liga 1, 2, 3

Esto es la historia interminable (0-1)

  • El Sevilla Atlético, una vez más, vuelve a verse lastrado por su falta de gol ante el Huesca, líder de la competición.

  • Al filial le birlaron un nuevo penalti y después recibió el único tanto.

El georgiano Aburjania, en la ocasión más clara del partido para los sevillistas, se planta ante el portero visitante antes de mandar la pelota fuera. El georgiano Aburjania, en la ocasión más clara del partido para los sevillistas, se planta ante el portero visitante antes de mandar la pelota fuera.

El georgiano Aburjania, en la ocasión más clara del partido para los sevillistas, se planta ante el portero visitante antes de mandar la pelota fuera. / Juan Carlos Muñoz

Comentarios 1

Una jornada más, y ya casi faltan dedos para contarlas, el Sevilla Atlético volvió a verse lastrado por la increíble falta de gol que atesora durante toda la temporada. El filial está en el pozo de la clasificación por méritos propios y la salvación, pese a la ristra de jornadas que todavía quedan por delante, cada día se convierte en más quimera. Un milagro, e incluso así habría que tirar mano de la calculadora, hace falta para mantener la categoría.

Ante el Huesca, más de lo mismo. No importa que el equipo al que se enfrente el filial sea el líder, como ocurrió en la ciudad deportiva, o pelee por la salvación, el equipo de Luis García Tevenet se mantiene fiel a un sistema de juego. La personalidad y el ser fiel a las propias ideas tiene sus cosas buenas... cuando las cosas van bien. Pero si algo no funciona, ¿por qué no se intenta cambiar?

La falta de gol del equipo es una cuestión evidente, estadística. De hecho, con 17 goles sólo anotados en 25 partidos, el filial es el segundo peor equipo de toda la Segunda División. Sólo tiene peor registro el Reus (16), pero los catalanes son capaces de sacar mejor rendimiento a cada uno de los goles que anotan. Pero nada cambia. Ni en el banquillo ni en la plantilla. Una obviedad: no se realizó ningún movimiento en la nómina de jugadores en el recién clausurado mercado invernal. Algo a todas luces difícil de comprender.

La falta de puntería en los últimos metros impidió, al menos, que el equipo sevillista se fuera por delante en el marcador al ecuador del partido. ¿Se hubiera llevado los tres puntos finales? Difícil hacer de adivino, porque el Huesca, amén del gol, estampó dos pelotas en la madera en la segunda mitad.

La primera clara ocasión cayó del bando local. Al cuarto de hora de partido, el equipo de Tevenet redactó con una brillante caligrafía una contra de manual, de esas que se deberían estudiar en las escuelas de fútbol. Juan Soriano sacó con la mano a Lara, que puso un pase a la espalda de la defensa para que Aburjania recibiera frente a Remiro, portero visitante. El georgiano falló el mano a mano por intentar ajustar en exceso el tiro.

La respuesta oscense no se hizo esperar. Llegó por medio de Moi Gómez, que culminó una buena jugada colectiva, a la que Juan Soriano respondió con una buena parada. Tampoco David Carmona, en una cabalgada por el lateral, estuvo acertado de cara a gol tras una buena combinación con varios compañeros.

Tras el paso por vestuarios, el Huesca salió con una marcha más. El larguero impidió que el primer acercamiento oscense se convirtiera en gol en el primer minuto de la reanudación. Pero llegó a tomar el control del partido el filial. Y, cinco minutos después de que se cometiera un penalti no señalado sobre Lara, el líder se adelantó por medio de Álex Gallar en una jugada en la que el balón impactó antes en la madera.

Pudo encontrar el empate el filial tras un lanzamiento de córner, pero el meta forastero anduvo atento para detener el peligro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios