Rutas

Las muchas huellas romanas que nos acercan al pasado

  • El Legado de Roma en Sevilla’ es una guía por la ciudad y su provincia que pretende dar a conocer al visitante todo el patrimonio monumental y artístico de esta civilización

Imagen del anfiteatro de la ciudad romana de Itálica, en Santiponce. Imagen del anfiteatro  de la ciudad romana de Itálica, en Santiponce.

Imagen del anfiteatro de la ciudad romana de Itálica, en Santiponce.

Que dos de los principales emperadores de Roma, Trajano y su hijo adoptivo Adriano, nacieran y vivieran en Itálica, en Santiponce, en la otrora Sevilla la Vieja; que se cumplan 1.900 años de su muerte y de su ascenso al poder respectivamente, es motivo suficiente para pararnos a reflexionar qué supuso la civilización romana en nuestra provincia, cuáles fueron sus vestigios, monumentos, usos y costumbres que perduran hasta nuestros días y cómo todo ello puede ser motivo para crear una Ruta Turística y practicar el turismo patrimonial.

Con esa vocación nace la guía ‘El Legado de Roma en Sevilla’ , que ofrece un recorrido por las huellas del paso de Roma por la provincia a través de tres rutas principales: la Vía de la Plata, la Ruta Bética Romana y la Vía Augusta.

La Diputación ofrece estos itinerarios imprescindibles que debemos recorrer para conocer los municipios que acogen todo el Patrimonio Arqueológico, Cultural, Artístico y Gastronómico romano que Sevilla y su provincia nos ofrece.

Vía de la Plata

Comenzamos nuestro recorrido en la que denominamos Vía de la Plata, en Itálica, ubicada en la actual Santiponce, donde haremos una parada turística y monumental en el Monasterio de San Isidoro del Campo, también localizado en en el municipio.

Muy cerca de las rutas que conectaban la Sierra Norte de Sevilla y Huelva, la ciudad romana de Itálica desempeñó en su momento un importante papel estratégico tanto en el ámbito político-militar como en el económico durante el Alto Imperio Romano.

No podemos dejar de ver los espacios naturales que se encuentran dentro del recinto, concretamente la zona del lago artificial, y el teatro romano que data de la época de Augusto.

La siguiente parada se realizará en el municipio histórico de Camas, muy conocido gracias al Tesoro del Carambolo. Desde allí cruzaremos hasta la localidad de Aznalcóllar, también llena de historia. Desde Aznalcóllar llegaremos a Gerena, conocida en tiempos romanos como Vevera, y cuya fundación las leyendas atribuían al dios Baco.

Tras ello nos dirigiremos hacia Guillena, donde se han localizado múltiples vestigios romanos; luego a Burguillos, donde se han descubierto multitud de yacimientos, y a Almadén de la Plata con sus ricas canteras de mármol. Nuestra última parada de esta ruta será en Guadalcanal, con parada en los restos de Cerro Monforte y la zona del Castillo de la Ventosilla, donde encontramos un Castrum romano a tan solo 500 metros de la Ermita de Guaditoca.

Ruta Bético Romana

Comenzamos en la antigua Colonia Iulia Romula Hispalis, una ciudad con una amplia variedad de vestigios del paso de los romanos por nuestra provincia. Desde aquí, esta calzada romana pasa por pueblos con importantes vestigios romanos como Carmona –con su Puerta de Sevilla, el puente de la Vía Augusta, el Anfiteatro y la Necrópolis–, atravesando las históricas Villanueva del Río y Minas.

En Fuentes de Andalucía descansaremos en los baños, un edificio de interés tanto artístico como arqueológico y que se cree relacionado con una villa situada a 300 metros de las termas; seguiremos por La Luisiana y San Nicolás del Puerto. Por último, nos dirigiremos a la legendaria Astigi (Écija), donde existen importantes huellas arqueológicas como los Reales Alcázares, para finalizar el recorrido en el municipio de Peñaflor.

Vía Augusta

La última de las rutas es la llamada Vía Augusta, la calzada romana más larga, con una extensión total de 1.500 kilómetros. La empezamos en el municipio de San Juan de Aznalfarache, llamado entonces Osset Iulia Constantia, y desde allí nos dirigiremos a otras localidades llenas de historia como Alcalá de Guadaira y los municipios de Utrera, y la antigua ciudad de Martia (Marchena). De Marchena pasamos a adentrarnos en las calles de La Puebla de Cazalla y empaparnos con la cultura que inunda este pueblo.

La siguiente parada es El Saucejo, con vestigios fundamentalmente agrícolas, hasta llegar a la gran Urso (Osuna), que adquirió un importante papel en la II Guerra Civil entre Pompeyo Magno y Julio César (49-45 a.C.). La próxima parada sería Gilena, municipio muy prolífico con 36 yacimientos romanos. El final de recorrido estaría protagonizado por las antaño conocidas como Ostippo (Estepa) y Ventippo (Casariche), destacando en esta última su cantera romana.

Todas estas localidades han sido profundamente marcadas por siglos de historia y por la huella que en ellas dejaron los numerosos pueblos que pasaron.