Andalucía

El 'Brexit' mantiene en vilo a La Línea

  • El alcalde linense pide a Gobierno y Junta medidas "unilaterales" ante la posibilidad de que Londres no respete los acuerdos firmados

Varios coches, en la cola para acceder a Gibraltar. Varios coches, en la cola para acceder a Gibraltar.

Varios coches, en la cola para acceder a Gibraltar. / jorge del águila

A más de 1.700 kilómetros de distancia, la decisión de la reina Isabel II de suspender el Parlamento británico a petición del primer ministro, Boris Johnson, para facilitar un Brexit sin acuerdo también tiene consecuencias. Gibraltar permanece en vilo, como buena parte de La Línea y de la comarca por el número de trabajadores en la Roca y por volumen de negocio que supone el Peñón para las empresas de este lado de la Verja. Con el 31 de octubre como fecha definitiva para la salida de Reino Unido de la Unión Europea con la intención de que se haga sin acuerdo, la incertidumbre y la práctica paridad entre libra y euro, el panorama se ha tornado muy oscuro.

Lo más notorio es la pérdida de poder adquisitivo de los gibraltareños y de las personas que trabajan en el Peñón. La caída de la divisa británica es progresiva desde el 23 de junio de 2016 y la decisión del Gobierno británico de suspender durante cinco semanas el Parlamento disparó el miércoles la volatilidad de la libra esterlina, que se desplomó poco después del anuncio, aunque recuperó después algo de terreno. La divisa británica llegó a perder un 0,89 % respecto al euro durante el primer tramo de la jornada, hasta 1,0977 euros, aunque repuntó por la tarde hasta 1,1029 euros, un 0,49 % por debajo de su cotización antes del anuncio del primer ministro británico, el conservador Boris Johnson. Ayer el cambio se mantenía en cantidades similares, muy cercanas a la paridad teniendo en cuenta que semanas antes del referéndum del Brexit se pagaba más de 1,30 euros por libra.

La divisa británica se pagaba a 1,3 euros antes del referéndum; ahora está a 1,09

Con este panorama, el alcalde de La Línea, Juan Franco, lleva tiempo demandando al Gobierno y a la Junta que adopte medidas para paliar los posibles efectos adversos del Brexit. Ayer volvió a reivindicar que se pomnan en marcha medidas unilaterales, para hacer frente a un previsible Brexit "desordenado". El primer edil señaló que estos acontecimientos "son motivo de gran preocupación" para el municipio, al tiempo que destacó que "la inexistencia de acuerdo podría suponer que no se aplicaran los protocolos anexos que recientemente dotaron de cierta tranquilidad a este proceso". Se trata de cuatro memorandos que guiarán las relaciones futuras con Gibraltar una vez que se consume el Brexit. Los gobiernos de España y Reino Unido siempre han defendido que se aplicarían con una salida con o sin acuerdo, aunque con el nuevo Ejecutivo liderado por Boris Johnson ahora es una incógnita su aplicación.

El alcalde destacó la bajada de la libra el pasado miércoles tras las últimas noticias surgidas desde el Reino Unido, lo que en su opinión "es como si hubiesen bajado el sueldo de repente a las 11.000 personas que cobran en libras y gastan en euros". También hizo referencia a las empresas que se están deslocalizando y las "innumerables peticiones" formuladas al Gobierno y la Junta para la adopción de un Plan Especial, sin que hasta la fecha se haya puesto en marcha ningún tipo de medida.

"Cualquier actuación que pase por una salida del Reino Unido de la unión Europea de forma desordenada puede suponer un auténtico problema para La Línea, que es a la que le afecta esta situación en un 90% o 95% frente al resto de municipios de la comarca", manifestó el regidor.

Franco también apuntó que el incremento en las tasas de desempleo, sobre todo en una situación como la actual en la que por primera vez a nivel local desde el año 2009 se han conseguido reducir las tasas de paro por debajo de los 8.000 desempleados; y la bajada del consumo en la ciudad que podría derivarse de esta situación "requieren de la adopción de medidas para afrontar una situación que el Ayuntamiento no puede asumir con medios propios".

En Gibraltar también se han puesto manos a la obra. El Gobierno de Picardo recomienda a las empresas que contacten con sus proveedores y que se aseguren de que no habrá problemas con su cadena de suministro para traer bienes a Gibraltar. El Ejecutivo recuerda que Gibraltar no forma parte de la Unión Aduanera de la UE. "No tenemos industria manufacturera, agricultura ni sector pesquero. Esto significa que, en términos generales, nos encontramos en una mejor situación que el Reino Unido respecto al cambio que podemos esperar", señaló.

Uno de los principales problemas que afrontará el Peñón será el de los bienes perecederos que transitan por la Unión Europea, que estarían sujetos a un régimen diferente una vez que el Peñón esté fuera de la UE. "Esto afectaría principalmente a los bienes perecederos procedentes del Reino Unido, que deberían entrar en la UE a través de un Punto de Inspección Fronterizo (PIF) y más adelante salir de la UE a través de otro situado en Gibraltar o cerca.

Más información en la página 33

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios