Informe Cesur sobre Mercado de Trabajo 2008-2018

Más de la mitad de los empleos de Andalucía serán ocupados por robots en 10 años

  • Los empleados sin estudios superiores y con trabajos de baja cualificación serán los más afectados.

  • La región ha entrado en una fase de reindustrialización y en un par de años el sector podría suponer el 14% de la economía andaluza.

  • El uso de la contratación temporal se sitúa 10 puntos por encima de la media nacional.

José Ignacio García Pérez, Fernando Seco y Manuel Hidalgo Pérez. José Ignacio García Pérez, Fernando Seco y Manuel Hidalgo Pérez.

José Ignacio García Pérez, Fernando Seco y Manuel Hidalgo Pérez. / Victor Rodríguez (Sevilla)

Comentarios 2

La larga marcha que ha supuesto para la sociedad andaluza la última década puede reducirse a cifras. El informe sobre el mercado de trabajo en este periodo, presentado por el Círculo de Empresarios del Sur (Cesur), muestra cómo durante seis años todos los indicadores que marcan la buena salud de una economía cayeron a plomo. Y cómo en los últimos cuatro años la situación se está reconduciendo, todos los valores crecen y algunos incluso se sitúan en números cercanos a los marcados antes de la explosión de la crisis. 

Sin embargo, siendo el análisis de lo sucedido interesante -si de verdad sirve para no repetir el pasado- más atractivo es la prospección del futuro. Un tiempo no exento de grandes riesgos. El principal, es que la progresiva e imparable automatización de los procesos productivos nos pille sin preparar. El dato es escalofriante: "Se estima que el porcentaje de trabajadores que pueden verse afectados por la automatización en Andalucía en los próximos diez años es del 51,7%", resume el informe. 

Más de la mitad de los trabajadores, de los que la mayoría -entorno al 65%- serán personas sin estudios superiores y baja cualificación, tendrán que agarrarse a la que se muestra como única salida posible: Reciclarse. "Lo que está ocurriendo es que se están perdiendo puestos de trabajo de carácter rutinario y los que están en esos puestos deben y quieren salir de ahí cuanto antes. Por poner un ejemplo, si eres cajero de banco sabes que te tienes que reciclar cuanto antes", explicó el profesor de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), José Ignacio García Pérez.

Buenas noticias para la industria andaluza 

No todas las conclusiones que se desprenden del informe son inquietantes. Algunas son incluso innegablemente alentadoras. "Andalucía ha entrado en una fase de reindustrialización de su actividad económica, con tasas de crecimiento que han superado habitualmente el 4%", se afirma en el informe presentado por el presidente de Cesur y responsable del Grupo Insur, Ricardo Pumar, su vicepresidente ejecutivo, Fernando Seco, y el presidente de la comisión de industria, Eugenio Barroso. Todos han destacado que "mientras en 2013 el peso de la industria andaluza en el conjunto de la economía era de un 10,7%, hoy en día supera el 12%".

Lo que no parece posible es que se llegue al 20% de industrialización que se ha marcado la Junta como objetivo para 2020, más ofuscada por hacer la rima y una concesión al marketing político, que de analizar críticamente las proyecciones. "Si seguimos creciendo a este ritmo y la debilidad de los últimos meses sólo fuera una excepción, podremos alcanzar el 14%, pero llegar al 20% es imposible", aseguró el también profesor de la UPO, Manuel Alejandro Hidalgo

El presidente de Cesur (segundo por la izquierda) habla con participantes del estudio. El presidente de Cesur (segundo por la izquierda) habla con participantes del estudio.

El presidente de Cesur (segundo por la izquierda) habla con participantes del estudio. / M. G.

Un crecimiento, sea el que sea finalmente, que redundará muy favorablemente en la creación de empleo. El sector industrial ha experimentado un crecimiento acumulado del 19,4% en los últimos cuatro años, muy por encima del 13,1% del resto de sectores. Una tendencia muy positiva, ya que el empleo que se crea en este sector suele ser por norma general de mayor calidad y mejor remunerado.

Aunque como avisa el estudio, 2018 ha arrancado con un repunte de la temporalidad en el sector, algo que no se observa en el resto de país y que "deberá ser vigilado en los próximos meses, ya que podría llevar una mayor precariedad laboral en un sector como el industrial, que debería ser clave para Andalucía".

Lo que es más grave, hoy en día, Andalucía supera en 10 puntos la media nacional de trabajo temporal –un 26%– , lo que trae consigo “un perjuicio no sólo para el trabajador y su estabilidad laboral sino también para las empresas y su proceso de generación de valor”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios