Polémica

La Iglesia llama a capítulo al alcalde de Cádiz

  • González retira de su cuenta de Twitter un comentario compartido de su pareja ante las quejas de sacerdotes, cofrades y gaditanos

  • El regidor asegura que no quiso ofender a nadie

Captura del mensaje publicado por Teresa Rodríguez que retuiteó ayer el alcalde para luego eliminarlo. Captura del mensaje publicado por Teresa Rodríguez que retuiteó ayer el alcalde para luego eliminarlo.

Captura del mensaje publicado por Teresa Rodríguez que retuiteó ayer el alcalde para luego eliminarlo.

Comentarios 108

Hay ocasiones en que el apoyo de un político a algo o alguien trae como consecuencia el rechazo frontal de un sector de la población, o viceversa; algo así acaba de ocurrir con el Gobierno socialista y los contratos navales con Arabia Saudí, y algo así, salvando las distancias, le ocurrió ayer al alcalde con su intención de apoyar públicamente al actor Willy Toledo en su cuenta de Twitter. José María González ya sabe desde que es alcalde lo que es este escenario, sobre todo en asuntos relacionados con la Religión, la Iglesia y las cofradías; le ocurrió con la imposición de la medalla del Nazareno, también con la concesión de la medalla de oro de la ciudad a la Patrona (aplaudidas ambas acciones por parte de la ciudadanía y criticadas por sus compañeros políticos) y ayer volvió a ocurrirle, pero en el sentido contrario.

La última polémica digital de González se inició con un mensaje de su pareja, la parlamentaria andaluza Teresa Rodríguez, al hilo de la detención del actor Willy Toledo. "Han detenido a Willy Toledo por "cagarse en dios" y yo "¡me cago en dios!" porque han detenido a Willy Toledo. La libertad de expresión es sagrada". Este mensaje de Rodríguez, que posiblemente no buscaba un ataque a los sentimientos religiosos de una parte de la ciudadanía aunque la expresión pueda resultar malsonante (y aunque fuera inexacto que a Toledo lo detuvieran por esa expresión, sino que lo hicieron por no comparecer ante una citación judicial), era retuiteado por el alcalde, levantando con ello el enfado de no pocos ciudadanos que a lo largo de la mañana empezaron a recriminarle esas palabras.

González retuiteó un mensaje en el que Teresa Rodríguez decía "¡me cago en dios!"Al menos dos sacerdotes mostraron su malestar al alcalde, que retiró el mensaje

Entre esas protestas alzaron la voz varios sacerdotes de la ciudad, algo que llama la atención por lo poco usual de que representantes del clero manifiesten de modo tan directo su rechazo ante este tipo de situaciones. Según ha podido saber este periódico, el propio González mantuvo conversaciones con dos de ellos; el arcipreste de Cádiz interior, Jesús García Cornejo, y el delegado episcopal de Hermandades, Juan Enrique Sánchez, que le trasladaron el malestar por esas palabras retuiteadas por el representante público de todos los gaditanos. "Buenas tardes José María. Soy Jesús García Cornejo, párroco de San Lorenzo y arcipreste de Cádiz interior. En mi nombre y de mis compañeros sacerdotes te pido respeto hacia esa inmensa mayoría de gaditanos creyentes. Sea de una u otra forma, no es de recibo publicar en una red social las palabras que tanto Teresa como tú habéis escrito. Si así entendéis la libertad de expresión, difícilmente se puede construir nada. Espero sepáis rectificar esta ofensa gratuita a tantos gaditanos y a la comunidad eclesial de esta ciudad", le espetaba el arcipreste en un mensaje que desde primera hora de la tarde empezó a correr como la pólvora entre los teléfonos móviles de los gaditanos. Por su parte, Sánchez hacía público el siguiente mensaje: "En nuestra libertad de expresión podríamos decir muchas cosas soeces y ordinarias, pero cuando la libertad de expresión ofende, hiriendo los más profundos sentimientos de millones de personas, se convierte en una agresión intolerable. Así no se construye la convivencia"; palabras que se sumarían a las que en privado mantuvo este sacerdote con el alcalde "de forma cordial y educada intercambiando impresiones", según pudo saber ayer este medio.

No fueron ellos dos los únicos sacerdotes que quisieron mostrar públicamente su rechazo a lo que consideraron una falta de respeto a las creencias de miles de gaditanos. Y a los mensajes del clero se unieron otros muchos (en muy distintos tonos, algunos de ellos de dudoso gusto u ofensivos directamente hacia González y/o Rodríguez) que firmaban conocidos cofrades de la ciudad o gaditanos en general, que afeaban así la conducta del alcalde. Incluso hubo hermandades que publicaron en sus redes sociales mensajes alusivos a esta polémica, caso de la hermandad de Sentencia, que acompañando a una foto del pie de su titular expresaba: "El amor da testimonio a un mundo incrédulo".

Se abría, en cierto modo, un debate sobre los límites de la libertad de expresión y el respeto a las creencias o los sentimientos de terceros. Y sea como fuere, el alcalde -que al parecer habría pedido disculpas a los sacerdotes que le mostraron su queja, asegurando que su intención en ningún momento fue ofender a nadie- optó por eliminar de su cuenta ese retuit del mensaje de su pareja, que sí lo mantuvo publicado, para dar por finalizada la polémica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios