Aíto García Reneses. Entrenador del Cajasol

"El club debe tener un futuro diferente que no sea bajar, bajar y bajar"

  • Sin quejas y con ilusión viene a ser el lema que tratará de inculcar no sólo a su plantilla, también a una entidad falta de alegrías últimamente

Comentarios 2

Aíto García Reneses (Madrid, 20/12/1946) vuelve con fuerza. Al mal tiempo del marasmo financiero, la buena cara del entusiasmo. Un equipo joven y con ímpetu puede ayudar a salvar el futuro del club. Lo sabe y hasta el aire acondicionado es motivo de fiesta.

-¿Por qué ha renovado?

-Me gusta entrenar. Hubiese preferido más posibilidades de presupuesto y hay que apechugar. No depende de que ganes todo, sino de mejorar al equipo, a los jugadores. Sé que desde fuera no se ve así, pero a mí siempre me ha pasado, desde que estaba en un aspirante a campeón a otro más modesto.

-El dinero condiciona a todos y para usted no ha sido problema.

-No es por mí, por supuesto, sino por conseguir refuerzos que hubiesen ayudado. Y no estoy descontento con los fichajes, pero en principio el perfil pudo ser otro tipo.

-¿Ha habido demasiadas peticiones no cumplidas?

-No merece la pena hablarlo porque lo bueno es ilusionarse con lo que hay. Una cosa es citarlo, como he hecho, y otra lamentarte.

-¿Hay muchos matices respecto al anterior equipo?

-Tenemos un problema dentro. Por ahora, sólo contamos con Burjanadze, Porzingis, medio interiores y medio exteriores, y Balvin. Hay que esperar a la plantilla completa. Por fuera esperamos que la adaptación de un argentino contrastado como Mata y el joven Bamforth vaya bien, sobre todo a Sastre. Franch se añade a la lista de jugadores con el reto de progresar.

-¿Ha predicado con el ejemplo con su nuevo contrato?

-Totalmente. Pero las circunstancias son muy diferentes. Un joven juega por ilusión y pensando en su futuro; yo no tengo ese problema.

-Al final no fue muy bien con Buckman, Asbury y Holland.

-Holland es muy bueno y en un equipo más experto no habría sufrido tanto altibajo, aunque en los altos era fenomenal; se encontró la dificultad de que eran todos un poco pardillos. Asbury es más anárquico, en un cierto nivel puede ser la estrella y anotar mucho, como volverá a hacer en Israel, pero con la táctica de la ACB cuesta trabajo; elogio su humildad y mentalidad. Buckman ponía voluntad y hay que agradecerle que renunciase al contrato. Se portó muy bien.

-Puntuación de la campaña...

-Le pondría la nota de la paciencia del club y de la afición. No terminamos esplendorosamente, pero pasar de una victoria en 10 partidos a 11 en 24 es la mejor nota, por mucho que no fuéramos capaces de estabilizar el juego que nos llevó a ganar en Málaga, Valencia o Bilbao. Sí tuvimos paciencia y fe en lo que hacíamos.

-Triguero en Murcia era finalizador y aquí fue casi imposible sacarle rendimiento en ataque.

-No contó con una referencia delante constante como Williams y a veces Balvin, y pasar de secundario a más hizo que se frustrara, pero puso el máximo interés.

-¿Satoransky se queda a regañadientes?

-Habrá que dejar que se explique aquí porque no lo veo con ese carácter. Una cosa es que tenga la ilusión de mejorar y vea que es difícil hacerlo rápidamente dentro del equipo, me refiero a resultados globales, y otra es la urgencia. Dispone de potencial, debe disfrutar donde está, creo que lo hará, y los resultados vendrán. En un año, dos o tres, no se sabe, pero no hay que agobiarse. Su carácter me indica eso, algo que contradice las informaciones aparecidas en Chequia.

-Conoce a Franch. ¿No se ha quedado algo estancado?

-Sí, no sé las causas. Lo tuve muy poco en Badalona. Es inteligente y con habilidades. Cuando me fui, daba la sensación de que no estaba contento, supongo, y muchas veces pretenden que te den minutos y si no estás satisfecho, eso corta tu progresión. Cualquiera debe tener mentalidad positiva y luchar por más minutos, pero sin que lo invada la frustración. Si lo consigue, tiene talento para mejorar.

-¿No puede haber un problema de dirección de nuevo?

-Un inciso: Barton dice que ve que Satoransky elige y dirige mejor. Al margen, un equipo debe ser un equipo, aunque el año pasado no lo logramos, especialmente con Tepic y quizás porque no teníamos a nadie que ayudase, desde dentro, por ejemplo. Cuando Costa se fue del Cotonificio al Barça, jugamos sin base, y Jiménez, un cinco que pasó a cuatro y luego a tres, ayudaba y no había problema. No nos podemos fijar en un estereotipo en el que el base tiene que resolverlo todo, sino solucionarlo en equipo.

-Había pedido gente con experiencia y ahí se ha fallado.

-Los expertos piden más dinero.

-No está muy preocupado...

-No. Siempre intento ponerme en la posición del equipo, no en la individual, no me interesa, y ahora el reto es que juguemos al límite, que mejoremos y que el club lo haga también en el sentido de tener un futuro diferente del que ha habido desde que he llegado, que ha sido bajar, bajar y bajar.

-La meta es la permanencia...

-No hay que fijar ninguna concreta. Se puede ver de todo, pero no hay que pensar excesivamente en ir a la Copa o en salvarnos.

-Necesitaba un triplista y llega Bamforth desde la NCAA.

-Tras fichar a Franch y con Satoransky, procuramos que los exteriores, Bamforth y Mata, fueran buenos tiradores. Si no, lanzaríamos sin especialistas, mientras que ahora habrá cierta preocupación con Sastre y ellos dos, a quienes no los podrán dejar solos y será más fácil generar juego. Hay que terminar el equipo por dentro.

-Tiene variantes en ataque.

-Lo ideal es jugar con el equipo potencialmente más alto.

-Porzingis tendrá un rol más protagonista y ha estado bien en el Eurobásket sub 18.

-Hizo algo muy bien, poner tapones, pero no es igual allí que aquí. Eché de menos dos cosas: en días importantes se cargó de faltas y no anotó con regularidad. Es lo siguiente que debe mejorar, pensar desde esta posición la meto, con esta penetración la meto. Su proyección es alta, pero no se puede correr.

-¿Lo ve más de tres y él se considera más un cuatro?

-Él también tira más para el tres. Domina muy bien técnicamente la posición exterior, pero materializa poco. Algunos con menos técnica finalizan más porque tienen dos movimientos muy buenos. Pero él tiene ocho buenos.

-Si llega Hernangómez, habrá dos pívots muy verdes.

-Es el problema con el que hemos luchado desde el principio: qué jugador acompaña a dos cincos novatos. Lo ideal es un cuatro fuerte que los dirija. Es inalcanzable. No aspirábamos a jugadores que quisieran el Madrid, el Barça, el Valencia, el Unicaja... y tampoco el Gran Canaria, que pretendía el mismo y al final se va a Rusia. Él -Harangody- cumplía esas características.

-¿Seguirá faltando respeto arbitral a un equipo tan joven?

-Una parte es por nuestra culpa. Hay que saber aprovechar los contactos para que te piten falta y no digan que simulas. No nos debe obsesionar. Otro tema es el arbitraje desde el punto de vista general: está bastante mal. El año pasado se acordó cumplir el reglamento de pitar siempre una falta antideportiva y luego no fue así nunca.

-¿Qué pronóstico hace para la próxima temporada?

-Vamos a esperar el equipo completo. Hay que afrontarlo con ilusión, como estamos muchos, y no quejarnos de esto o de lo otro.

-¿El pabellón es un problema?

-Me acaban de dar una gran noticia: tendremos aire acondicionado para la pretemporada. Si no, con este calor habría que entrenar sólo a las ocho de la mañana. Es a lo que me refería sobre el reto de este año, que el equipo haga lo máximo y el club pueda crecer. Un ejemplo es esto, aire en verano, tener un ambiente que no sea desagradable para los jugadores ni, sobre todo, para el público. Es crucial si estamos pensando en el futuro. Si es sólo en el presente, no tiene sentido.

-Dos preguntas sobre la selección. Orenga tiene una papeleta...

-Todo se centra en él y entre todos, jugadores, técnicos y directivos, tienen que lograr un buen nivel. No tiene la experiencia de los anteriores, pero eso se soluciona. Las bajas van bien y me explico. No tener un exceso de figuras reparte las responsabilidades. El equipo con menos bajas siempre es España.

-Marc Gasol, Ricky, Rudy, Calderón... no están mal.

-Está muy bien. Hay alguno, como Marc, que quizás en España no tiene tanto prestigio, pero es un jugador para apostar por él: talento, esfuerzo, visión... Se entrega en todo y siempre va al máximo, mientras que otros eligen cuándo hacerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios