Pandemia de coronavirus

Juanma Moreno: "Debemos tener claro que lo peor no ha llegado"

  • El Gobierno andaluz aún cuenta con 803 camas disponibles en UCI, pero comienza a elaborar un tercer plan de contingencia, por si se llegan a los 22.000 positivos

  • El presidente de la Junta cree que los andaluces y el sistema sanitario autonómico están dando una respuesta excepcional

  • El curso escolar no se acaba, se buscará el modo de que concluya

Juanma Moreno, esta semana de confinamiento en su despacho de San Telmo. Juanma Moreno, esta semana de confinamiento en su despacho de San Telmo.

Juanma Moreno, esta semana de confinamiento en su despacho de San Telmo. / Morón.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, afronta la que será la semana decisiva de la pandemia en Andalucía. Hasta ahora, el sistema público de sanidad ha aguantado el embate, hay 172 personas ingresadas en las UCI, aunque hay que lamentar 175 muertos hasta este sábado. Moreno se prepara para la reunión de presidentes autonómicos que mantendrá este domingo con Pedro Sánchez.

En la entrevista explica que el Gobierno andaluz ha comenzado a elaborar un plan de contingencia para 22.000 infectados. De momento, no se llegan a los 4.300 positivos, pero cree posible que se alcancen los 15.000. Y lanza la advertencia de que lo peor aún no ha llegado. 

-Los andaluces, como los españoles, llevan dos semanas de confinamiento. ¿Cree que va a ser concluyente? ¿Será posible que dos semanas más sean suficientes para recuperar, al menos, la calle y cierta actividad económica?

-Los andaluces han reaccionado ante esta situación excepcional estando a la altura, con mucha responsabilidad y mucha disciplina social. Y en Andalucía, que tenemos tanta tradición de vivir en la calle y tenemos tanto que disfrutar, se hace más complicado todavía quedarse en casa. Pero creo que estamos siendo ejemplo. Y sé que es muy difícil pasar tantos días sin salir, por los niños, las personas que están solas… Pero también hemos visto reacciones de solidaridad, de altruismo y de generosidad que nos están haciendo cambiar nuestro concepto como sociedad. Debemos ser rígidos para cumplir con estas medidas el tiempo que sea necesario para que den resultado; si no, de nada habrá servido tanto esfuerzo y sacrificio.

"Si los datos no mejoran, habrá que seguir con el esfuerzo de confinameinto"

-¿Pero es posible que sean necesarios más días de confinamiento?

-Si hay que alargar el estado de alarma lo sabremos en su momento, cuando tengamos los datos encima de la mesa. Si los datos no mejoran, habrá que seguir haciendo un esfuerzo.

Juanma Moreno, presidente de la Junta. Juanma Moreno, presidente de la Junta.

Juanma Moreno, presidente de la Junta. / Morón.

-Andalucía ha mantenido una tasa baja de incidencia de infecciones, en comparación con España. ¿A qué cree que se ha debido? ¿Lento contagio en el inicio? ¿Respuesta de la población? ¿Preparación del SAS?

-Es cierto que, comparados con el resto de territorios y siendo la región más poblada, hemos estado muy por debajo de la media. Los andaluces representamos casi el 20% de la población de España y, sin embargo, aquí se registra el 6% de los contagios, el 3,7% de ingresados en UCI y el 3% de los fallecimientos de toda España. Pero hay que ser siempre muy prudentes, porque no sabemos lo que puede pasar mañana. Pero si me pregunta por qué creo que hemos logrado hasta ahora este resultado, le diría que se debe, primero, a que los andaluces estamos dando ejemplo en el cumplimiento de las medidas de confinamiento. Eso ha ayudado a que la extensión del contagio se haya podido contener mejor. Segundo, a que contamos con un sistema de salud y unos profesionales sanitarios de primerísimo nivel. El hecho de haber vivido en Andalucía la crisis de la listeriosis hace menos de un año nos ha hecho estar también mejor preparados, porque aquel episodio nos llevó a establecer protocolos y planes de actuación mejores. Y, por último, creo que en Andalucía hemos sabido anticiparnos con medidas acertadas para prevenir esa extensión del virus, potenciando los aciertos y desechando los errores que hemos visto en otros lugares. Pero, insisto, hay que ser siempre muy prudentes, porque la evolución del virus es impredecible y hay que estar preparados porque empeorará y las semanas siguientes serán difíciles.

"En las UCI aún tenemos 803 camas libres"

-¿Qué colchón asistencial tiene aún el SAS si consideramos que los ingresos en UCI se acumularán aún mucho más por la larga estancia de los enfermos?

-Como ya le digo, queremos estar preparados para todos los escenarios. De momento, ya tenemos elaborados dos planes de contingencia: para el caso de que lleguemos a los 9.000 pacientes con coronavirus, y otro por si llegamos a los 15.000 casos positivos. De alcanzar esa situación, tenemos preparada la movilización de hasta 7.400 profesionales sanitarios más y disponer de 26.000 camas extras. A día de hoy, disponemos de 803 camas libres en las Unidades de Cuidados Intensivos, así que tenemos margen para garantizar la mejor atención a los pacientes. Aún así, además estamos trabajando ya para un posible escenario de 22.000 casos en Andalucía y estar preparados.

"Si debemos tener claro que lo peor no ha llegado todavía"

-¿Llegaremos a los 15.000 casos? ¿Tiene algún cálculo de cuándo se puede llegar al pico máximo?

-Estamos todavía lejos de esa cifra, pero es probable que se alcance, por eso en Andalucía ya estamos preparados si finalmente se da ese escenario. No tenemos absoluta seguridad de cuándo llegaremos al pico y empezará a descender el número de casos, pero sí debemos tener claro que lo peor no ha llegado todavía. Nos quedan semanas complicadas, en las que veremos empeorar las cifras antes de que la curva empiece a bajar.

-Usted ha solicitado un cierre mayor de la actividad económica, pero hay miles de empresas andaluzas que se ven abocadas a ERTEs por falta de actividad. ¿Cree necesario parar más? ¿Las obras, como ha solicitado Madrid?

-Es cierto que los autónomos, las pequeñas y medianas empresas, en sectores completos, están haciendo un enorme sacrificio. Ya se han solicitado más de 45.000 expedientes temporales y la cifra seguirá creciendo. Pero ese esfuerzo de confinamiento, como el que hacemos todos quedándonos en casa, tiene que dar resultado. Y si para lograr frenar la extensión del virus hay que ser más rígidos en esas medidas, creo que debemos hacerlo. No hay que parar del todo, porque después sería muy difícil arrancar. Nuestros asesores nos insisten en que en la obra pública y privada es mejor reducir la actividad al máximo que pararla del todo, porque nos podemos encontrar después con estructuras y movimientos de tierra paralizados e inconclusos durante muchos años. Todo eso, por supuesto, garantizando siempre la seguridad de los trabajadores.

-Parece comprobado que la compra centralizada por parte del Ministerio ha fallado, pero las comunidades tampoco tienen un acceso eficaz a los mercados. ¿Qué material requiere ahora el SAS? ¿Mascarilla, respiradores?

-Desde que entró en vigor el estado de alarma, la máxima autoridad sanitaria es el Ministerio. Y es el mando único el que establece los protocolos de protección para nuestros profesionales sanitarios y el que debe garantizar que están dotados de todo el material que necesitan. El Estado ha pasado de la noche a la mañana de no tener competencias en gestión sanitaria a asumir la de 17 comunidades autónomas a la vez, y eso lo ha desbordado. Nosotros hemos sido capaces de adquirir en el mercado 5 millones de mascarillas y 8.670 equipos EPI (son los de protección), entre otro material; pero sólo cuando el Ministerio nos autorizó para ello, días después de requisar las mascarillas al principal proveedor del SAS y de evidenciar que no funcionaba la compra centralizada. En Andalucía hemos sido capaces incluso de diseñar y fabricar respiradores, con ingenio, audacia y talento. También fabricamos nuestras propias pruebas reactivas, pero necesitamos que el Ministerio siga garantizando la llegada de material de calidad. Tenemos que universalizar en lo posible las pruebas para frenar los contagios, porque así ha funcionado en países como Corea del Sur.

"El curso escolar no se da por terminado"

-Hay una preocupación grande por los alumnos de Primaria y de Secundaria. ¿Cree posible que finalicen este curso? ¿Puede flexibilizarse el paso al siguiente?

-En la conferencia sectorial, entre el Ministerio de Educación y las comunidades autónomas, se acordó que el curso escolar tendrá continuidad. Es decir, que el curso no se da por terminado. Para poder acabarlo con garantías se adaptarán las decisiones que se vayan tomando. De momento, ya se ha decidido eliminar para este curso las pruebas de evaluación que se hacen al cambiar de etapa, en sexto de Primaria y en cuarto de la ESO. También se ha retrasado la prueba de acceso a la universidad, que en Andalucía se convocará en un principio en los primeros días de julio. Estaremos a lo que vaya estableciendo el Ministerio, al igual que el resto de comunidades.

- Después de la fase del contagio, la Junta necesitará más recursos económicos. ¿Sabemos ya si el Gobierno central o la Comisión Europea facilitarán o fondos o capacidad de endeudamiento?

- En Andalucía partíamos de una situación de mala financiación por parte del Estado, y es obvio que esta crisis sanitaria ha cambiado totalmente las previsiones presupuestarias. Necesitamos dos líneas de financiación vitales: una línea de asistencia sanitaria, donde ya hemos puesto más de 300 millones extraordinarios y no sabemos cuánto tendremos que gastar hasta el final de la pandemia; y otra línea para la reactivación económica, porque el daño a la actividad productiva será enorme. El Gobierno central tiene que comprometerse y ayudarnos en eso para dotar a Andalucía de los fondos necesarios.

-Vamos, que supongo que el Presupuesto andaluz de 2020, de déficit cero, habrá que rehacerlo por completo. Al menos, techo de gasto y deuda.

-Por supuesto. Como le digo, el coronavirus ha cambiado todas las previsiones y escenarios económicos.

-Personalmente, ¿qué ha sido lo más duro que ha vivido estos días?

-Ver crecer la cifra de personas fallecidas es lo que más te hace sufrir. Saber que son personas, con historias y seres queridos detrás, que además en muchos casos no han podido ni despedirse. Ver a nuestros mayores tan vulnerables genera una gran impotencia. Y tener la certeza de que esta pandemia es una catástrofe, no sólo en pérdidas humanas, también sociales y económicas. Pero creo que también podemos sacar alguna lectura positiva de esta crisis. La entrega de tantos profesionales, el reconocimiento social a su esfuerzo y sacrificio; la solidaridad entre vecinos, la responsabilidad de una inmensa mayoría de nuestra sociedad, son lecciones que debemos aprender. Y no olvidar que, cuando estamos juntos, demostramos lo que somos: un gran país.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios