Vivir

Fingir el orgasmo, una práctica común en el sexo de los sevillanos

  • Los preliminares y los lubricantes son los grandes aliados para llegar al clímax en las relaciones sexuales

Escena mítica de Meg Ryan fingiendo un orgasmo en la película 'Cuando Harry encontró a Sally' Escena mítica de Meg Ryan fingiendo un orgasmo en la película 'Cuando Harry encontró a Sally'

Escena mítica de Meg Ryan fingiendo un orgasmo en la película 'Cuando Harry encontró a Sally' / M. G.

No es ningún secreto, el orgasmo se finge y mucho. Al menos, así lo demuestra un estudio donde se desvela que el 34% de los sevillanos tiene dificultades para llegar al clímax mientras practica el sexo. Los datos se desprende del 7º Barómetro Los jóvenes españoles y el sexo, elaborado por CONTROL, marca especializada en bienestar y diversión sexual.

¿Qué hacer cuando el orgasmo no llega? La gran mayoría de los jóvenes, no sólo de Sevilla sino de toda Andalucía, parece tenerlo claro, aunque sea más para el beneficio de la pareja sexual que para el propio. De este modo, un 33% afirma haber fingido alguna vez el orgasmo, siendo el principal motivo entre los encuestados cortar por lo sano y buscar placer en otro sitio. El 39,4% confiesa fingirlo "porque tiene ganas de acabar". Por su parte, ante la ausencia de clímax, un 37,9% recurre a esta técnica "para no hacer sentir mal a la otra persona".

Los preliminares, claves para un buen orgasmo

Viendo lo caro que se cotizan los orgasmos en nuestro país, no es de extrañar que los jóvenes den tanto peso a los preliminares en sus relaciones sexuales. Así, el 86,5% de los encuestados confiesa considerarlos muy importantes, como una fase de excitación previa necesaria para avivar la pasión y prepararse para culminar el acto sexual.

A la hora de entrar en materia, los besos se imponen como los preliminares preferidos para un 73,5%, seguidos por la masturbación (68%) y, en tercer lugar, los masajes y las caricias (67,5%). Lo que no parece excitar mucho a los andaluces es el lenguaje erótico, escogido solo por el 27%, mientras que la típica frase "me gusta que me hagan reír" también parece que se queda fuera del dormitorio: menos de la mitad (47,5%) da importancia a reírse durante la sesión de juegos preliminares.

Los preliminares como los besos o caricias ayudan a alcanzar el orgasmo más fácilmente. Los preliminares como los besos o caricias ayudan a alcanzar el orgasmo más fácilmente.

Los preliminares como los besos o caricias ayudan a alcanzar el orgasmo más fácilmente. / M. G.

Lubricantes, aliados en las relaciones sexuales

Ya sea besándose como si no hubiera un mañana, haciendo reír o hablando con tu pareja como si fueseis los protagonistas de una novela erótica, los datos del barómetro dejan en evidencia que, al final, alcanzar un buen orgasmo es una carrera de fondo. Por eso, no es de extrañar que los jóvenes recurran a productos y elementos que les ayuden en esa tarea y añadan un extra de placer y diversión.

En ese sentido, los lubricantes se han convertido en el aliado por excelencia en las relaciones sexuales en Andalucía, siendo utilizado por el 71,5% de encuestados, seguido del 54% que recurre a geles de masaje. Por su parte, un 38% confiesa haber probado juguetes eróticos, principalmente porque "tenían curiosidad".

El preservativo masculino, la prevención más utilizada

Lo que está claro es que, independientemente de cuál sea el aliado o técnica escogida para alcanzar el orgasmo, el acto sexual debe realizarse siempre de manera segura y responsable. Algo que, poco a poco, parece ir calando entre los jóvenes andaluces, que vuelven a decantarse mayoritariamente por el preservativo masculino como método contraconceptivo en sus relaciones con un porcentaje del 70,5%.

Pese a esta cifra de uso del preservativo, el Barómetro sigue arrojando datos alarmantes en lo que respecta a los métodos para protegerse ante infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados. Así, hasta un 30,6% de los encuestados afirma usar preservativo, pero sólo ocasionalmente, mientras que hasta un 14% confiesa continuar empleando la marcha atrás como método de prevención. Esto es especialmente relevante si consideramos que el 79% de los encuestados afirma no conocer el estado de salud sexual de sus parejas sexuales.

Elste estudio se ha llevado a cabo a nivel nacional desglosándose por Comunidad Autónoma y provincia, sobre una muestra de 2.000 hombres y mujeres de entre 18 y 35 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios