Deportes

Rubén Castro alega que no mantuvo relaciones sexuales con su ex novia

  • La Policía analiza las grabaciones de las cámaras del hotel en el que la pareja pasó la noche.

Comentarios 16

Rubén Castro negó ante la juez de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla que hubiera violado a su ex novia y alegó que ni siquiera mantuvo relaciones sexuales con ella la noche del domingo al lunes. El futbolista del Betis, que se acogió a su derecho a no declarar ante la Policía Nacional, sí prestó declaración la tarde del martes ante la juez que investiga la denuncia presentada por su ex pareja, por la que se encuentra imputado por un delito de agresión sexual y otro de lesiones.

La joven, de 24 años, presentó el lunes una denuncia ante la Policía Nacional en la que relata que el futbolista la golpeó en la cara y en el cuello a la salida de una discoteca de la avenida de la Palmera, donde la joven coincidió con Rubén Castro y otros futbolistas del Betis que celebraban la victoria ante el Zaragoza. La denunciante accedió a la zona en la que estaban los jugadores, donde comenzó una discusión con Rubén Castro. Éste decidió marcharse del local sobre las cuatro de la madrugada y la pelea continuó fuera de la discoteca.

A las puertas de la misma, según la denuncia, se produjo la primera agresión, que consistió en varios puñetazos y bofetadas en la cara y en el cuello. Según esta versión, el futbolista la obligó después a montarse en su coche y se dirigieron a un hotel de la Buhaira, donde presuntamente la habría forzado a tener relaciones sexuales con ella y donde la pareja pasó la noche. La joven dijo que accedió a acompañar al futbolista al hotel porque creía que estaba arrepentido y porque no quería que su padre la viera en ese estado. Luego aseguró que Rubén Castro la obligó a entrar en la habitación arrastrándola por el pelo y que huyó cuando el futbolista se quedó dormido.

El delantero canario negó ante la juez todas estas acusaciones y aseguró que ni siquiera mantuvo relaciones sexuales con la denunciante la madrugada del domingo al lunes porque se quedó dormido nada más llegar al hotel. El futbolista aseguró que fue él quien recibió golpes de la denunciante en la discoteca y que, al salir del local, ésta le estaba esperando al volante de su coche y en ningún caso la forzó a acompañarle. Según la versión del futbolista, la mujer dejó a Rubén Castro en la puerta del hotel y subió a la habitación que el delantero había reservado.

La juez ha citado a los empleados del hotel como testigos para que aclaren si vieron algo extraño en la conducta del futbolista y de su ex novia la madrugada del lunes. Además, la Policía está analizando las grabaciones de las cuatro cámaras de seguridad del hotel. En las imágenes, según explicaron a Efe fuentes del caso, se ve a la denunciante saludando con normalidad a los recepcionistas y se aprecia cómo entra con el coche en el garaje tras dejar al futbolista en la puerta. A la mañana siguiente, la mujer salió del hotel y volvió a las diez con una niña de unos cinco años, al parecer su hija, con la que estuvo hasta las dos y media de la tarde en la habitación que había ocupado con el futbolista. Por su parte, Rubén Castro se habría marchado del hotel pasadas las once de la mañana.

El forense que examinó a la denunciante informó de las lesiones en la cara y en el cuello, pero no se ha pronunciado sobre las lesiones de índole sexual. En el parte médico aportado a la denuncia por la joven se reflejaban edemas, hematomas y erosiones en la mandíbula, la mejilla, el labio y el cuello. La juez impuso a Rubén Castro una orden de alejamiento de 300 metros y la prohibición de comunicarse con la denunciante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios