Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Andalucía

La entrega de las medallas del 28-F se levanta el polvo del Boja

  • El periodista Antonio Burgos pone poesía a un acto vivo conducido por Eva González

Los galardonados en el acto institucional del Día de Andalucía Los galardonados en el acto institucional del Día de Andalucía

Los galardonados en el acto institucional del Día de Andalucía / Juan Carlos Muñoz

El acto de entrega de las Medallas de Andalucía se ha levantado el polvo del Boja se sus hombros. Era hora de que alguien acertase con una celebración que, hasta ahora, estaba acartonada como un boletín oficial, donde sólo brillaban algunos de los discursos de los premiados. Y se recuerdan, por ejemplo, los del filósofo Emilio Lledó, el actor Antonio Banderas y Alfonso Guerra. Este 28 de febrero de 2020 ha comenzado con la malagueña Vanesa Martín sobre el escenario del Maestranza, sola y con una guitarra, tal como ella llegó a Madrid. "Mi acento es el que es...", ha cantado Martín de blanco inmaculado su inédita canción para este día.

El periodista Antonio Burgos, declarado Hijo Predilecto de la comunidad, fue breve, brevísimo, para referirse a dos de los otros galardonados, a Rafael Escuredo y al torero Curro Romero, a quien llamó "vencedor del tiempo, mito de Andalucía hasta el punto due soy testigo que lo paran por la calle muchachos que no habían nacido cuando se retiró en La Algaba". Burgos se refirió a una de las pinturas de Valdés Leal, Ni más ni menos, para resumir el espíritu de ese 28 de febrero. Después llegó Burgos el poeta, el columnista guasón, el maestro de la palabra concisa, capaz de pintar la bandera del blanco azahar de los naranjos de la Alhambra con el verde del Estadio Carranza.

Bocas de cangrejo de la Real Isla de León, mármoles de Itálica y Macael, Chaves Nogales, Casas Viejas, lo que se perdieron los moros no bebiendo vino, Málaga Dulce, Manzanilla, los medios de Montilla, cal de Guadix y bueyes de las arenas del Rocío. Y los caballos de Jerez. Burgos firmó un discurso a bases de topónimos, nombres ilustres, jornaleros, frases y dioses y virgenes. Quien puso letra a los coros de Julio Pardo y a la habanera gaditana de Carlos Cano tiene ingenio y profesión suficiente para emocionar. Ha dicho quien terminó con dos vivas, a Andalucía y a España. 

Andalucía celebra este viernes el 40 aniversario del referéndum de la autonomía, el segundo en que el presidente es Juanma Moreno, primer dirigente del PP que gobierna la Junta. El acto se ha seguido celebrando en el Maestranza, y no será hasta el próximo año cuando esta celebración comenzará a bajar por otras provincias. Los ex presidentes socialistas Rafael Escuredo, uno de los galardonados este día, y José Rodríguez de la Borbolla han estado entre los presentes.

La modelo Eva González, que nació a los nueve meses del domingo 28 de febrero de 1980, ha sido la encargada de presentar un acto que ha estado más cerca de ser una gala. "Cuando habló del campo me emociono, porque mi padre era agricultor", ha confesado la sevillana que ya lleva pulidas unas cuantas tablas en algunos de los programas televisivos de más audiencia. Eso se nota. El acto estaba trabajado.

El presidente de la Junta y la del Parlamento, Marta Bosquet, que en otras ocasiones contemplaban el acto desde detrás de una mesa, sentados como el jurado de Cesta y Punto, han permanecidos de pie, recibiendo a los galardonados como, al menos, sostiene el himno que escribiese Blas Infante. Tampoco es que esto sea sustancia para Andalucía, pero, al menos, el nuevo Gobierno ha aliviado las horas a quienes todos los años acudían al Maestranza con más gana de sueño que de fiesta. También se ha recuperado la copa que, después, se da en el palacio de San Telmo. El presidente José Antonio Griñán eliminó el ágape al comenzar la crisis económica que se desató en 2008, de modo que quien viniese de fuera de Sevilla, premiados y allegados, se las tenían que tomar en los alrededores del Arenal sevillano. Y no es que aquello tampoco fuese sustancial para Andalucía, pero al menos era una oportunidad para conversar lejos de la acritud de los días más políticos.

El periodista algecireño Alejandro Tobalina, hijo del desaparecido José Luis Tobalina, también de la misma profesión, declamó unos cuantos versos en los que fue dando cuenta de las distintas hablas locales andaluzas, incluido los peyorativos de papafrita, agonía y follaico. De entre los premiados, el teatro se puso en pie para aplaudir a Ana Bella, la mujer que ha dado su nombre a una fundación encarada con la violencia de género. ¡Y viva la Legión!, porque también hubo grandes aplausos para el cuerpo del Ejército de Tierra que tiene sede en Ronda y Viator. Antes del ecuador del acto, se pasó un video donde otras andaluces, no galardonados, aún, hablaron de Andalucía. "Es el olor de los ajos fritos", dijo el chef onubense Xanty Elías, de Achanthum. Y Marina Heredia, que desde Granada, le cantó a la campana de la Vela.

Rafael Escuredo ha recibido la primera Medalla de Andalucía Manuel Clavero, nominada en honor de quien fuese su profesor de Derecho Administrativo y ex ministro de UCD. El ex presidente de la Junta se abrazó a Moreno y a Marta Bosquet y, besando la medalla, se la dedicó al público. El reconocimiento del Gobierno del PP y Ciudadanos -la de Clavero es el único galardón que el Ejecutivo elige- a Rafael Escuredo es un símbolo de por donde entiende Moreno su apuesta por el andalucismo.  

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios