rayo - betis · informe técnico

El despropósito no sólo tiene un culpable

  • Paulao quedó señalado con dos errores groseros.

Comentarios 4

Analizar un partido en el que un jugador, Paulao en este caso, regala un gol y luego se anota otro en su propia puerta no parece sencillo y más aún en el contexto de una desastrosa temporada. Este Betis siempre tiene un culpable para sus derrotas, pero cuando se acumulan los despropósitos las responsabilidades se deben repartir entre todos los que componen este club que protagoniza el descenso más ignominioso que se recuerda.

Calderón trató de proteger al equipo de inicio al colocar a un tercer centrocampista como Nono en el lugar de un extremo como Vadillo, pero tampoco le estaba sirviendo al Betis para frenar al Rayo, por más que el 1-0 se originara en un grave error de Paulao. Tras el 2-0 y con el brasileño pidiendo el cambio, el preparador argentino cambió el plan y regresó al 4-4-2, aunque de poco le serviría a un Betis que tampoco acertó en ataque.

Defensa

Con las ausencias obligadas de Amaya y Juan Carlos, Calderón también optó por dejar a Jordi en el banquillo, con lo que el Betis compareció con Paulao y Perquis como centrales, dos jugadores que no habían participado desde que se lesionaran, algo que influyó en que el equipo verdiblanco finalizase el encuentro con una pareja de zagueros distinta -N'Diaye y Jordi- de la que había iniciado el partido.

Los errores de bulto del brasileño condenaron al equipo, que luego tampoco encontró seguridad defensiva hasta que el Rayo bajó el pistón.

Ataque

El tridente ofensivo -Leo Baptistao-Jorge Molina-Rubén Castro- no apareció hasta que el Betis estaba por debajo en el marcador y, además, sin acierto. El cambio de sistema posterior al primer cambio sólo favoreció al delantero canario, que tampoco tuvo esta vez puntería.

Las entradas al campo de Vadillo y Verdú tampoco aportaron al juego ofensivo, con el canterano perdiéndose en batallas individuales y con el catalán participando a un ritmo impropio de la máxima categoría.

Virtudes

El carácter de Adán o Reyes, que abroncaron a sus compañeros.

Talón de Aquiles

Débil atrás, desacertado arriba.

Uno por uno

Adán Fusilado en los goles, su carácter lo llevó a pedir más intensidad a sus compañeros tras el 3-0.

Juanfran El mejor del Betis en ataque en el primer tiempo, sus centros generaron hasta tres ocasiones.

Paulao Errores de bulto y un gesto de poca profesionalidad al pedir el cambio.

Perquis Le sobraron los minutos del segundo tiempo en los que acusó el cansancio.


Chica Frágil atrás, sí aprovechó la bajada de ritmo del partido para marcar un gol en una acción individual.

Reyes El coraje de siempre para mantener el tipo y ganarse el sueldo.

N'Diaye Intensidad y presión mientras estuvo en medio; en la zaga, irregular.

Nono Le puso espíritu, aunque no siempre escogió la mejor opción.

Leo Baptistao Demasiado individualista, otra vez falló un gol claro.

Jorge Molina Desaparecido, apenas se le contabiliza un remate de cabeza.

Rubén Castro Alguna diagonal con peligro al inicio, pero se fue diluyendo. Erró una clara ocasión en el descuento del primer tiempo y otra tras el descanso.

Vadillo Se le acaban las oportunidades.

Jordi Entró cuando el partido había decaído y cumplió.

Verdú Reapareció con el mismo ritmo cansino de toda la temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios