamen donde se ha seleccionado a ocho jóvenes diseñadores, de los más de veinte que se presentaron, para impulsar sus carreras profesionales.

Ellos comenzarán un plan de formación en gestión empresarial de febrero a junio en el Instituto de Estudios Cajasol. Además, tendrán un plan de promoción consistente en los desfiles indivuales celebrados ayer y hoy en la sede de al Fundación Cajasol (Plaza de San Francisco, 1). Asimismo, participarán en la plataforma Simof Ego dentro de las actividades que el Salón Internacional de la Moda Flamenca ha programado para la edición que comenzará el 2 de febrero en Nuevo Fibes.

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, recordó que esta iniciativa cumple cuatro de los objetivos fundamentales de la institución. "Además de la formación, también cumple lel emprendimiento que supone la creación de empleo y empresas. A estos puntos se suma que es un modo de mantener la cultura andaluza y que contribuye a la igualdad de oportunidades". Por su parte, Raquel Revuelta destacó la importancia de este tipo de iniciativas "como revulsivo para enriquecer el sector de la moda flamenca con ideas nuevas de jóvenes diseñadores".

La malagueña Ana Castellano fue la encargada de abrir el desfile que muestra el potencial de estas promesas (casi realidades) de la moda flamenca. Unas flamencas muy sesenteras con volantes y cortes atrevidos que van a su aire salieron al patio de la Fundación Cajasol. Monos de pantalón corto debajo de vestidos, faldas que se convierten en capas y mantones, pantalones que se transforman en faldas camperas y vestidos que se vuelven faldas sorprendieron casi tanto como los complementos realizados artesanalmente con la técnica de frivolité por Francisca Casado Carrégalo y el teñido artesanal de las telas utilizadas.

El Atardecer llegó de la mano de los diseños de Guillermo Ramírez que puso sobre la pasarela el colorido de las tardes de abril. Trajes muy pegados a la silueta y con amplios volúmenes en las faldas es su propuesta para las flamencas. Comoo complementos, claveles naturales y grandes aros de Skyline complementos.

El paseo de caballos tomó el patio del siglo XVI la Fundación Cajasol con el desfile de LDM Arte&Moda. Leticia Dominguez, con Del trote al vuelo viste a una mujer que le gusta vivir la feria a caballo. Prendas con una marcada geometría inspirada en cuadros de Goya, Lucas Cranch o Bacarisas. Los complementos utilizados fueron de Roberto Garrudo, Fina Estampa y Fernández y Roche.

Para cerrar, la mezcla de Inés Tobar e Inés Tejada. Venezuela y Cádiz unidas por el mar con la colección Almirante. Cortes inspirados en la época victoriana que también recuerdan a los marineros del siglo XVIII y a las primeras prendas playeras del siglo XIX. Todo rematado con complementos de inspiración marinera con sombrerería al estilo marinero a los que se unieron metales dorados y texturizados de tejidos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios