Elecciones Andalucía

Adelante acusa a Díaz de meter a Vox en la campaña

  • Califican de "irresponsabilidad histórica" el haber hablado del partido de Santiago Abascal más de la cuenta en la última semana.

Comentarios 24

En Sevilla, en la Cartuja, en la sala Box todos estaban pendientes de Vox. El nerviosismo ya se palpaba minutos antes de conocerse los primeros resultados oficiales. Las vibraciones no eran buenas. A las 22.05, cayó la bomba. Vox sacaba 12 escaños con el 82% escrutado. Un resultado que unido al derrumbe del PSOE y a la bajada de la coalición de Adelante Podemos de 20 (15 de Podemos y 5 de Izquierda Unida) a 17 hundió las esperanzas de la izquierda.

Las caras de derrota no eran disimulables. Había abrazos, pero de consolación. La fiesta se tornó funeral en un pocos minutos. "Sevilla será la tumba del fascismo", gritaban algunos simpatizantes. Los que aún tenían ganas de celebrar se agarraban a que en la provincia sevillana, Adelante Andalucía se convertía en segunda fuerza, por detrás de un PSOE herido como nunca antes.

Era una alegría instantánea, que se evaporó rápidamente como los 300.000 votantes que la coalición de izquierdas ha perdido entre 2015 y 2018. Ni la aparente feliz unión entre Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo ni el hundimiento de Susana Díaz fue suficiente para que Adelante se convirtiera finalmente en una alternativa de gobierno.

"No quiero ver caras tristes", arengaba un simpatizante veterano a un grupo de jóvenes. Pero no había manera de remontar las malas noticias que llegaban del escrutinio. En la "fiesta" de Adelante la única noticia era Vox. Y Rodríguez así lo expresó cuando con mucho retraso (buscando un discurso apropiado para el batacazo) apareció públicamente para valorar los resultados. "Hay que recuperar el espíritu del 15M para parar a la extrema derecha", afirmó, claramente afectada por los resultados.

Disputa contra la extrema derecha

Maíllo fue más claro y aseguró que no hay que olvidar "la irresponsabilidad histórica de quien ha metido a la extrema derecha en la campaña", en referencia principalmente a la candidata socialista, Susana Díaz, que durante los últimos días alertó en varias ocasiones del riesgo de contar con Vox como socio de un posible Gobierno de derechas en Andalucía.

Tanto Rodríguez como Maíllo coincidieron en asegurar que lo de menos eran los tres escaños perdidos. Que lo importante era que "estamos en clara disputa contra la extrema derecha", contra "lo que pueden hacer en Andalucía".

Otro mensaje principal fue: "Nos nos rendiremos". Aunque las caras decían otra cosa. Se avecinan malos tiempos para la Guardia de la Noche. Los dragones se debieron quedar congelados en la fría noche de un domingo de diciembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios