El necesario reajuste de la presión adelantada

  • El retraso de N'Zonzi, el que más acierto de pases tuvo, mejoró al Sevilla pese a la nerviosera final

N'Zonzi se lamenta con rabia tras marrar la ocasión a pase de Ben Yedder. N'Zonzi se lamenta con rabia tras marrar la ocasión a pase de Ben Yedder.

N'Zonzi se lamenta con rabia tras marrar la ocasión a pase de Ben Yedder. / antonio pizarro

Que empiece la competición con la ventana de traspasos aún abierta suele originar tópicos en el fútbol difíciles de combatir. En este inicio de temporada del Sevilla, el foco está puesto en N'Zonzi, por su supuesta distracción o negligencia ante su deseo frustrado de salir del club. Sin embargo, viendo los datos del jugador en el partido ante el Basaksehir, que tanto ha dado que hablar por la forma en la que hizo sufrir a los sevillistas en un final inesperado por caótico y agónico, pueden sacarse conclusiones distintas. Aunque esto dependerá también del prisma y el prejuicio de cada uno.

Ante el equipo turco, la presión adelantada del Sevilla y la apertura de líneas, por la posición de los medios que jugaron por delante de Pizarro y los dos extremos (Jesús Navas, N'Zonzi, Banega y Correa), propiciaron un equipo largo que tuvo problemas para el repliegue por distintos factores. El calor, la presión psicológica, la falta de ayuda de los extremos por dentro, el esfuerzo ante un rival que la tocaba... Con poco, el Basaksehir marcó dos goles y pudo hacer el tercero, pese al reajuste de Berizzo en el descanso ordenando que N'Zonzi retrasara su posición.

93%Acierto. N'Zonzi fue el sevillista que más pases dio (67), pero de los que menos duelos ganó: siete

El gigante francés fue el que más pase acertados dio (67/93%), según la web Sofascore.com. Pero también de los que menos duelos ganó (sólo siete, frente a los 14 de Banega), quizá por el cansancio o por su carencia de cultura defensiva. También le faltó frescura para marcar un gol cantado. Correa, con igual porcentaje de acierto en el pase pero menos participación (28/93%), fue el que más duelos ganó: 16. Pero quedó retratado por no tapar a Caiçara en el 0-1. Banega también acabó desfondado y estuvo menos acertado que otras veces el pase (46/76%) y fue un agujero por su incapacidad física para presionar y replegar.

El Sevilla, ha quedado patente ante Espanyol y Basaksehir, aún necesita importantes ajustes para que el sistema de Berizzo dé los réditos buscados. Y también más efectividad. El martes necesitó 14 remates y 11 córneres para hacer dos goles, los mismos que el rival con seis tiros y dos saques de esquina. El alivio por el pase a la Champions, el rodaje de la competición y la frescura una vez superada la carga de pretemporada deben dar el encaje y la claridad ante el gol poco a poco, si no de sopetón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios