Pretty Yende, la nueva estrella del 'belcanto', debuta en Sevilla

  • La soprano surafricana encabeza el reparto de 'Le fille du régiment' de Donizzeti que el Maestranza estrena este domingo

Foto de familia del elenco de esta ópera con Pedro Halffter, director artístico del Maestranza, y la soprano Pretty Yende junto al cartel. Foto de familia del elenco de esta ópera con Pedro Halffter, director artístico del Maestranza, y la soprano Pretty Yende junto al cartel.

Foto de familia del elenco de esta ópera con Pedro Halffter, director artístico del Maestranza, y la soprano Pretty Yende junto al cartel. / antonio pizarro

La soprano surafricana Pretty Yende, nacida en 1985 en Piet Retief, a unas trescientas millas de Johannesburgo, se consagró internacionalmente tras ganar en 2011 todas las categorías del concurso Operalia que promueve Plácido Domingo. Apenas diez años antes, esta carismática joven se preparaba para ser contable y nada hacía pensar que pisaría en 2013 la Metropolitan Opera de Nueva York junto a Juan Diego Flórez asombrando a todos con una técnica prodigiosa. Pero la música no tiene fronteras y un día, mientras escuchaba con asombro el célebre "Dúo de las flores" de la ópera Lakmé de Delibes en un anuncio de British Airways, decidió darle un giro a su vida y reorientarse como cantante de ópera, abandonando su ciudad para, tras ganar una beca, estudiar en Ciudad del Cabo con la profesora Virginia Davids, la primera cantante de raza negra en subirse a los escenarios operísticos durante los años del apartheid.

Este domingo Yende debutará en España para encarnar a Marie en Le fille du régiment, la ópera francesa de Donizetti que se estrena en el Maestranza con la dirección musical de Santiago Serrate (Sabadell, 1975), anterior asistente del maestro Pedro Halffter. La Real Orquesta Sinfónica de Sevilla y el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro participan en este montaje estelar, a la altura de los virtuosismos y filigranas de un libreto que incluye en su primer acto los famosos nueve do de pecho de Tonio, el rol que bordó Pavarotti y, más recientemente, el mexicano Javier Camarena, el tenor de moda. Pero no será Camarena -protagonista de un inolvidable recital lírico en el Maestranza la semana pasada- sino el estadounidense John Osborn (1972) quien finalmente debute en Sevilla dando vida al campesino tirolés que enamora a Marie/Yende en esta alocada historia.

El tenor John Osborn tiene a su cargo el exigente rol de Tonio y sus nueve Do de pecho

Donizetti, que ya había logrado la fama en Italia con Lucia di Lammermoor y El elixir de amor, obtuvo un éxito arrollador en 1840 en un París al que había llegado dos años antes con esta obra que exalta los valores de la vida en los cuarteles y que tanto hizo suya Francia que, según recuerda Halffter, se convirtió en tradición representarla el 14 de julio, aniversario de la Toma de la Bastilla.

La aplaudida propuesta escénica de Laurent Pelly actualiza ese mensaje con mucha ironía, crítica social y con un canto al amor por encima de todo. "Es una producción muy fresca, viva y moderna en su concepción del movimiento actoral, que cuenta incluso en un pequeño rol no cantado con la gran actriz Vicky Peña como la Duquesa de Crakentorp", añade Serrate. La mezzo bielorrusa Marina Pinchuk integra también un reparto que da cabida a numerosas voces españolas como Carlos Daza, David Lagares y Alberto Arrabal.

"Esta ópera cómica, donde hay que cantar y hablar, se asemeja bastante a nuestra zarzuela. Además de las pirotecnias vocales, la puesta en escena -cuya reposición asume aquí Marcelo Buscaino- es un auténtico reto. Estamos antes una joya que reproduce el montaje original del Metropolitan de Nueva York, la Royal Opera House de Londres y la Staatsoper de Viena. Es un lujo traerla a Sevilla y su música chispeante nos dará grandes alegrías antes de Navidad", continúa el director.

La ópera, a partir de un libreto de Saint-Georges y Bayard, narra la historia de la huérfana Marie, recogida en un regimiento militar y criada con ademanes masculinos y mil quinientos soldados que la miman como padres. Años después será tutelada por una misteriosa marquesa que tratará de enseñarle modales para casarla con un noble pero a ella todo eso la trae sin cuidado porque se ha enamorado de Tonio, un humilde campesino. "Es una ópera con un mensaje muy fácil de entender: que dos personas, si se quieren unir, acabarán juntas", recalca Serrate, a quien le gusta mucho el belcanto y cree que su misión es procurar que la voz prime sobre la orquesta en los números cantados. "En la ópera belcantista la orquesta debe supeditarse al cantante y ser un apoyo, un sustento para la belleza de su voz. El cantante debe estar cómodo con el fraseo y la emisión y no forzar su voz. Por eso la música debe ser muy sutil, tiene que subrayar la emoción pero sin tapar el canto".

Actual director de la Ópera de Sabadell, Serrate dirigirá el mes próximo en el Auditorio de la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid el concierto que conmemora el 30 aniversario del Sax-Ensemble, el primer conjunto de música contemporánea que logró el Premio Nacional de Música. En esa velada, el 16 de diciembre a las 12:00, Serrate cuenta como solista con Pilar Jurado y presentará un repertorio variado que incluye una obra del compositor afincado en Sevilla César Camarero, Premio Nacional de Música en 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios