Melilla-Betis | La previa Un partido muy deseado

  • El Betis afronta ante el Melilla, uno de los mejores equipos de la liga, una prueba auténtica de nivel en el camino hacia el objetivo

Borg y Stainbrook bromean durante un entrenamiento Borg y Stainbrook bromean durante un entrenamiento

Borg y Stainbrook bromean durante un entrenamiento / José Ángel García

La calculadora ya está sobre la mesa. Son pocos los que dudan, a estas alturas de temporada, que el Betis Energía Plus ascenderá como primero de la LEB Oro a la máxima categoría del baloncesto nacional, la ACB. Pero la pregunta que los mismos se repiten es: ¿cuándo será? La cuenta atrás, sin duda, ya ha comenzado. Apenas un par de triunfos más bastarían a Curro Segura y su tropa para lograr el campeonato de forma matemática, y con ello, el premio gordo de recuperar la categoría perdida algunos meses atrás. Y éstas llegarían, según el calendario, ante equipos de la zona noble de la clasificación.

En este horizonte cercano aparece el Melilla como el primero de estos rivales. Y éste no es un equipo cualquiera. Hablamos de uno de los mejores conjuntos de la categoría, cincelado al mílimetro por la escuadra comanda por Alejandro Alcoba y que cuenta con un escudero de lujo como el sevillano Eloy Ramírez, curtido en mil batallas en la categoría. Y esto son palabras mayores cuando lo que está sobre la mesa es el ascenso.

Los blanquiazules forman parte de ese nutrido grupo de equipos que están por detrás del Betis, que lo persiguen y tratan de poner en peligro ese título de campeón en el tramo final de la competición. A cinco victorias, igualados con equipos de la entidad de Bilbao Básket u Oviedo, llamados a pelear por el ascenso a la ACB cuando sólo restan siete jornadas, con la de hoy, por disputarse. Una tarea, la de acabar primero, que parece destinada a teñirse de verdiblanco salvo que una catástrofe medie.

Prácticamente la totalidad de las voces coinciden: ésta es la LEB Oro más igualada de la historia. Quizás por ello, el rol dominante que ha tenido este Betis Baloncesto, dominante en prácticamente todas las etapas de la competición, sea tan destacable. En su currículum ya quedan hitos como el récord de victorias consecutivas, lejano ya, o la consecución de la Copa Princesa. Un palmarés que se engrandecerá con el título de la LEB Oro más pronto que tarde.

Sobre las claves del partido ante Melilla, varias. Hasta hace unos días, el equipo comandado por Alejandro Alcoba presumía de tener la mejor racha de la competición, tras enlazar siete victorias consecutivas. Un tropiezo ante el Leyma Coruña, el pasado fin de semana, puso fin a esa brillante dinámica que los colocaba como el equipo más en forma de la competición. En nómina, además, varios jugadores muy reconocibles para la parroquia ahora verdiblanca. Josep Franch es el encargado de dirigir la nave melillense desde el puesto de base mientras que Txemi Urtasun, MVPdel equipo, se encarga de acribillar a los rivales desde fuera de la línea de 6,75. Ambos, además, cuentan en su pasado con haber jugado en San Pablo en dos etapas como local. La última, la pasada temporada, en la que ambos decidieron continuar sus carreras en un equipo aspirante a todo.

Pero los ex no son las únicas preocupaciones del equipo bético y Curro Segura se encargó de recordarlo en la rueda de prensa previa al partido. Jugadores altos, mucho, como el madridista Felipe dos Anjos, llamado a ser uno de los pívots dominantes de la ACB en los próximos años –bien harían Juanma Rodríguez y Asier Alonso, en la parcela de la dirección deportiva bética, en llamar a su puerta porsi– suponen un peligro para los Stanibrook, Tunde y compañía, que deberán mostrar su mejor versión para enfrentarse a uno de esos jugadores dominantes.

Y es que la defensa, una vez más, será una de las principales claves del encuentro. La concentración atrás, como viene siendo habitual en el equipo entrenado por Curro Segura, definirá buena parte de las opciones béticas de regresar con el triunfo bajo el brazo. “Tenemos que buscar esa regularidad, que la hemos tenido, pero si el rival no llega a 80 puntos fáciles, seguro que tenemos opciones de ganar”, comentó el técnico granadino en la previa ante el Melilla. El premio, además de la victoria, es dar un paso de gigante hacia el ascenso

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios