Baloncesto | Coosur Real Betis

Coosur Betis - Joventut: Fin de las pruebas, fuego real

Los jugadores del Coosur Betis, en un entrenamiento con Ouattara en primer plano. Los jugadores del Coosur Betis, en un entrenamiento con Ouattara en primer plano.

Los jugadores del Coosur Betis, en un entrenamiento con Ouattara en primer plano. / RBB

Se acabó el tiempo de las pruebas para el nuevo Coosur Real Betis. Seis meses después de jugar el último partido oficial de la Liga Endesa, saldado con triunfo en la visita al Manresa, los hombres de Curro Segura vuelven a la actividad de verdad, a la que contabiliza victorias en el casillero clasificatorio. El retorno se produce, además, una jornada después que el resto, ya que en esta Liga Endesa en la que se coló por la vía de los tribunales, y del mérito, el Gipuzkoa, al Betis le tocó enfrentarse al Club Baloncesto Descansa en la fecha que servía para la apertura para todos los demás. Bueno, por precisar, para todos los que no tuvieran un caso de positivo en su plantilla o en la del adversario.

El calendario estableció un segundo turno con dos encuentros en apenas tres días y el cuadro de Curro Segura deberá calibrar su verdadero potencial con el Joventut, en primer lugar en el Palacio de los Deportes de San Pablo, y el domingo con el Obradoiro en Santiago de Compostela. Muy bien deberán arrancar los verdiblancos para disipar las muchas dudas que ha despertado la pretemporada. Porque las dos citas contra Unicaja, en el primer amistoso y en la Copa de Andalucía, no pudieron ser más decepcionantes. El nivel contra un rival que no le ha ganado absolutamente a nadie, salvo esos dos encuentros, y con multitud de bajas en sus filas, sólo podía conducir a la preocupación.

Pero en el seno del Betis, pese a esos indicios tan dubitativos, existe una confianza a prueba de bombas en el trabajo desarrollado por Juanma Rodríguez y por Asier Alonso en los despachos para la confección de la plantilla. Es cierto que al presupuesto se le tuvo que dar un buen bocado para adaptarse a las circunstancias de la Covid-19 y a la reducción de los ingresos en la matriz futbolística, pero se espera que las gestiones realizadas conduzcan a que la plantilla sea de garantías.

¿De garantías para qué?, se preguntarán todos los aficionados al baloncesto en el Betis, sobre todo después de haber disfrutado en el final del pasado curso de un jugador del nivel de Erick Green. Se ha hablado en algunos foros incluso de aspirar a la clasificación para competiciones europeas, pero la verdad es que quienes entienden más de esto prefieren optar por la cautela, por ir con prudencia y no elevar el listón mucho más allá de la permanencia inicialmente.

Esa reducción en el presupuesto ha obligado a mirar el euro como si fuera un tesoro y confeccionar una plantilla que se espera que sea suficiente para no sufrir apuros. Pero está por ver el rendimiento que pueden ofrecer los ocho nuevos fichajes cuando haya que compararlos con los rivales que están enfrentes, no cuando se analizan las estadísticas individuales de cada uno de ellos.

Los TJ Campbell, Harrow, Mike Torres, Ouattara, Feldeine, Spires, Kay y Ndoye no dejan de ser una suma de nombres y ahora habrá que comprobar el funcionamiento como colectivo. De eso debe encargarse Curro Segura para que se produzca una mejoría notable respecto a lo mostrado en los tres compromisos de la pretemporada, con la excepción de algunos ratos en la visita al Real Madrid.

El liderazgo debe corresponderle al veterano base TJCampbell, un jugador con baja estatura, pero con una acreditada solidez en la dirección, aunque Harrow, conforme vaya entrando en forma después de un año sin jugar, lo puede ayudar; Feldeine, sobre todo el alero con pasaporte dominicano, tal vez el jugador con más calidad de todos; Ouattara, el más llamativo de toda la plantilla por su explosividad en las penetraciones y también en los tiros de fuera; y Nick Kay, un australiano del que se espera un buen trabajo en su primera experiencia lejos de su país, siendo éste precisamente el principal debe.

Ese póquer de jugadores es el encargado de tirar del carro, pero que nadie eluda sus responsabilidades en el reparto de los roles. También Niang debe dar un paso de una vez por todas para dejar de ser esa promesa y convertirse en un jugador asentado dentro de la Liga ACB, capaz de aportar diez puntos y seis o siete rebotes con regularidad gracias a ese físico portentoso que tiene para jugar bajo los aros. Igualmente, Ndoye, el otro pívot, es la gran incógnita, sobre todo después de haber llegado más tarde que el resto, pero también lo avalan los informes sobre su buen rendimiento en la liga francesa y sobre un espíritu personal dentro del vestuario que siempre suma. Los Borg, Pablo Almazán y Obi, los otros tres que continúan, tampoco pueden eludir su responsabilidad dentro del grupo, pues son muy necesarios.

Son cábalas y más cábalas, pero todo deberá medirse con unos rivales y el Joventut que llega hoy a San Pablo no puede ser mejor vara para calibrar. Ante Tomic y Pau Ribas suman 66 años, algo menos Ferrán Bassas, pero han llegado a Badalona para consolidar a jóvenes tan prometedores como López-Aróstegui, Dimitrijevic, Parra, Birgander o Zagars. También el eslovaco Brodziansky, llegado desde Obradoiro, puede tener un papel preponderante en los verdinegros.

Se trata de un histórico que hace nada estaba hundido económicamente y ahora es un candidato a ocupar las plazas que merodearán los play off y la Copa. Ése podría ser el sueño del Coosur Betis, pero de momento habrá que arrancar la máquina para disipar las dudas por la pretemporada. A partir de las 19:15 llega la primera oportunidad de demostrarlo, lógicamente con las gradas vacías y sin presión de ningún tipo para nadie. Se trata de jugar, de meter más puntos que el rival y, sobre todo, de ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios