Ligar en internet

Las faltas de ortografía, una barrera para ligar en redes sociales

  • Una aplicación de citas ha descubierto que aquellos usuarios que escriben correctamente tienen el doble de oportunidades de éxito

Una joven, con muchas faltas de ortografía, liga por el móvil. Una joven, con muchas faltas de ortografía, liga por el móvil.

Una joven, con muchas faltas de ortografía, liga por el móvil. / M. G.

Corre el rumor de que las personas que buscan pareja a través de aplicaciones de citas sólo se fijan en el físico, como si la foto de perfil fuera lo único importante y el resto de información pasara desapercibida. Nada más lejos de la realidad, ya que según el último análisis de app Adopta Un Tío, la ortografía de los pretendientes es un factor decisivo a la hora de tener éxito y lograr interaccionar con los usuarios de la plataforma.

Esta aplicación ha estudiado, durante octubre de 2018, cien perfiles con faltas de ortografía y otros cien sin ningún tipo de error a la hora de describir su perfil, extrapolando el número de veces que los usuarios se han interesado por cada uno de este tipo de ellos. La conclusión no deja lugar a dudas: los usuarios con una ortografía perfecta ligaron el doble que los que cometieron errores de este tipo.

Estos datos reflejan que los usuarios de la app sin faltas en su descripción tienen un 59% de posibilidades de triunfar en la aplicación, frente al 31% de posibilidades de los que escriben su descripción con algún tipo de error. Trasladándolo a una muestra de diez personas, el número de oportunidades de ligar sería de seis frente a tres: el doble.

El amor en las redes sociales se basa en muchos otros valores que no es sólo el físico, como se puede llegar a pensar, y cómo se ha visto, las mujeres –usuarias mayoritarias de esta aplicación– le dan mucha importancia a la cultura y la formación de ellos. Tanto es así, que condiciona el decidirse a contactarles o no.

Estos datos no resultan extraños cuando, a pesar de los clichés y estereotipos, lo que de verdad importa a la hora de establecer relaciones sentimentales es la capacidad de conversar. Como con los regalos, no importa tanto el envoltorio, sino lo que hay dentro. Un físico de infarto – de esos que están bien trabajados en el gimnasio– no resulta atractivo si el que lo posee no es capaz de unir dos palabras y enunciar una frase.

En las aplicaciones de citas esto es fundamental, ya que el feeling se produce a través de la conversación, aunque el primer flechazo se base en una atracción física pura y dura. Además, en estos tiempos que corren, en los que se ha producido una democratización de la cultura y ésta está al alcance de todo el mundo, los usuarios de estas aplicaciones buscan dar con alguien con quien compartir libros, series, películas y demás. El problema llega cuando, además de que la conversación no resulte fluida y enriquecedora, aparecen las faltas de ortografía.

Es cierto que algunas palabras pueden hacer dudar a los usuarios en cuando su manera de escribirlas, pero hay errores gramaticales que deberían ser penados por ley. Es el caso de palabras como ahí, hay y ay o haber y a ver. Si el usuario con el que se chatea no es capaz de distinguir la grafía de cada una de ellas, mejor zanjar la conversación. Aunque también se puede emprender la altruista labor de instruir al que comete faltas ortográficas y así tener que evitar leer un te hecho de menos que haga sangrar los ojos cuando el amor ya haya hecho acto de presencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios