Vivir

Niño Gordo, un restaurante para 'jugar' con los cócteles y la comida

Barra de Niño Gordo. Barra de Niño Gordo.

Barra de Niño Gordo. / M. G.

Niño Gordo acaba de abrir sus puertas en el centro de Sevilla. Con esta nueva incorporación el grupo Ovejas Negras Company crea una cocina para devorar la vida rompiendo las reglas. Un concepto gastronómico presente en el restaurante pensado para que "juegues" y que te dejes llevar pero que sobre todo lo hagas disfrutando.

Situado a un paso de la Catedral y Plaza Nueva, se abre en espacios diferenciados con carácter urbano entre los que destaca una amplia barra donde la mixología toma protagonismo. Versiones en formato XXL hechos para compartir y disfrutar. Puedes tomarte un palomitero de curry banana o cofres servidos con hielo seco.

Los cóteles de trago largo tampoco dejan indiferentes, como la granitera de daiquiris, el Cilantro Bloody Mary con vodka casero de cilantro, zumo de tomate, salsa kimchi y limón o la reinterpretación del Negroni con un toque asiático con lima kaffir, jengibre y citronela.

Una carta divertida y original

Tras los fogones, el equipo crea platos perfectos para compartir como el Ramen Tartufato con spaguettis, dados de foie, trompetas de la muerte y trufa, huevos fritos y estragón; Curry verde de Calabaza y otras verduras frescas, con judiones mantecosos de la granja y bimis tostados con mayo de picante de ajo negro; o Lenguado a la meuniere koreana con mazorca a la parrilla y gnocchis.

Para terminar, puedes disfrutar del curry frío de frutas con granizado de hierbas thai o el chanjá con bizcocho de vainilla, melocotón en almíbar, dulce de leche, chantilly y merengue seco.

Así es la nueva propuesta de Ovejas Negras Company para sacar el niño que todos llevamos dentro. Un espacio para disfrutar de la vida a bocados.

Calle Hernando Colón, 10.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios