Decisión del Gobierno

Los trabajadores esenciales, prioridad con la vacuna de Oxford-AstraZeneca

Varias dosis de la vacuna de Astrazeneca Varias dosis de la vacuna de Astrazeneca

Varias dosis de la vacuna de Astrazeneca

La llegada de la vacuna desarrollada entre la Universidad de Oxford y el laboratorio británico AstraZeneca, que sólo está indicada para las personas de entre 18 y 55 años, ha provocado un cambio en el calendario de vacunación que permitirá adelantar la inmunización de los trabajadores esenciales de esas edades con este fármaco. Es la decisión alcanzada por la Comisión de Salud Pública, según informó ayer el Ministerio de Sanidad, aunque hoy se debatirá en el Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Salud, el foro que comparte el Gobierno central con las comunidades, que presentarán sus propias propuestas.

El departamento que ahora dirige Carolina Darias ha decidido priorizar a las fuerzas y cuerpos de seguridad, los bomberos, los miembros de las Fuerzas Armadas y los docentes, que recibirán el suero de Oxford-AstraZeneca después de los profesionales sanitarios y sociosanitarios que ya están siendo inmunizados. Dentro de este grupo Sanidad ha incluido a los fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, medicina legal, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores y centros de día, así como trabajadores de Instituciones Penitenciarias. Estos colectivos serán vacunados antes o después “en función del riesgo de exposición” y después de los odontólogos y el resto del personal que trabaja con pacientes sin mascarilla.

El adelanto de todos estos grupos, que recibirán el fármaco reservado para las personas de 18 a 55 años no supone un cambio respecto a la priorización de las personas mayores, para las que se reservan las dosis de Pfizer-BioNTech y Moderna, ya que los ensayos realizados por los citados laboratorios han demostrado su efectividad en estos colectivos. Esta misma semana se utilizarán para comenzar a vacunar a los 37.000 andaluces mayores de 90 años que no viven en residencias y, por lo tanto, no se han vacunado todavía.

La Junta aspira a priorizar también a la hostelería

Antes de conocerse la decisión de Sanidad, la Junta ya había adelantado sus intenciones, que coinciden, en parte, con las del Gobierno central, pero difiere en otras, como la propuesta avanzada ayer por Elías Bendodo de adelantar la inmunización de los trabajadores de hostelería. El plan de la Junta, detallado por el portavoz tras la reunión del Consejo de Gobierno, pasa por adelantar también la vacunación de colectivos que estaban más retrasados en los planes iniciales.Antes de abril, sólo estaban planteados los usuarios y empleados de residencias, los profesionales sanitarios, los grandes dependientes y los mayores de 70 años.

Este último colectivo era el más amplio de todos, con casi un millón de personas, pero ahora tendrá que retrasarse para dejar paso a otros grupos que sí puedan recibir el suero de AstraZeneca. Es el caso de los profesionales de la ayuda a domicilio, también incluidos en el plan del Gobierno central. Son más de 35.000 personas que también comenzarán a recibir las dosis contra el Covid-19 en los próximos días.

El Gobierno andaluz tenía intención de reunirse con los sindicatos y la patronal para llevar a las conversaciones con el Ejecutivo central una propuesta de consenso, pero el anuncio de Sanidad augura un nuevo frente de confrontación si el Ministerio de Sanidad no acepta las propuestas de la Junta. El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias, Fernando Simón, restó importancia a los cambios en el proceso de vacunación y aseguró que habría “flexibilidad” para adaptar los planes a las realidades de las diferentes comunidades, pero no sería el primer choque entre las dos administraciones.

En cualquier caso, la Junta ha puesto en el primer lugar a los profesores de Infantil, Educación Especial y justo después al resto del personal docente. Son más de 108.000 personas. Tras los profesores será el turno de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, el personal de seguridad y los policías locales. Y en tercer lugar llegarían las vacunas a trabajadores de la hostelería “de primera línea”, según dijo Bendodo. En el siguiente turno irían los bomberos y profesionales del plan Infoca, seguidos por los trabajadores del sector de los transportes y gasolineras y, después, los de las empresas de suministros como el agua potable y la electricidad. Los siguientes serán los empleados del ámbito de la producción de alimentos y, finalmente, los profesionales de los medios de comunicación. 

“Es viable, pero necesitamos más vacunas”, sentenció Elías Bendodo antes de lanzar “un aviso directo” al Gobierno central. Según el portavoz de la Junta, “o el Gobierno acelera el ritmo para salvar económicamente el verano o la crisis será insostenible”. Bendodo aseguró que el Ejecutivo autonómico lo tiene “todo previsto” y los técnicos de la Consejería de Salud y Familias están trabajando ya con la unidad de Policía Nacional adscrita a la Junta para prepara un “mapa de grandes instalaciones” para que cuando empiecen a llegar “de forma masiva” las vacunas se pueda “llegar en buena situación al verano”.

Hasta el lunes, la Junta ha administrado un total de 390.905 dosis de las vacunas contra el Covid-19, 11.241 más que el domingo, y en concreto, 151.749 personas han recibido ya la vacuna completa y 87.407 sólo cuentan con la primera dosis. Según explicó Elías Bendodo, menos de un 1% de las personas a las que se le ha ofrecido la inmunización la ha rechazado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios