Vivir

Enero, el mes estrella para ponerse a dieta

  • Según el 'III Estudio de Salud y Estilo de Vida' de Aegon, uno de cada cinco encuestados declara haber realizado algún tipo de régimen en los últimos 12 meses

El 30,80% de las mujeres ha seguido algún tipo de régimen alimenticio en 2020, frente al 17,20% de los hombres. El 30,80% de las mujeres ha seguido algún tipo de régimen alimenticio en 2020, frente al 17,20% de los hombres.

El 30,80% de las mujeres ha seguido algún tipo de régimen alimenticio en 2020, frente al 17,20% de los hombres. / Juan Carlos Muñoz

Enero es el mes en el que más personas deciden comenzar una dieta, ya que después de los excesos gastronómicos de las vacaciones de Navidad es habitual comenzar el año nuevo con unos kilos a los que queremos decir adiós lo más rápido posible. Para ello muchas veces se recurre a dietas que ponen en riesgo nuestra salud, suprimiendo el aporte nutritivo que nuestro organismo necesita y buscando un remedio milagro que no existe.

Según datos extraídos del III Estudio de Salud y Estilo de Vida de Aegon uno de cada cinco encuestados declara haber realizado algún tipo de dieta en los últimos 12 meses, lo que supone casi un 22% menos que el año anterior, donde más del 25% de los encuestados hacía o había hecho dieta.

Las mujeres hacen dieta en mayor medida que los hombres. En concreto, el 30,80% de las mujeres ha seguido algún tipo de régimen alimenticio en 2020, frente al 17,20% de los hombres. No obstante, aunque se haya reducido tanto el número de mujeres como de hombres siguen algún tipo de dieta, se observa como el porcentaje de féminas decrece más que el de varones respecto al año anterior (-26,95% vs -15,27%).

Los más jóvenes son los más proclives a seguir una dieta y lo hacen por encima del promedio, como en el caso de la generación Z (25,3%) y de los millenials (24,7%).

Esto también guarda relación directa con la situación laboral: aquellos que trabajan controlan su alimentación a través de una dieta por encima del promedio (22,2%) de los encuestados.

Al igual que los datos extraídos en el mismo periodo del año anterior, el principal motivo por el que se sigue una dieta es para adelgazar o perder peso, tal y como señala el 61,30% de los encuestados. Le siguen otras motivaciones como mejorar la alimentación y la salud en general (46%) y mantener la figura (26,70%). No obstante, este año se han analizado otros parámetros que han permitido conocer que un 7% de los encuestado sigue un régimen alimenticio por concienciación medioambiental, un 6,90% por respeto a los animales e, incluso un 3% lo hace por influencia de un tercero, como un famoso o un influencer.

Tipos de dieta

Casi cinco de cada diez encuestados señala que la dieta ha consistido en reducir el consumo de aceites, salsas y aderezos, y en reducir la cantidad de comida. Si bien el año anterior, el 77,90% eliminaba algún producto o productos en concreto –siendo la principal forma de dieta–, este año solo el 15,60% de los encuestados lo hace. En relación a los tipos de dieta más específicos, la cetogénica o keto es la que tiene más adeptos, con un 13,40% de los encuestados. Le sigue la dieta disociada (9,10%), la dieta paleo (8,30%), la dieta vegetariana (6,40%) y, por último, la vegana (5,60%).

A la hora de hacer dieta, las mujeres prefieren reducir la cantidad de comida (51,60%) y el consumo de aceites, salsas y aderezos (51,60%) por encima del promedio, mientras que los hombres tienden a reducir el consumo de sal (43,70%) y a eliminar algún producto en concreto (18,70%) por encima de la media. Y si bien las mujeres son más partidarias de la dieta cetogénica (14,70%), a los hombres les gusta más la dieta paleo (10,70%).

Dieta de manos de un especialista

La mitad de los encuestados que sigue algún tipo de dieta lo hace de la mano de un especialista. No hay grandes diferencias en cuanto a género se refiere, salvo que cabe mencionar que el número de mujeres –que son ligeramente más proactivas a llevar un seguimiento de la dieta con especialista– ha caído considerablemente respecto al año anterior, pasando del 61,37% de las encuestadas que llevaban dieta pautada y supervisada el año anterior al 51,90% que se registra ahora.

Se muestra también como los que están empleados llevan en mayor medida dietas con especialistas (51,40%) frente aquellos que no trabajan (47,70%). No obstante, ambos colectivos han aumentado respecto al año anterior, lo que pone de relieve la importancia de llevar una dieta pautada por un profesional.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios