Economía

Los ecoesquemas se perfilan como el gran escollo para un acuerdo sobre la PAC

  • Las autonomías piden al Gobierno una mayor concreción sobre el reparto de 1.200 millones de ayudas extras para prácticas verdes

  • Las partes se emplazan a un nuevo encuentro en el otoño

Foto de familia de los consejeros de Agricultura

Foto de familia de los consejeros de Agricultura / J. J. Guillén / Efe

El Gobierno y las comunidades autónomas decidieron este miércoles avanzar en la negociación técnica de los ecoesquemas antes de alcanzar un acuerdo político sobre la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) en España para el quinquenio 2023-2027.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se reunió con los consejeros autonómicos del ramo en una Conferencia Sectorial con el fin de acordar los “parámetros fundamentales” del plan estratégico nacional de la PAC para ese periodo.

El plan debe estar diseñado antes de final de año para remitirlo a Bruselas y que la Comisión Europea (CE) le dé el visto bueno durante el primer semestre de 2022. La reunión concluyó sin que la propuesta inicial del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) fuera sometida a votación, en medio de las peticiones de distintas autonomías por desarrollar ciertos puntos, especialmente en el caso de los ecoesquemas, herramienta de la nueva PAC por la que una parte de los fondos se destina a ayudas suplementarias para medidas medioambientales.

En ese sentido, las partes negociadoras se han emplazado a reuniones de carácter técnico a partir del próximo 21 de julio para debatir estas ayudas ligadas a prácticas sostenibles con el medio ambiente. Será entre septiembre y octubre cuando se vuelva a celebrar otra conferencia sectorial para analizar los resultados de los trabajos técnicos.

La propuesta inicial incluye 4.800 millones de euros en ayudas directas, de los que el 60% son pagos básicos a la renta, y cerca de 1.200 millones para ecoesquemas, todo ello dentro del primer pilar, afirmó Planas tras el encuentro. Se pretende así que el 23% de los pagos directos se vinculen a los ecoesquemas, junto a un 2% adicional de los fondos de desarrollo rural.

Las ayudas al desarrollo rural (Feader) contarán con una cantidad anual total de 1.100 millones de euros, aparte de otros 900 millones para medidas de mercado y programas sectoriales.

El Gobierno busca un reparto “más justo” de los fondos y una PAC “más social” y “más sostenible” con la intención de hacer converger las ayudas al 85% de la media regional en el nuevo periodo, reducir el número de regiones de pago básico de 50 a 20 e incluir medidas para la incorporación de mujeres y jóvenes.

Planas destacó que el documento presentado seguirá sirviendo de base para avanzar en la negociación y que los consejeros le “han dado su apoyo” para proseguir la preparación del plan estratégico nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios