"En cada década viene un periodo de sequía"

  • Las restricciones de 17 horas serían hoy impensables, dice el ex director técnico de la CHG

Embalse de Melonares, que garantiza el abastecimiento de agua en Sevilla. Embalse de Melonares, que garantiza el abastecimiento de agua en Sevilla.

Embalse de Melonares, que garantiza el abastecimiento de agua en Sevilla. / chg

La lucha contra la sequía fue el último tema que abordó el primer Foro Ingeniería y Ciudad celebrado ayer en la sede provincial del Colegio de Ingenieros de Caminos de Andalucía, a cargo de Juan Saura, ex director técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

El ingeniero de caminos dejó claro que "la sequía es consustancial a nuestro clima" porque "en cada década viene apareciendo una sequía" como ha sucedido en los 70, 80, 90, 2000 y ahora que estamos en la década de 2010. En su relato de los cincuenta años de lucha contra la falta de agua, el experto recordó que "hay agua embalsada para tres años, pese a la sequía actual" gracias a Melonares y gracias a la labor coordinada de las administraciones y las empresas de agua que han dibujado un mapa completo en infraestructuras. Melonares fue el último pantano construido y elevó sobremanera las reservas de agua.

El talón de Aquiles, en opinión de Saura, se encuentra en el saneamiento, con redes envejecidas, y en la mejora de la depuración.

El experto rechaza que se repitan las restricciones de agua de 11 y 17 horas al día que sufrimos los sevillanos en las últimas décadas de sequía, cuando los pantanos de la cuenca del Guadalquivir llegaron a estar al 6% de su capacidad. "Las medidas adoptadas de forma coordinada por las administraciones hidráulicas y Emasesa han alejado el fantasma de las restricciones hasta hacerlo prácticamente imposible", dijo antes de añadir que "la restricción (de agua de beber) es el fracaso de los gestores y en abastecimiento serían hoy impensables", no así en regadío.

Saura destacó el papel esencial que ha jugado la construcción del pantano de Melonares. "Este pantano fue un acierto y un éxito para un millón de personas y el impacto medioambiental no fue tal con las medidas correctoras que se aplicaron en el valle del Viar".

La mejor enseñanza que nos ha dejado la sequía es que los sevillanos gastamos menos agua que hace veintiséis años, sin contar la que se usa en el riego, claro. El consumo de agua por habitante y día ha pasado de los 405 hectómetros cúbicos de 1990 a los 260 hectómetros cúbicos del año 2016, según datos aportados ayer por Saura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios