Más que vídeos, películas de boda

  • Cámara y editor de vídeos Este profesional utiliza aparatos y técnicas propias del cine para la realización de vídeos de boda. No acepta más de 20 trabajos al año y ha trabajado con clientes extranjeros que contactan con él a través de su página web

Una forma novedosa de hacer vídeos de boda. Es lo que propone Michel Maraver a las parejas que lo buscan para que inmortalice uno de los días más importantes de su vida. Este profesional, que se define a sí mismo como videógrafo, lleva cinco años utilizando métodos cinematográficos para la realización de sus trabajos. "Las lentes de cine nos permiten captar mejor la profundidad", señala Maraver, que también destaca la calidad de los colores y la textura. Sin embargo, no es sólo su técnica lo que hace diferentes los vídeos de este profesional, pues también da una gran importancia a la elección de la música -sobre todo bandas sonoras- y a la creatividad. Natural de Bélgica, aunque de padre sevillano, Maraver sólo hace, aproximadamente, unas veinte bodas al año, cada una de las cuales le suponen tres semanas de trabajo, "aunque el tiempo de entrega es mayor porque todas las celebraciones suelen darse en el mismo periodo del año". Además, Maraver no sólo trabaja durante el día de la boda, pues son muchas las parejas que incluyen en su vídeo parte de la luna de miel o un viaje a alguna capital europea, como París o Roma. "Quiero seguir con este oficio porque es lo que más me gusta". Así, explica que tiene la intención de salir fuera de España, reconoce haber trabajado ya con extranjeros. Es el caso del último de sus vídeos: una pareja canadiense procedente de Abu Dhabi que decidió casarse a los pies de la Alhambra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios