EXPERIENCIA SONORA Un tributo innovador en el que cohabitan poesía y música

Partituras para Miguel Hernández

  • El compositor sevillano Carlos Liger musicaliza los versos del poeta de Orihuela, a los 70 años de su muerte, en un trabajo discográfico dirigido por David Fernández Rivera

Comentarios 3

El próximo mes de octubre verá la luz Miguel Hernández/Poemas selectos, un proyecto que entrelaza melodía y voz para homenajear al poeta de Orihuela. No se trata de una lectura grabada más, sino de inducir al oyente a avivar su mente y confeccionar un itinerario imaginativo. El vigués David Fernández Rivera (1986), poeta, dramaturgo, músico y director teatral, ha declamado para la ocasión poemas tan célebres como Nanas de la cebolla, Aceituneros o Elegía a Ramón Sijé. Fernández, timonel de la idea, puebla su garganta de la tinta certera de Hernández y aprovecha su carácter polifacético para reorientar las escenas más sorpresivas. Le escolta Carlos Liger (1975), compositor sevillano que ha musicado los versos y ha evocado los ambientes y el tiempo en que se engendró la obra. Delicada responsabilidad la de ser titiritero de emociones.

Liger, quien anteriormente ha acompañado imágenes cinematográficas, televisivas o publicitarias con sus notas, se ha ocupado ahora de unos poemas que considera que "están cargados de sentimientos: melancolía y tristeza en Abarcas Desiertas; rabia e indignación en Niño Yuntero...". Su trabajo ha recogido las sensaciones implícitas en los versos de cada poema, pero también se ha sabido acoplar a "lo que David buscaba de cada estrofa". El artista declara que "poesía y música se funden de un modo muy natural" en la grabación.

Para que la idea haya llegado a buen puerto, Liger y sus pentagramas se han rodeado de un conciliábulo de musas: "La inspiración es la fase más importante en la labor compositiva, y ésta te llega en cualquier momento. En mi caso, las mejores ideas me vienen paseando o cuando estoy a punto de quedarme dormido". Una amplia formación musical detrás le concede potestad para valorar su camino: "Ocho años de estudio no me han ayudado tanto como tocar con amigos, compartir ideas o, simplemente, escuchar música", confiesa el creador. En la elaboración de la parcela sonora, proclama el disfrute vivido "tanto en el proceso puramente compositivo, como en la labor de orquestación", donde su amigo Fran Cruz ha colaborado.

En el año en que se cumplen siete décadas de la muerte de Miguel Hernández (Orihuela, 1910 - Alicante, 1942), este sentido y ambicioso recital de poemas recoge el testigo de los tributos que se le concedieron al poeta alicantino en 2010 con motivo del centenario de su nacimiento. Desde que se presente a finales de septiembre en Orihuela, el trabajo discográfico tendrá una gran proyección internacional, efectuando su primer lanzamiento en Chile, México y España para luego recorrer toda Latinoamérica, tierra muy receptiva con este tipo de iniciativas. Apoyado en temas propios e inéditos, el compositor hispalense combate la indiferencia con una pócima de inspiración, creatividad y sensibilidad. Para hablar de sí, y "sin que sean sacadas de contexto", Liger utiliza frases de Violeta Hemsy de Gaínza: "La educación anula la creatividad" o "La sensibilidad no se aprende en los libros", premisas promulgadas por esta licenciada en música, pedagoga musical y psicóloga social.

Aunque procedan de diferentes disciplinas, los artistas suelen hablar el mismo lenguaje. Tal vez por ello, el entendimiento entre la partitura y el verso ha resultado fácil. David viene realizando espectáculos poéticos, musicales o dramáticos, donde introduce trabajos escénicos muy elaborados y apuesta por la síntesis sonora. "Él es poeta por naturaleza; y yo, compositor, pero se han dado las condiciones más idóneas para que cada uno encontrase en el compañero esa motivación extra que siempre se busca con intensidad", manifiesta la parte musical del proyecto.

Mediante asesoramiento y apoyo, la Fundación Cultural Miguel Hernández ha querido contribuir con el disco, para cuya primera presentación ha cedido su sede. El propio director de la Fundación, Aitor L. Larrabide, se ha encargado de confeccionar el prólogo de la obra. La entidad ha percibido en Miguel Hernández / Poemas selectos una nueva forma para insuflar vida al maltrecho género de la poesía, una vez que ha superado la polémica que se originó hace meses, cuando la familia de Hernández retiró de sus instalaciones el legado documental del poeta.

El binomio que conforman David Fernández y Carlos Liger parece haber alcanzado su simbiosis. En la recámara ya aguardan dos nuevos discos: Bajo las horquillas del fénix y Triángulo del Sur. Ambos trabajos explorarán el uso del ritmo libre, la atonalidad, el ruido, el silencio o la utilización de instrumentos algo exóticos, para que así el texto gane en versatilidad e importancia. En las próximas aventuras, Fernández intervendrá como instrumentista y seguirá las mismas líneas musicales que su compañero. Además, recurrirá a su propia escritura con Hipnosis/La Colonia, obra publicada por Ediciones Antígona.

Con piezas tan emotivas e intimistas como All I felt and feel, US o September a sus espaldas, Liger posee el mérito de moldear con sus partituras el cardiograma de aquel que le escuche. Corren tiempos de atasco para la iniciativa artística, pero su receta está bien clara: "La creatividad no está en crisis, es más, siempre se ha dicho que de las situaciones más críticas nacen las mejores ideas...".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios