Coosur Real Betis

Un alero tirador, el objetivo ahora

  • El Betis sigue en el mercado con el reto de reforzar la línea exterior, debilitada desde la salida de KC Rivers

Whittington se duele de su tobillo izquierdo tras lesionarse el pasado domingo. Whittington se duele de su tobillo izquierdo tras lesionarse el pasado domingo.

Whittington se duele de su tobillo izquierdo tras lesionarse el pasado domingo. / F. Ruso (ACB Photo)

El Coosur Real Betis respira un poco más aliviado tras su agónico triunfo ante el Herbalife Gran Canaria del pasado domingo y ahora busca un nuevo impulso en un duelo que se antoja decisivo, ante un rival directo como el Fuenlabrada.

El reto de los pupilos de Curro Segura está claro. Pero el club tiene otro frente abierto. Solucionado, parece, el problema en la pintura con la llegada de Jerome Jordan, ahora el objetivo es encontrar un alero tirador que refuerce un perímetro que en las últimas jornadas ha perdido eficacia y protagonismo. Con una ficha para un jugador extracomunitario libre las posibilidades se multiplican, claro que en la dirección deportiva no quieren cualquier cosa. Nada de parches, nada de traer por traer. Quien venga debe sumar a un grupo que es una piña y aportar desde el primer momento.

La salida de KC Rivers no sólo supuso perder una pieza de la artillería exterior, que no se ha repuesto, sino que hizo que las defensas se centraran sobre un Slaughter que ahora empieza a remontar el vuelo. El Betis se hizo muy previsible, sin interiores capaces de crearse una canasta por sí solos y fáciles de defender por las limitaciones técnicas y con un referente exterior sobre el que cerrarse.

La primera pieza para cambiar ese juego fue Jordan. Pese a tener que pagar por su salida, la cantidad es mínima y queda un buen remanente de la ficha prevista de Rivers para acometer esa incorporación. La competición en China afronta la recta final de la fase regular, la Eurocup arrancó el Top 16 y la FIBA Champions está en las últimas jornadas de la ronda de grupos. A partir de que los clubes empiecen a perder sus objetivos será más fácil sacar a los jugadores, aunque la entidad heliopolitana ya lanzó alguna caña aunque nadie picó aún.

El fichaje de otro jugador que pueda anotar por fuera se antoja vital para tener una temporada más o menos tranquila. Sipahi no es un tirador, como tampoco Conger o Pablo Almazán, pese a que puedan anotar. Quedan un Oliver más dado a la dirección, Borg y Slaughter, que comparten posición y juegan pocos minutos juntos, por lo que el peligro exterior se ha reducido notablemente. Bien es cierto que a ellos hay que sumar la irregularidad de Obi y Whittington, pero el reto es encontrar ese jugador que marque diferencias por fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios