MOVILIDAD Así funcionará el tranvía de Nervión desde junio

Economía

Abengoa facilitó información a la SEC de su primer rescate distinta a la de la CNMV

La mayoría del nuevo dinero del primer rescate se empleó en terminar el proyecto mexicano A3T, en la imagen.

La mayoría del nuevo dinero del primer rescate se empleó en terminar el proyecto mexicano A3T, en la imagen. / M. G.

La contabilidad del entramado societario creado en Luxemburgo para el primer rescate de Abengoa, el ejecutado en 2017, cuyo contenido ha sido divulgado por este diario, demuestra que la cotizada sevillana apenas recibió liquidez operativa, en contra de lo que la compañía había manifestado en diversas comunicaciones ante el regulador bursátil en España, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Sin embargo, la documentación de esa reestructuración financiera remitida a la autoridad bursátil de Estados Unidos, Securities and Exchange Commission (SEC), nunca contuvo esa promesa de liquidez que se hizo a los inversores en España que tampoco se hizo realidad.

No es la única omisión relevante de información ante la CNMV, porque la existencia de la fundación holandesa que coronaba la estructura societaria creada para esa reestructuración financiera de 2017, Stichting Seville, si constaba en las comunicaciones a la SEC pero nunca se informó de ello al regulador bursátil español. 

La primera presentación de la reestructuración financiera la envió Abengoa el 16 de febrero de 2016, según el plan de rescate elaborado por la consultora Álvarez & Marsal. En ella se anunciaba una inyección de nuevo dinero de entre 1.500 y 1.800 millones de euros, con unas necesidades de efectivo de 826 millones para 2016 y 304 millones para 2017.

El 16 de agosto de 2016, Abengoa remitió a la autoridad bursátil española la presentación de un plan de viabilidad actualizado, que contenía los términos de la reestructuración financiera.

En ella, en su página 19, se hace constar que las distintas partidas de nuevo dinero. Y  en concreto, dentro de la distribución de los dos tramos del New Money 1, se prevé una inyección financiera de 945,1 millones, desglosados en la refinanciación de deudas preexistentes por 410,9 millones (175,5 millones de re financiar la aportación interina de marzo más 129,4 millones de la línea de crédito TCI –en el tramo A–  y otros 106 millones –en el tramo B– para refinanciar la aportación interina de diciembre de 2015), costes y comisiones por valor de 54,9 millones (con tres conceptos por 50,3, 2,5 y 2,1 millones), una cuenta de liquidez para desarrollar el proyecto mexicano del A3T (Escrow account A3T), por valor de 220 millones de euros y la entrega de 259,2 millones de euros  para liquidez con fines operativos.

(Esta cantidad de liquidez aún se redujo más, aún teniendo en cuenta los 69.091.762,40 dólares de liquidez adelantados a Abengoa dentro de la financiación interina de septiembre de 2016, según el documento del plan elaborado por el asesor de los principales acreedores Houlihan Lokey, que nunca fue comunicado al mercado, pero sí consta en la documentación de la querella interpuesta contra el consejo que presidía Gonzalo Urquijo Fernández de Araoz e integraban Manuel Castro Aladro, José Luis del Valle Doblado, José Wahnon Levy, Ramón Sotomayor Jáuregui, Pilar Cavero Mestre y Josep Piqué Camps. Aunque se mantuvo el total de 945,1 millones, el desglose pasó a ser de 488,3 millones para refinanciar deudas preexistente, 122,8 millones de euros  para costes y comisiones, 221,8 millones de euros para el Escrow account A3T y sólo  112,2 millones de euros de liquidez con fines operativos).

El 14 de febrero 2017, sin detallar cantidad alguna, Abengoa le comunica a la CNMV que  ha adaptado “el mecanismo de desembolso de la financiación del nuevo dinero”, pero sostiene que, esos cambios aplicados se hacen “manteniendo no obstante la estructura inicial de la operación”.

Pero los términos de la operación son bien distintos cuando se comunicaron mes y medio después, el 28 de marzo de 2017, ante la SEC, lo que era obligatorio por afectar esa reestructuración financiera a la cotizada estadounidense Atlantica Yield.

El documento remitido a la SEC, en el Ítem 3, indica: “De acuerdo con los términos del Acuerdo de Términos y Condiciones , determinadas filiales de Abengoa están autorizadas a tomar prestado hasta  926.300.179,49 dólares y  106.000.000 euros (el Dinero Nuevo)”, refiriéndose al New Money 1 y New Money 3.

Y en el Ítem 4 indica: “Abengoa utilizó el Dinero Nuevo para, primero, reembolsar los importes adeudados a los prestamistas en virtud del contrato de línea de crédito a plazo garantizado de 18 de septiembre de 2016, el contrato de financiación de 23 de septiembre de 2015, el contrato de crédito de 24 de diciembre de 2015 y el contrato de línea de crédito de marzo 21 de 2016 (las financiaciones interinas); segundo, para el desarrollo de su proyecto mexicano A3T, y, tercero, para pagar comisiones, costos y gastos relacionados con la reestructuración del grupo Abengoa”.

Así, desaparece por completo la promesa de 259,2 millones de liquidez operativa, que ya era muy escasa respecto a las necesidades que tenía Abengoa.

Las cuentas anuales de las sociedades luxemburguesas ABG Orphan Holdco (ajena al grupo pero que fue la que recibió el dinero nuevo en los tramos 1 y 3), ACIL Luxco 1 y 2 y A3T Luxco 1 y 2, demuestran que la operación se desarrolló tal como se contó en la SEC, sin apenas liquidez operativa, y con costes por comisiones e intereses que superaron los 400 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios