Alcalá de Guadaíra

Dos heridos en el asalto a una vivienda de Alcalá de Guadaíra

  • Un ladrón atacó a uno de los moradores a martillazos para sustraer 50 euros y un teléfono móvil

Imagen con el suelo de las escaleras y el suelo de la casa llenos de sangre Imagen con el suelo de las escaleras y el suelo de la casa llenos de sangre

Imagen con el suelo de las escaleras y el suelo de la casa llenos de sangre / M.G

Comentarios 3

Dos personas resultaron heridas el pasado lunes en el asalto a una vivienda de Alcalá de Guadaíra. Uno de los heridos tuvo que ser hospitalizado tras recibir varios martillazos en la cabeza y la mandíbula, si bien ya ha sido dado de alta. La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre lo ocurrido y por el momento no ha detenido a ninguna persona relacionada con este robo.

Los hechos ocurrieron sobre las diez de la noche del lunes en una casa de la barriada de Santa Lucía. El asaltante llamó al timbre de la vivienda, en la que en ese momento se encontraban tres personas: la mujer propietaria de la casa, su suegro y su hijo de cuatro años.

La mujer abrió la puerta y el intruso aprovechó que estaba hablando en ese momento con el teléfono móvil para empujar la puerta y colarse en el interior, sin mediar palabra. Luego sorprendió al suegro, que bajaba unas escaleras, y le atacó con un martillo de grandes dimensiones.

Le golpeó con esta herramienta en la cabeza, causándole lesiones que le provocaron una fuerte hemorragia, como puede verse en las imágenes de los restos de sangre que se reproducen junto a esta información. También le propinó algún golpe con el martillo en la mandíbula.

El niño de cuatro años salió ileso del asalto. El ladrón consiguió apropiarse de 50 euros y de un teléfono móvil y se marchó de la vivienda. El hombre que había recibido los martillazos fue trasladado en ambulancia al hospital Virgen de Valme, donde permaneció durante varias horas hasta que recibió el alta médica. Además de las lesiones en la cabeza, sufre la fractura de dos dedos, producto de haberse cubierto la cabeza con las manos en un intento de protegerse de los martillazos.

La mujer tiene algunos hematomas, aunque no fue atendida esa noche. También sufrió un cuadro de ansiedad tras lo ocurrido.

La familia ha presentado una denuncia en la comisaría de la Policía Nacional de Alcalá de Guadaíra. Fuentes de este cuerpo han confirmado que hay abierta una investigación y han apuntado que sólo ha habido un robo de este tipo en la localidad, donde este suceso ha generado cierta alarma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios