Coronavirus

Primark retira el ERTE por falta de acuerdo con los trabajadores

Tienda Primark del centro Lagoh de Sevilla Tienda Primark del centro Lagoh de Sevilla

Tienda Primark del centro Lagoh de Sevilla

Los sindicatos y la dirección de Primark en España han suspendido las negociaciones para el ERTE que la empresa británica pretendía llevar a cabo en todas sus tiendas del país con motivo de las restricciones impuestas por el estado de alarma de la segunda ola del coronavirus y que iba a afectar de una forma u otra a sus 7.000 trabajadores. La firma de moda ‘low cost’ da así marcha atrás al expediente de regulación temporal que tenía preparado en busca de otras alternativas.

La falta de acuerdo con los sindicatos ha sido la causa principal de la retirada de un ERTE que Primark quería extender hasta el 31 de agosto de 2021, de forma que pudiera aplicarse en función de las futuras restricciones y la evolución de la pandemia (y, por ende, de las ventas). Según el sindicato Fetico, la propuesta de la multinacional británica era “inviable” por su extensión en el tiempo, de forma que se opte por otras opciones jurídicas “que garanticen mejores condiciones laborales para las personas trabajadoras de Primark, ante la situación extraordinaria que estamos atravesando”, dice Fetico.

La compañía irá ahora adoptando decisiones sobre las tiendas concretas en función de las diferentes restricciones adoptadas en cada Comunidad Autónoma en lugar del ERTE por causas organizativas y de productividad (ETOP) que había planteado y cuya aplicación (suspensiones de contrato o reducciones de jornada) iba a depender del número de operaciones que realizara cada tienda, razón por la que también CCOO se ha opuesto a su presentación.

Primark ya presentó un ERTE en marzo, tras decretarse el primer estado de alarma por el coronavirus, que afectaba a más de 45 establecimientos repartidos por el territorio nacional y una plantilla de más de 7.000 empleados. La firma ‘low cost’, que pertenece al grupo británico AB Foods, alcanzó una cifra de beneficios al cierre de su último ejercicio (hasta septiembre de 2020) un 60 por ciento por debajo de la del año anterior, mientras que la facturación por ventas bajó un 24% como consecuencia de la brusca caída de las ventas durante el periodo en que permanecieron cerradas las tiendas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios