Agropecuario

Crisis por el precio del aceite de oliva: Los olivareros protestan pero ahora desunidos

  • COAG y UPA encabezan hoy en Sevilla la segunda marcha de protesta por los bajos precios. Asaja y Cooperativas Agro-alimentarias comparten la preocupación pero no apoyan esta movilización

Manifestación de todas las organizaciones agrarias el pasado mes de mayo en Jaén. Manifestación de todas las organizaciones agrarias el pasado mes de mayo en Jaén.

Manifestación de todas las organizaciones agrarias el pasado mes de mayo en Jaén.

Desencuentro. Esa es la palabra que define el momento que vive la crisis del aceite de oliva, una crisis marcada por los bajos precios en origen y en la que se ha introducido la variable de la desunión entre los productores a la hora de reivindicar soluciones.

Hoy mismo está convocada una gran manifestación en Sevilla para hacer presión en busca de soluciones; no es la primera, ya que a finales de mayo hubo una gran convocatoria similar en Jaén y en la que sí hubo unidad de acción de todas las organizaciones agrarias.

Ahora mientras las reivindicaciones son similares, los productores han formado dos frentes con caminos distintos para conseguirlas: por un lado COAG y UPA piensan que hacer ruido es la única vía y no van a cejar en su empeño de movilizarse, mientras Asaja y Cooperativas Agro-alimentarias confían en el diálogo y la presión a través del Ministerio.

Las secciones regionales de los sindicatos UGT y CC.OO. han respaldado la marcha de protesta convocada para hoy en Sevilla por COAG Andalucía y UPA Andalucía. Ambas organizaciones reconocen que se están consiguiendo avances y que el precio ha subido desde que se inició este proceso de movilizaciones, pero creen que no es suficiente y los olivareros no pararán “hasta que se consigan eliminar las prácticas especulativas que distorsionan el mercado y se impongan la transparencia y la lógica en la formación de los precios”, afirman.

Es cierto que en esta campaña se han registrado los precios en origen más bajos de toda la UE, los peores de las últimas cinco campañas e, incluso, por debajo de los costes de producción, una práctica abusiva que repercute negativamente en uno de los principales tejidos productivos de la región. Y ello con unas importaciones de aceite de oliva que se han multiplicado por cinco en el último lustro, alcanzando de octubre a abril de 2019 las 69.185 toneladas, de las cuales 26.416 t provienen de Portugal y 24.746 t de Túnez, en su mayoría aceite de la categoría lampante.

“Nos tiene aquí el precio del aceite. Nos jugamos 1.500 millones de euros, lo mismo que el conjunto de la ficha financiera de la PAC para Andalucía. Y ese precio se debe a las maniobras de especulación. No hay excedente, porque estamos por debajo de los niveles de consumo. Lo que ocurre es que hay maniobras de especulación y el epicentro está en Andalucía”, afirma el secretario general de COAG Andalucía, Miguel López.

“Por eso -agrega- nos manifestamos en Sevilla, ante la Junta de Andalucía y ante la Delegación del Gobierno de España. La Junta es competente para llevar a cabo los controles de la producción y del Ministerio dependen otras cuestiones que reivindicamos y que ayudarían a reequilibrar los mercados y avanzar en precios más razonables, como son las medidas de gestión de mercado, el almacenamiento privado y los avances en autorregulación. Si hay especulación, no entendemos por qué Competencia no entra a investigar”.

El olivar tradicional de Cádiz aseguró días atrás que irá a la gran manifestación de Sevilla de hoy al entender que “esto, además de un robo a los agricultores, no lo podemos permitir, porque en nuestra provincia ataca y desmantela, al olivar tradicional de montaña; un olivar en manos de pequeñas explotaciones que son sustento socioeconómico fundamental para los pueblos de la Sierra de Cádiz, y que cumplen, asimismo, con una importante acción medioambiental”, aseveró el secretario general de COAG Cádiz, Miguel Pérez.

Por la unidad de acción

Sin embargo, tanto Asaja como Cooperativas Agro-alimentarias, aunque coinciden en el diagnóstico del sector, discrepan en la forma de pedir la medicina.

Asaja considera que la solución pasa por encontrar la fórmula más adecuada para poder contar con un mecanismo de autorregulación, que es la opción que ha planteado el propio sector. A su juicio, “persistir en las movilizaciones, cuando ya se ha conseguido la implicación plena del Ministerio de Agricultura, y hacerlo además de manera unilateral, supone un grave error que puede tener un efecto contraproducente en un sector tan sensible como el del aceite de oliva”.

“En Asaja-Andalucía consideramos necesario -dicen- mantener la unidad de acción en nuestra lucha por la crisis de precios que afecta a este sector del aceite de oliva, puesto que fruto de todo ello fue la manifestación que organizamos y celebramos en Jaén el pasado 29 de mayo de 2019, así como las reuniones de alto nivel que celebramos con posterioridad con el Ministerio de Agricultura, única administración con competencias en las cuestiones planteadas, para exigirle actuaciones urgentes”.

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, federación representativa de 385 entidades oleícolas en la región, aseguró que “no apoyará actos reivindicativos que no pasen por la unidad de acción visualizada el pasado 29 de mayo en la plaza de las Batallas de Jaén”.

La federación recuerda que, actualmente, se trabaja con la Administración central en distintas opciones que permitirían acomodar la oferta a la demanda, dentro de la más estricta legalidad, aprovechando los mecanismos previstos en la normativa comunitaria.

La posición de la Junta

Por su lado, el secretario general de UPA Andalucía, Miguel Cobos ha agradecido el apoyo del presidente de la Junta de Andalucía y ha pedido que se materialice en medidas concretas: “Agradecemos el respaldo que trasladó el presidente Juanma Moreno al sector del aceite de oliva en la Mesa de Interlocución Agraria celebrada en la Consejería de Agricultura. No obstante, advirtió que “necesitamos que esas buenas intenciones se traduzcan en medidas concretas, que no sólo solucionen los bajos precios de esta campaña, sino también los problemas estructurales que acusa el sector”.

El presidente de la Junta dejó claro en la Mesa de Interlocución Agraria el firme apoyo del Ejecutivo andaluz al aceite de oliva, un sector al que reconoció “estratégico” para la economía de Andalucía. Por su lado, la consejera de Agricultura, Carmen Crespo, requirió que se trate esta situación “como un tema de Estado”, ya que el olivar, por su papel en la fijación de la población al territorio y desde el punto de vista económico y social, “es fundamental”.

Además en su intervención en el pleno del Parlamento andaluz, Carmen Crespo informó de algunas de las medidas puestas en marcha por su departamento, como medidas del ámbito de la promoción dirigidas a difundir las bondades de “esta grasa saludable” entre los mercados emergentes y a la adaptación de las ayudas al sector del olivar. Agregó que el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de Andalucía (Ifapa) desarrollará trabajos de investigación enfocados al estudio de los beneficios del aceite de oliva y que desde la Consejería se apuesta por la modernización y tecnificación de los laboratorios agroalimentarios de la región.

Apostilló que se va a “demandar al Gobierno de la nación que trabaje con Europa” en cuestiones como los umbrales de referencia para la activación del almacenamiento privado, que se encuentran desactualizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios