Deportes

Un sorteo con un claro guiño a la historia

  • El Shakhtar Donetsk, con la vuelta en casa, será el rival del Sevilla en las semifinales de la Liga Europa. El gol de Palop aún pervive en el recuerdo como icono de la épica en este torneo. "Fue un día inolvidable", asegura.

Comentarios 2

Las emociones siguen. Después de una vibrante noche el pasado jueves en el Sánchez-Pizjuán con el pase a las semifinales, el sevillismo vivió al mediodía de ayer otro rito al que ya está acostumbrado pero no por ello menos emocionante. El sorteo del cuadro final de la Europa League deparó para el Sevilla un rival conocido, el Shakhtar Donetsk, que trajo a la memoria de todos sus aficionados la épica con que el equipo entonces entrenado por Juande Ramos lo eliminó en octavos de final gracias a un gol de Palop, que había subido a rematar un córner, que sirvió para forzar una prórroga en la que Chevantón decidiría con un 2-3 final. Aquel cabezazo del ex guardameta se quedó en la histioria como un icono de la grandeza de este equipo en su caminar por Europa. Aquello fue en 2007, y Palop volvería a ser protagonista en la final de Glasgow, ya por sus paradas en una tanda de penaltis en la que detuvo tres lanzamientos del Espanyol.

Ayer, Palop volvió a estar en boca de todos los sevillistas al conocer el rival que tendrán los de Unai Emery como último escollo antes de llegar a la cita del 18 de mayo en Basilea. "Fue un día inolvidable en lo particular e importante para al final conseguir nuestro segundo título europeo. Hoy en día soy más recordado por ese gol que por todo el trabajo que realicé bajo palos", bromeó el actual entrenador del Alcoyano a este diario.

El sorteo celebrado en la también ciudad suiza de Nyon deparó que los blancos evitaran a Villarreal y Liverpool para emparejarse con el segundo clasificado de la liga ucraniana (a cinco puntos del Dinamo de Kiev). El primer partido se jugará el 28 de abril en Lviv, donde disputa sus duelos como local el equipo anaranjado por los destrozos sufridos en su estadio durante la guerra en su país, jugándose la vuelta en el Sánchez-Pizjuán el 5 de mayo, fecha en la que saldrá un finalista de los dos.

Precisamente el factor campo fue una de las variables más comentadas ayer por los protagonistas. Para un equipo como el Sevilla que tiene en el empuje de su afición un valor muy importante decidir la eliminatoria con el segundo partido en casa puede ser, como en ocasiones anteriores, una ayuda. No obstante, nadie se fía del escaso nombre que pueda tener el Shakhtar por jugar una liga menor como la ucraniana. Como el Sevilla, llegó a la Europa League desde la Champions, al ser tercero en el grupo del Real Madrid, y ha eliminado a Schalke 04, Anderlecht y Sporting de Braga. Ganó la edición de 2009 con un 2-1 en la final al Werder Bremen y cuenta con potencial económico como para mantener una plantilla fuerte que, inclusive, ha resistido al conflicto bélico ucraniano.

Aunque no tendrá a dos de sus mejores jugadores, los brasileños Alex Texeira (vendido al fútbol chino por 50 millones) y Fred (sancionado por dopaje), cuenta con futbolistas importantes. El croata Darijo Srna (33 años) es una institución en el club, mientras que tiene varios internacionales y futbolistas emergentes, como el defensa Ordets y el joven talento Kovalenko.

Emery se mostró comedido a la hora de valorar el resultado del sorteo. El técnico vasco alabó al Shakhtar: "Es un rival con mucha historia y que trae recuerdos. Es una eliminatoria bonita sobre todo por la ilusión de vivir esta fase con todo el sevillismo. Supone un reto el acceso a ese sueño. Tiene una historia europea importante y un entrenador con experiencia. Están acostumbrados a ganar. Será intensa y bonita", comentó el guipuzcoano, que se refirió al estado de forma de los ucranianos por el parón de las ligas de los países nórdicos. "Lo tienen superado. Ahora hay que dosificar los esfuerzos y nosotros llegaremos en perfecto estado físico y anímico", explicó Emery, que recordó el gol de Palop y también hizo referencia al hecho de jugar la vuelta en casa: "El gol de Palop es una referencia clara de esta competición. Ello indica la dureza del rival. El factor campo, cuando hay prórroga, en esos minutos tiene ventaja el de casa. Tenemos experiencia en los dos sentidos y estamos preparados", terminó.

Su homólogo en el equipo ucraniano tiene una espina clavada desde 2007. "Hace nueve años, el Sevilla se clasificó con una suerte increíble. Trataremos ahora de vengarnos por ello", dijo Mircea Lucescu al conocer que el Sevilla será su rival en seminifinales. "Ellos no tienen posibilidades de ganar la Liga española, por eso se concentran en las competiciones europeas. Digamos que la Liga Europa es su torneo. No es casualidad que el Sevilla la ganara dos veces seguidas", añadió.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios