España-Inglaterra | Entrenamiento en el Benito Villamarín

Sevilla: Tierra de rojo y gualda

  • La afición hispalense se vuelca con la selección en el entrenamiento previo al compromiso ante Inglaterra, con más de 15.000 personas en el Benito Villamarín

  • Sevilla sigue siendo el jugador número '12'

Los jugadores de la selección posan con petos rosas, como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama. Los jugadores de la selección posan con petos rosas, como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama.

Los jugadores de la selección posan con petos rosas, como símbolo de la lucha contra el cáncer de mama. / Juan Carlos Muñoz (Sevilla)

Este pasado sábado se cumplió el 175 aniversario de la actual bandera de España roja y gualda, los colores que tiñen Sevilla con la visita de la selección. Esta vez jugará en el engalanado Benito Villamarín, que ya ha empezado hoy en el entrenamiento del combinado nacional a darle calor a los futbolistas dirigidos por Luis Enrique Martínez.

Ha sido una tarde de disfrute, de ocio para los más pequeños... y los mayores, de hacer cantera española entre los aficionados al fútbol de la capital hispalense y de comprobar in situ el buen ambiente que se respira en el equipo nacional después de la decepción del último Mundial. Nuevos aires, un gran recinto futbolero, como el de Heliópolis, y una tierra de rojo y gualda, Sevilla.

Como si fuera un día de partido, muchas familias acudieron a ver el trabajo de los internacionales

La respuesta de los sevillanos ha sido tal que desde primera hora de la mañana muchos pasaron por la Fan Zone de la Alameda de Hércules y las taquillas del estadio de la Palmera, llenas también por la tarde, para recoger las invitaciones necesarias para poder entrar al Villamarín, cuyos aledaños parecieron como los de cualquier día normal en los que hay partido. Largas colas esperando a que abrieran las puertas, con muchísimos niños vestidos con camisetas de la selección, caras pintadas, pancartas de apoyo a los jugadores... En definitiva, una fiesta en familia.

Luis Enrique y Sergio Ramos mostraron su agradecimiento a los aficionados por el apoyo

"¡Hulio, selección!" se cantó desde una parte de la grada en referencia al capitán del Betis, Joaquín

Y mientras el público iba entrando al recinto heliopolitano, por la sala de prensa pasaron Luis Enrique y Sergio Ramos, encantados de que España vuelva a jugar en Sevilla, esta vez en un estadio que no lo hacía desde hace 23 años. Y es que todavía, los más veteranos del lugar recuerdan aquellas vallas y paneles pintados con figuras, como si fueran aficionados, que había tanto en Gol Norte como en Gol Sur de un estadio que con la construcción de la nueva grada y el restyling luce ahora impecable. "Ya estuve muchas veces aquí como jugador de la selección. Siempre son partidos especiales, necesitamos el apoyo de la afición y, cuanto mayor clima de apoyo haya, mucho mejor. Sevilla siempre es mítica, especial y estoy muy contento de estar aquí", comentó el técnico asturiano.

Después, fue el turno del capitán español, que indicó que "volver a Sevilla es volver siempre a casa, independientemente de que sea al estadio del equipo rival al que yo empecé: el Sevilla". El camero admitió también que "es la primera vez" que se sienta en la sala de prensa del Villamarín, pero le "alegra", y a pesar de ser sevillista, dijo que "siempre" se ha "identificado con las grandes aficiones y la del Betis, sin duda, lo es". Por último, Sergio Ramos añadió que la convocatoria de Pau López y Marc Bartra es un "reflejo del buen fútbol que está haciendo el Betis y de su buen momento".

Una vez finalizada las comparecencias del seleccionador y del central español, comenzó el trabajo sobre el césped, recibiendo los jugadores una gran ovación al salir del túnel de vestuario. Una atmósfera muy buena, con la grada baja y el primer anfiteatro de los goles y de Fondo casi repletos, y muchos aplausos y gritos a los futbolistas –incluso, se pudo escuchar hasta "¡Hulio, selección; Hulio selección; Hulio, selección...!", en referencia al capitán del Betis, Joaquín– y al propio Luis Enrique.

La atmósfera de la sesión preparatoria recordó a los partidos de España, en Sevilla, de otra época

Hasta se celebraron los goles en uno de los ejercicios que tuvieron que realizar los internacionales españoles para finar la puntería: goles de Morata, Gayà... Todo dentro de una sesión suave que hizo las delicias de los más jóvenes aficionados al fútbol de esta ciudad. Los rostros de alegría de cada chiquillo en la grada era reflejo de cómo el sentimiento de pertenencia y unión de la selección española con Sevilla sigue latente. De cómo los padres de hoy llevan a sus hijos a ver a la selección como cuando ellos lo hacían de pequeño, con aquellas sonrisas cuando recibían las clásicas banderitas en pequeños palitos de maderas que se repartían antes del inicio de cada encuentro.

Por ello, continúa el apoyo del público hispalense a España sigue intacto, ese número 12 que nunca falla y que al final de la sesión preparatoria despidió a la selección con más aplausos. Un hasta mañana, ya que esta lunes por la noche el estadio heliopolitano registrará una gran entrada para apoyar a España frente a Inglaterra, quedando claro así, una vez más, que Sevilla es tierra de rojo y gualda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios