Entrevista al presidente de Agro Sevilla

Gabriel Cabello: “Los aranceles de Estados Unidos son un reto, no un conflicto”

  • El presidente de Agro Sevilla considera que es fundamental el recurso de la UE ante la OMCAsegura que la cooperativa ya está en equilibrio y dice que la receta del éxito es el sentido común y el trabajo.

Gabriel Cabello Gabriel Cabello

Gabriel Cabello

Lleno de optimismo accede Gabriel Cabello a la presidencia de Agro Sevilla, a la que llega en un momento difícil para el sector y en particular para la cooperativa que encabeza debido al daño que los aranceles de Estados Unidos están suponiendo para la exportación de aceituna negra. Agro Sevilla es la primera empresa productora, envasadora y exportadora de aceituna de mesa del mundo, el año pasado alcanzó una facturación superior a los 170 millones de euros.

–¿Qué significa acceder a la Presidencia de Agro Sevilla?

–Para mí es una enorme responsabilidad. Afronto con mucha ilusión el gran reto de representar a más de cuatro mil agricultores, agrupados en 12 cooperativas, y más de 400 trabajadores: una empresa de referencia en la aceituna de mesa, no sólo en España, sino en todo el mundo. Por esta responsabilidad han pasado grandes hombres, que con su visión y su sacrificio supieron llevar a Agro Sevilla al lugar que ocupa hoy. Espero estar a la altura de ellos.

–Es un momento muy delicado en el conflicto con Estados Unidos por los aranceles a las aceitunas ¿no?

–La situación de los aranceles a la aceituna negra española en Estados Unidos no debemos entenderla como un conflicto. Es un reto más de los muchos a los que se tiene que enfrentar el sector exportador de aceituna de mesa, pero este sector en general y Agro Sevilla en particular tienen recursos y habilidades para sortearlos con éxito.

"No hemos tenido despidos, sino reajustes de plantilla con la empresa de trabajo temporal”

–El conflicto ha tenido una fuerte repercusión en Agro Sevilla con despidos de cerca de un centenar de trabajadores ¿no?

–No han sido despidos, sino reajustes de plantilla con la empresa de trabajo temporal que tenemos contratada, que nos sirven para aumentar o disminuir la masa laboral en función de las necesidades de producción.

Gabriel Cabello. Gabriel Cabello.

Gabriel Cabello.

–¿Siguen pensando en que es posible que tenga que cerrar su filial en Estados Unidos?

–No tenemos pensamiento alguno de cerrar nuestra filial en EE.UU., lo que no implica que no busquemos alternativas y soluciones para el reto de los aranceles a las aceitunas negras envasadas.

–¿Ha vuelto la cooperativa ya al equilibrio?

–Sí, estamos ya en una situación de equilibrio. Como siempre hemos hecho en Agro Sevilla desde nuestros inicios, tenemos que tener la vista puesta en el futuro.

El recurso de la CE ante la OMC

–En sólo unas semanas se sabrá si finalmente la CE presenta un recurso ante la OMC. ¿Qué le parece?

–Es fundamental y necesario que la Unión Europea recurra estos aranceles ante la OMC. Tenemos que tener presente que con estos aranceles a la aceituna negra española, Estados Unidos está poniendo en tela de juicio la totalidad del sistema comunitario de la Política Agraria Común (PAC). Si la Unión Europea no presenta un recurso ante la OMC, está dando por buena la idea de la administración Trump de que las ayudas comunitarias a las aceitunas negras españolas son injustas. Esto abriría la puerta a que otros sectores, posiblemente con un peso económico mayor al de la aceituna, puedan verse atacados por Estados Unidos o por terceros países.

Gabriel Cabello. Gabriel Cabello.

Gabriel Cabello.

–Sobre este conflicto de la aceituna de mesa con Estados Unidos, ¿cree que las distintas administraciones han hecho todo lo posible?

–Sin duda, cada administración pública ha hecho lo que ha estado en sus manos y dentro de sus competencias para ayudar al sector. Desde aquí quiero agradecer una vez más a los Ayuntamientos de nuestra comarca, en especial al de La Roda de Andalucía, a la Diputación de Sevilla, a la Junta de Andalucía, en especial a la Consejería de Agricultura y a los Ministerios de Industria y Agricultura, por estar del lado de la aceituna negra española y por su apoyo y ayuda. Ahora sólo esperamos que la Unión Europea afronte este reto, denunciando estos dos injustos aranceles ante la Organización Mundial del Comercio, tal y como viene reclamando todo nuestro sector.

–¿Qué objetivos se propone acometer durante su etapa como presidente?

–Esta empresa es la suma de muchas cooperativas y muchas familias de agricultores y trabajadores, que ha hecho posible que el valor añadido de nuestras aceitunas se quede en nuestra tierra. Agro Sevilla siempre ha sido un sinónimo de calidad y servicio para nuestros clientes en todo el mundo. Esas son las principales razones de ser de Agro Sevilla, por lo que mi mayor reto como presidente es hacer lo posible para que nuestra empresa siga siendo una fuente de riqueza para nuestro entorno y un referente mundial en la aceituna de mesa.

El presidente de Agro Sevilla, en el campo. El presidente de Agro Sevilla, en el campo.

El presidente de Agro Sevilla, en el campo.

–Está a punto de empezar el verdeo ¿cómo va a ser la campaña de aceituna de mesa?

–Las lluvias de este año y un verano fresco han causado que el inicio de la recolección lleve varias semanas de retraso. Los olivos tienen este año mucha carga de aceitunas y por tanto vienen con muy poco tamaño. Por este motivo y por el retraso en el desarrollo del fruto es difícil de prever hoy cuánta aceituna se podrá destinar finalmente a mesa. Todo dependerá de las lluvias.

–¿Cuál es la clave para ser la primera exportadora de aceitunas del mundo?

–No hay una única clave, es el resultado del compromiso de toda la cadena de valor: agricultores, cooperativas de primer grado, y Agro Sevilla como cooperativa de segundo grado. La receta en los tres niveles de esta cadena tiene los mismos tres ingredientes: rigor, mucho sentido común y mucho trabajo.

–¿Y sobre comercialización? ¿Tratan de entrar en nuevos países o ganar peso en los que ya están?

–Correcto, tendremos que redoblar esfuerzos para ganar más peso en los países en los que ya estamos presentes y, por supuesto, promocionar la aceituna en aquellos países donde todavía hay un bajo nivel de consumo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios