Alcalá de Guadaíra

Vecinos de la barriada La Liebre llevan al Defensor del Pueblo las emisiones de la cementera

  • Denuncian la inacción del Ayuntamiento y la Junta a sus peticiones de instalar un medidor para controlar la calidad del aire

  • Las viviendas se encuentran pegadas a la fábrica

Una imagen tomada por los vecinos de humos en la Cementera y difundida por Alwadi-ira. Una imagen tomada por los vecinos de humos en la Cementera y difundida por Alwadi-ira.

Una imagen tomada por los vecinos de humos en la Cementera y difundida por Alwadi-ira. / M. G.

Vecinos de la Barriada La Liebre de Alcalá de Guadaíra han presentado una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz por las emisiones de la cementera Portland Valderrivas que, según asegura la asociación Alwidi-ira, integrada en Ecologistas en Acción y en la Plataforma contra la Incineración de Residuos en Los Alcores, "llevan sufriendo años ante la pasividad de la empresa así como del Ayuntamiento de Alcalá y la Junta de Andalucía".

En un comunicado, el grupo recuerda que las viviendas se ubican a escasos 100 metros de la fábrica de cemento y que llevan "años" sufriendo estas emisiones de clinker, el producto que se obtiene al calcinar caliza y arcilla para fabricar cemento.

Esas emisiones, según insisten, ocasionan suciedad y desperfectos y afectan muy negativamente a la salud. En la zona hay 15 vecinos enfermos de cáncer en un barrio de 70 viviendas.

Alwaidi-ira insiste que los vecinos han acudido de forma reiterada a la fábrica para mostrar su malestar y preocupación, pero ésta hace "oídos sordos". También sufren la "inacción del Ayuntamiento de nuestra localidad y de la Junta" ante las denuncias públicas.

A las emisiones habituales, se unen las averías, que aseguran que han aumentado, aunque la cementera o las niega o no avisa para que se tomen medidas, "con lo cual sufrimos una total y absoluta indefensión", reiteran.

En el barrio hay un colegio donde el clínker se deposita en el patio de recreo con el correspondiente peligro para la infancia, según reflejan en su escrito dirigido al Defensor del Pueblo. 

También denuncian la ausencia de un medidor de emisiones industriales en el barrio que ha sido solicitado reiteradamente.

Además aseguran que el 17 de diciembre, la cementera volvió a quemar a partir de la media noche, como cada jueves, "llenando el barrio de humo y olor a residuos y plásticos quemados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios