Hospital Virgen del Rocío

La Unidad de Grandes Quemados de Andalucía, a un paso de ser desmantelada

  • Ubicada en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, esta unidad de referencia para el Sur de España, se queda con sólo cuatro camas

Una enfermera en una de las habitaciones aisladas de la Unidad de Grandes Quemados. Una enfermera en una de las habitaciones aisladas de la Unidad de Grandes Quemados.

Una enfermera en una de las habitaciones aisladas de la Unidad de Grandes Quemados. / Juan Carlos Vázquez

La Unidad de Grandes Quemados de Sevilla, centro de referencia (CSUR) para Andalucía, Extremadura, Canarias, Ceuta y Melilla, e incluso para el norte de África, ha quedado reducida a sólo 4 camas. A un paso de quedar desmantelada. 

De las 12 camas en aislamiento de las que disponía esta unidad ubicada en el Hospital Virgen del Rocío, se ha reducido la capacidad casi un 70%, lo que limita en gran medida la posibilidad para atender a los grandes quemados, pacientes que son considerados entre los más complejos en el área de Emergencias y Urgencias.

Las ocho camas restantes de esta unidad, que se ubica en la quinta planta del Hospital de Traumatología Virgen del Rocío, han sido destinadas a otros pacientes, en concreto a enfermos de cuidados intermedios de una UCI que se encuentra en obras.

Los responsables del Hospital Virgen del Rocío han confirmado el traslado de pacientes de la UCI a la Unidad de Grandes Quemados, si bien afirman que la asistencia "se seguirá prestando por el mismo personal y con las mismas garantías de calidad tanto en la planta de hospitalización como en la Unidad de Cuidados Intensivos, tal y como se estaba haciendo en la actualidad".

Los traumas más complejos

La especialización de los cuidados a los grandes quemados conlleva que todos los pacientes que acceden a las Urgencias con quemaduras de consideración son trasladados a la quinta planta del Hospital de Traumatología Virgen del Rocío, donde se ubica la Unidad de Grandes Quemados, que es de referencia.

Las grandes quemaduras son consideradas como los traumas más graves que puede sufrir un ser humano y suelen estar asociadas a otras lesiones, como politraumatismos o problemas viscerales.

La mayoría de estas quemaduras son causadas en accidentes domésticos, laborales o de tráfico, de modo que son situaciones imprevistas que pueden surgir en cualquier momento.

Los responsables del Hospital Virgen del Rocío inciden, por su parte, en que "la ocupación media de la planta de Grandes Quemados de los últimos cuatro meses ha sido de tres pacientes, la cuarta parte de su capacidad".

La pérdida de camas está motivada por unas obras de reforma que se están ejecutando en la Unidad de Cuidados Intensivos, concretamente en el área de cuidados intermedios, del Hospital General en el complejo Virgen del Rocío.

Según añaden las autoridades sanitarias, "la medida es transitoria y se mantendrá mientras se desarrollen las obras de modernización de una zona de la UCI".

Esta obra ha llevado a los responsables hospitalarios a reubicar a pacientes en otras unidades y, en concreto están ocupando ocho puestos de Grandes Quemados. Se trata de un área diseñada para evitar la principal complicación de estos enfermos,  infecciones de las heridas, de modo que está organizada en 12 habitaciones aisladas.

Pérdida de cuidados especializados

Además de la pérdida de las ocho camas, en cada turno de cuidados a los grandes quemados se ha perdido a un efectivo especializado en tratar grandes heridas, ya que ahora se ha destinado a cuidar de pacientes ingresados en cuidados intermedios, cuyo perfil es muy distinto.

Los enfermos en cuidados intermedios sufren problemas de salud muy diferentes a las heridas provocadas por las quemaduras.

La Asociación de Pacientes de Grandes Quemados de Andalucía Piel Mágica se ha puesto en contacto con las autoridades sanitarias para pedir que la unidad de referencia continúe funcionando con normalidad.

“Si no se producen incendios a nadie se le ocurre cerrar los parques de Bomberos, ¡verdad!, pues del mismo no se debe desmantelar esta unidad”, explica Miguel Lorenzo, portavoz de estos pacientes.

Al disponer de solo cuatro camas para grandes quemados, “¿qué ocurre si al hospital llega un quinto enfermo afectado por grandes quemaduras, por ejemplo, tras un accidente?”, cuestionan desde la Asociación de Grandes Quemados Piel Mágica.

La capacidad para atender estas heridas especialmente graves, se reduce en gran medida, en Andalucía, de momento; y puede obligar al traslado de pacientes a Madrid o Valencia, donde se ubican otras unidades de Grandes Quemados de referencia nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios