Andalucía

El empresario procesado por el beso a Rodríguez reitera que fue una broma y pide el archivo

Comentarios 1

El empresario que simuló besar a la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, ha recurrido su procesamiento al reiterar que fue "una broma" y señalar que Rodríguez no es "una persona timorata" o "de tal debilidad emocional que un simulacro de beso le haga sentirse gravemente humillada" y "ultrajada". En su apelación ante la Audiencia de Sevilla, el empresario Manuel Muñoz Medina critica que Rodríguez "denunció lo que denunció recargando, exagerando y dramatizando lo sucedido, faltando incluso a la verdad cuando relató haber sido empujada, arrinconada y amordazada", un relato que la Fiscalía "extremó, acentuó y enfatizó", como, según la defensa, revela la grabación de la Cámara de Comercio de Sevilla, donde ocurrieron los hechos el 20 de diciembre de 2016 durante un acto institucional.

El abogado del procesado, José Manuel García-Quílez, pide el archivo para "poner freno" a un proceso que ahondará en la "pena de banquillo" del empresario "dada la amplia e intensa repercusión mediática" del caso. La defensa insiste en que lo ocurrido fue "una broma, a lo sumo de mal gusto, gastada por quien llevaba alguna copa encima" y por la que su defendido ha pedido disculpas públicas reiteradamente.

El abogado rechaza que haya indicios de delito contra la integridad moral y que su eventual menoscabo no es un hecho objetivo ya que "dependerá de la sensibilidad, psicología o vulnerabilidad emocional" de la víctima y que Rodríguez no responde a "un perfil psicológico propio de una persona timorata". García-Quílez pone de ejemplo que Rodríguez "valientemente, no deja de reconocer la independencia de Cataluña" o "publica en las redes sociales -para después arrepentirse y borrarlo- que el presidente del Gobierno de es un lamentable cheposo y servil".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios