Vivir

Ruta por los relojes de sol

  • El Estudio de Arquitectura Honorio Aguilar realiza con éxito de público esta actividad cultural

Testigos del paso del tiempo, los relojes de sol presentes en la ciudad son los protagonistas de las rutas que el Estudio de Arquitectura Honorio Aguilar está realizando desde el pasado mes de diciembre. Con esta iniciativa, el arquitecto busca despertar el interés por los relojes de sol sevillanos, algunos de los cuales se encuentran en perfecto estado de conservación, otros están en peores condiciones, pero todos casi siempre pasan desapercibidos.

El punto de partida de la ruta propuesta es el Museo de Bellas Artes, donde se comienza admirando el reloj de sol del patio de Juan de Oviedo. Desde allí se pasa a visitar el situado en el exterior de la capillita de San José en la calle Jovellanos, para continuar con los exteriores de la Catedral y la Giralda. El punto final es el Hospital de la Caridad con la visita del reloj de sol del patio de los rosales.

El reloj de sol es un instrumento que utiliza la sombra dada por el sol para indicar la hora. En general, un reloj solar se compone de un estilo, también llamado estilete o gnomón y de una superficie, el limbo, que es la que recibe la sombra del estilo. Esta zona lleva las inscripciones que utiliza la altura del sol para leer la hora. El objetivo del Estudio de Arquitectura Honorio Aguilar es que se redescubran estos relojes solares que han sido testigos del paso de los años y se valoren como las joyas arquitectónicas que son.

Hay una gran variedad de relojes de sol en Sevilla, según explica Honorio Aguilar: "A veces son muy singulares, como el reloj vertical declinante a levante situado en el Claustro Mayor del antiguo Convento de la Merced, actualmente Museo de Bellas Artes de Sevilla. Las líneas horarias están pintadas de amarillo marcando las horas y las medias, siendo éstas últimas más cortas. La numeración es arábiga y va desde las 5 de la mañana hasta las 4 de la tarde. En la parte superior se encuentran las letras A. M. superpuestas, que significan Ave María, y es atribuido a Juan de Oviedo".

Otro reloj bastante desconocido que se visita en la ruta propuesta por el estudio de arquitectos se encuentra en una fachada de uno de los patios interiores del Hospital de la Caridad. La numeración es romana, aunque sólo se puede distinguir el número XII, y se han perdido las líneas horarias. El estilo parece perpendicular al muro.

Más reconocible es el reloj vertical de forma rectangular situado en la fachada de la Iglesia San Lorenzo. El cuadrante es de piedra y el gnomón triangular. La numeración es arábiga y marca las líneas enteras y medias.

Otro reloj se halla en la Iglesia Omnium Sanctorum. El reloj está en un muro lateral de la iglesia y no tiene numeración. Su gnomón está acodado y tiene dos puntos de apoyo. Está pintado directamente sobre la fachada lateral de la nave de la epístola.

Paseando por la ciudad también se pueden encontrar el de la Capilla de San José. El reloj marca las horas y las medias con numeración romana. Las líneas de las medias son más cortas, y van desde las VI hasta las VI. Con números romanos tiene marcado el año MDCLXXX.

Otro reloj solar que no puede pasar por alto es el reloj horizontal en el Parque de Mª Luisa, plaza de América. El reloj es circular y está hecho con azulejos típicos sevillanos. Data de la época de la Exposición Iberoamericana. Hay un sol en el centro del reloj, y el gnomón es de metal.

La Catedral de Sevilla cuenta con siete relojes de sol, seis verticales y uno horizontal en la cubierta. Además del que ocupa el remate de la fachada interior de la puerta del Perdón al patio de los Naranjos, en el exterior se pueden encontrar tres relojes solares. En el exterior de la catedral, en la Capilla Real, se encuentra un reloj de sol vertical declinante a levante. Las líneas están inscritas en un cuadrante de mármol y la numeración arábiga va desde las 6 de la mañana hasta las 2 de la tarde. El gnomón es triangular. En el segundo cuerpo de campanas de la Giralda, en idéntica posición de las fachadas Norte y Sur, se sitúan dos relojes de sol casi irreconocibles, sobre pilastras a la izquierda del arco central, bajo el entablamento que diseñara Hernán Ruiz II y concluido en 1568.

También llama la atención el reloj solar de la Puerta de Jerez, en la conocida casa de los Guardiola. Está pintado en la parte superior de la fachada y están representados un ángel con dos velas y una paleta con pinceles. No tiene dibujada las líneas horarias, y las horas van con numeración romana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios