Vivir

Un confinamiento ejemplar en las casas de acogida de menores de Nuevo Futuro

  • Los jóvenes acogidos en los hogares de la asociación se enfrentan a la cuarentena con el apoyo de sus educadores y de voluntarios que han donado material informático y de protección

Una de las casas de acogida de Nuevo Futuro en el Aljarafe, en una imagen de archivo.

Una de las casas de acogida de Nuevo Futuro en el Aljarafe, en una imagen de archivo. / José Ángel García

El más pequeño de los niños acogidos en los hogares de Nuevo Futuro, en estos momentos, tiene 7 años; el mayor 17. Aún no se sabe si en junio, cuando dos de estos jóvenes cumplirán la mayoría de edad, podrán abandonar una de estas casas de acogida, pues el Estado de Alarma lo impide actualmente. A buen seguro, lo que nos les faltará hasta el día de su salida definitiva serán el calor y el bienestar que el equipo de esta entidad proporciona "a sus niños".

El confinamiento durante la cuarentena en los cinco centros-hogares que gestiona la asociación en el Aljarafe sevillano está siendo ejemplar. "Nos gustaría hacerles un merecido reconocimiento a estos chavales a los que siempre intentamos guiar e insistimos en su buen comportamiento. Ahora, son ellos los que nos han dado una lección con su colaboración en las tareas de la casa, su responsabilidad en los estudios y buena actitud", reseña Marián González, directora de dos de los centros que acogen a estos menores privados de familia y en riesgo de exclusión social desde el año 85.

Tutelados por la Junta de Andalucía, Nuevo Futuro asume la guarda legal de estos menores en situación de desamparo que conviven en casas de acogida (hasta ocho niños por hogar) acompañados por equipos de unos cinco o seis educadores por centro. "Los profesionales han sabido adaptarse a la nueva situación haciendo turnos completos de 24 horas para así evitar riesgos", detalla la directora.

En estos hogares, desde que se decretó el Estado de Alarma, todo se ha magnificado respecto a la situación de cualquier familia normalizada, pues, además de reorganizar los turnos de los educadores, se sumaron dos dificultades de vital importancia: el adquirir materiales de protección contra el coronavirus y el de proporcionar las herramientas necesarias para poder continuar la formación de los menores desde casa.

Menores de un hogar posan durante el confinamiento con máscaras. Menores de un hogar posan durante el confinamiento con máscaras.

Menores de un hogar posan durante el confinamiento con máscaras. / Nuevo Futuro

La educación y la protección como retos en Nuevo Futuro

Mantener el ritmo de las clases vía online se convirtió en la primera de las batallas que ganar. Con dos ordenadores por hogar, y alguna tablet, para hasta ocho menores, dar continuidad a los estudios resultó bastante complejo.

"Emitimos un comunicado a los profesores informándoles de las dificultades para seguir el ritmo de sus compañeros y, afortunadamente, contamos desde el principio con el apoyo de los centros educativos", describe Marián González, que añade: "Hoy día podemos decir que ese reto lo hemos superado, pues hemos recibido donaciones de particulares. Personas relacionadas con nuestro equipo y voluntarios del Rastrillo de Nuevo Futuro que nos han dotado de una media de cinco dispositivos por casa, lo que se traduce en la posibilidad de realizar más sesiones in streaming a la vez. Estos medios nos han permitido trabajar en igualdad de oportunidades, que es nuestro objetivo".

Pero el reto más complejo y que más preocupación causaba dentro de la asociación era librar con el caballo de batalla de la escasez de equipos o material de protección tanto para los profesionales de Nuevo Futuro como para los menores que habitan sus casas. Voluntarios, vecinos, empresas que ha destinado su labor a crear pantallas de protección, plataformas ciudadanas encargadas de repartir mascarillas y hasta el Ayuntamiento de Pilas, que les ha proporcionado 50 equipos EPI completos, han procurado el material fundamental para que la asociación respire aliviada y pueda decir con orgullo que, "hasta el momento, no ha habido ningún caso de coronavirus en nuestros hogares".

Mónica Gutiérrez, presidenta de Nuevo Futuro, y Marián González, directora de hogar, en una de las casas de acogida. Mónica Gutiérrez, presidenta de Nuevo Futuro, y Marián González, directora de hogar, en una de las casas de acogida.

Mónica Gutiérrez, presidenta de Nuevo Futuro, y Marián González, directora de hogar, en una de las casas de acogida. / José Ángel García

Contacto con el exterior

La comunicación con el exterior no les ha faltado tampoco a estos menores que salen a pasear acompañados siempre de un adulto. "Hemos reforzado el personal para estos paseos. Las personas que los acompañan a la calle no suben a la casa. Los esperan en la puerta y cuando acaba el paseo los acompañan y se marchan. Salen a primera hora de la tarde, que es cuando hay menos personas en las calles para evitar riesgos", especifica González.

Tampoco estos menores han dejado de comunicarse con sus familiares a través de videollamadas, que incluso han aumentado durante el tiempo de confinamiento. "Lo que sí es cierto que la falta de contacto directo se deja notar. Para estos jóvenes el tema afectivo es muy importante, les equilibra. Con esta situación se ha acortado el contacto con sus educadores, con sus profesores que son un refuerzo muy importante, con sus vecinos... Así que psicológicamente empieza a afectarles".

A los educadores y personal de limpieza, se suma el equipo técnico, como los psicólogos, que siguen atendiendo a los jóvenes a través de videollamadas, o los directores de los hogares que continúan teletrabajando y una o dos veces a la semana sirven de apoyo para el abastecimiento y la recogida de donaciones. Una red tejida en pleno confinamiento que cada vez es más sólida y que González reconoce: "Hubiera sido imposible sin el buen hacer de nuestros chavales, el trabajo de 24 horas de nuestros educadores y el equipo de voluntarios y colaboradores que nos han dotado de equipos informáticos y material de protección. A todos, gracias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios