Economía

Puerto de Indias lanza una ginebra de melocotón y naranja

Guadalquivir, la ginebra de melocotón, naranja y flor de sauco de Puerto de Indias Guadalquivir, la ginebra de melocotón, naranja y flor de sauco de Puerto de Indias

Guadalquivir, la ginebra de melocotón, naranja y flor de sauco de Puerto de Indias

La empresa con sede en Carmona Puerto de Indias acaba de lanzar su segunda gran apuesta tras su ya archifamosa ginebra de fresas, que revolucionó el mercado. Tras año y medio de trabajo interno -y buscando el mismo efecto que el que se generó con su producto más conocido- la destilería ha creado la variedad premium Guadalquivir. Se trata de un destilado de 37,5 grados con tres ingredientes fundamentales: melocotón, naranja y flor de sauco, a los que se añade el enebro. Según explica en una nota la firma, la ginebra es más o menos así: "La predominante presencia afrutada del melocotón está acompañada por un toque a flor de sauco, que actúa de enlace entre su dulzor y el refrescante sabor cítrico de la naranja".

Es una apuesta firme, según se señala desde Puerto de Indias, que huye de "la moda de inundar de nuevas propuestas el mercado para ver si funciona algo". Para nosotros, dice Basilio Rodríguez, director de Márketing de la firma, este lanzamiento no es una prueba, sino "un proyecto de futuro, algo más sólido". Con este lanzamiento, Puerto de Indias suma cuatro referencias en el mercado: Guadalquivir, la ginebra de fresas, su cítrica Classic y Pure Black Edition.

Sus tres ingredientes principales son melocotón, naranja y flor de sauco

Según señala la firma, Guadalquivir no es una ginebra de melocotón pese a que este ingrediente es el principal. "Es la conjunción de los tres sabores lo que le da su carácter, si no fuera por ello esta ginebra sería otra cosa". Dos de ellos, el melocotón y la naranja, son característicos de la campiña sevillana (de ahí el nombre del producto, Guadalquivir) y el tercero, la flor de sauco, no es de aquí, pero es un producto de moda, "cada vez más usado en la coctelería".

El producto lleva un mes y medio en el mercado, en la hostelería, y de aquí a final de año, con vistas a la campaña de navidad, llegará también a los establecimientos de alimentación. Aunque en un principio no se iba a exportar, o al menos no estaba entre las prioridades, "las solicitudes de importadores de otros países han creado la necesidad de elaborar un plan de exportación", señala Rodríguez.

Presencia en EEUU y Reino Unido

La exportación, precisamente, fue una de las razones por las que los dueños de la empresa, Francisco y José Antonio Rodríguez, dos antiguos empresarios de la construcción, vendieron el 66% del capital al fondo norteamericano HIG en febrero de 2018. Los dos, pese a la venta, siguieron dirigiendo Puerto de Indias, con un apoyo mayor de capital precisamente para facilitar esa expansión internacional.

Puerto de Indias ha apostado por Reino Unido y está preocupada por el Brexit

Un año y medio después, Puerto de Indias ya tiene una presencia consolidada en dos países: Estados Unidos y Reino Unido, donde centra su enfoque exterior, y un apreciable negocio en Latinoamérica. "A día de hoy nuestros planes se están cumpliendo y habrá lanzamientos en nuevos países a corto y medio plazo", dice Rodríguez, que admite una cierta preocupación por el 'Brexit', que se podría producir a finales de este mes y sobre el que hay mucha incertidumbre.

La nueva fábrica

Más allá de la inyección de capital de hace un año, lo que más va a catapultar el crecimiento de Puerto de Indias será su nueva fábrica, situada en un polígono industrial de Carmona y con una superficie de 8.500 metros cuadrados. Su puesta en marcha, tras una inversión de cuatro millones de euros, es inminente, en noviembre como muy tarde.

Ahora mismo se está llevando a cabo la mudanza de maquinaria hacia la nueva fábrica

Ahora mismo, la maquinaria de las ya viejas instalaciones está siendo trasladada a las nuevas, un proceso que presumiblemente acabará en dos semanas. Las oficinas ya están allí. Puerto de Indias -cuyo gran problema en los últimos años había sido satisfacer con una capacidad limitada de producción una demanda que crecía exponencialmente- podrá multiplicar por más de cuatro su producción, cifrada ahora en unos 5,5 millones de botellas (dato de 2017). 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios