Vivir

La transformación de la humanidad a través de los ojos de Merche Chía

  • 'Punto y aparte' es la última exposición de la artista estepeña que se podrá ver en el Museo Padre Martín Recio hasta el 22 de noviembre

En la imagen, la artista estepeña Merche Chía. En la imagen, la artista estepeña Merche Chía.

En la imagen, la artista estepeña Merche Chía. / Quino Castro

Siempre interesada por la cultura y el arte, Merche Chía se inició en el mundo de la expresión artística de manera autodidacta. Ha realizado varias exposiciones en distintas localidades como Sevilla, Almería, Cuenca y Madrid, donde fue seleccionada para la feria de arte contemporáneo FLECHA. Forma parte, además, de la reconocida Asociación Cultural Conectiva de Estepa, donde participa en las diferentes actividades culturales programadas por la misma.

En su obra podemos observar, sobre todo, la figura humana. Hombres y mujeres que se mezclan y entrelazan con texturas y objetos que quieren decirnos algo. Con la paciencia infinita de quien conoce el camino, Merche recorta y pega, subraya, pinta, dibuja, superpone, añade, quita, colorea, mutila… Hasta conseguir que sus trabajos nos denuncien el maltrato, el abuso de poder, la marginación, la discriminación, lo efímero del momento, la violencia de género o la opresión hacia las minorías. Una revolución silenciosa que termina de ahondar en el subconsciente de quien mira su obra. Leer cada mensaje oculto en sus collages es una experiencia didáctica y reconfortante.

La artista posando entre dos de sus obras. La artista posando entre dos de sus obras.

La artista posando entre dos de sus obras. / Quino Castro

Punto y aparte

En su última muestra, aclara, "quiero mostrar esa misma preocupación por el ser humano, subrayando, casi en la ironía y en la utilización de nuevos materiales, la lucha por la supervivencia en un mundo proclive a una transición inevitable hacia nuevas formas de ver y entender las transformaciones que surgen y que se dejan ver en todos los contextos y naturalezas, incluso, e irremediablemente, en el cambio climático". Al mismo tiempo, reconoce la artista, "quiero abrir paso a nuevas formas de expresión en las que estoy trabajando ahora y que más adelante iré mostrando".

Usa normalmente una técnica mixta, sobre todo collage. Recorta papel y lo transforma a través del dibujo con bolígrafo o acrílico; incluso introduce otros materiales, lo que le da la libertad para ahondar en la idea que tiene en mente. A veces, sonríe, en el transcurso de la creación, "se obra el milagro de otra idea, por lo que el trabajo se enriquece".

Una de las obras de la muestra. Una de las obras de la muestra.

Una de las obras de la muestra. / Quino Castro

Sinergias

La artista no sería capaz de decidirse por un cuadro en concreto de su muestra. "Cada uno tiene una historia a la par que libera una preocupación donde plasmar la necesidad de denuncia y poner de manifiesto mis inquietudes sobre temas como la violencia de género, la inmigración o el cambio climático; y, al mismo tiempo, la enajenación que crea una sociedad aparentemente perfecta, que tiene como resultado una auténtica alienación del ser humano".

Esa particular manera de ver la vida, le ha llevado a compartir experiencia con el también guitarrista, también estepeño, Carlos López, participando de una de sus obras como portada de su primer disco en solitario, Nada será como antes, presentado el día de la inauguración de Punto y aparte. Es un disco intimista, colorido y diverso que respira en su sencillez y nos da un sonido cercano donde su música nos lleva a la ensoñación, a la evocación y al mismo tiempo nos sorprende en una mirada alegre y expectante. Se descubren guiños a Bach, al jazz y hasta algo de country. "Para mí ha sido una verdadera satisfacción el compartir con Carlos este momento", agradece.

El guitarrista Carlos López en la inauguración de la exposición. El guitarrista Carlos López en la inauguración de la exposición.

El guitarrista Carlos López en la inauguración de la exposición. / Quino Castro

Cultura viva

Punto y aparte supone una continuidad en su planteamiento de lo que pretende expresar, pero buscando nuevas fórmulas, como puede ser la escultura o el introducir objetos en las obras. "Buscar lo irremediable del reciclaje en un tiempo de zozobra e inquietud ante los cambios que se observan en la sociedad así como el propio cambio climático", explica.

Por el momento, seguirá, sin más, con el lema de Conectiva, "Viva la cultura viva", para llamar la atención a quien corresponda, "por el apoyo incondicional que se le debe a la cultura y a la educación, bases fundamentalísimas para el adecuado y necesario desarrollo de la sociedad y del ser humano".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios