Economía

El 70% de las empresas andaluzas redujeron más de un 50% su facturación en el estado de alarma

  • El 35% redujo su actividad el 100% al verse obligada a cerrar y otro 35% se vio muy afectada

  • Todos los sectores se han visto afectados en una gran medida, no sólo comercio y hostelería

  • Sólo el 28% ha evitado aplicar un ERTE o cualquier otra medida de tipo laboral

Rogelio Velasco, consejero de Economía, y Javier González de Lara, presidente de la CEA, en la presentación del informe Rogelio Velasco, consejero de Economía, y Javier González de Lara, presidente de la CEA, en la presentación del informe

Rogelio Velasco, consejero de Economía, y Javier González de Lara, presidente de la CEA, en la presentación del informe

El empresariado andaluz sufrió mucho durante el estado de alarma y la afectación fue general, no sólo circunscrita a sectores como la hostelería y el comercio

Esa es la principal conclusión del barómetro 'La empresa andaluza ante la crisis Covid-19' elaborado por la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y la Consejería de Economía. La encuesta a 1.071 firmas revela que el 68% de los empresarios y autónomos andaluces sufrieron caídas de la actividad superiores al 50%. El 35,7% tuvo que cerrar por la crisis sanitaria (reducción del 100%), el 17,93% redujo sus ventas más del 75% y el 14,47% entre el 50 y el 75%. Sólo el 6,6% experimentó un crecimiento, un porcentaje bastante ínfimo.

Llama la atención que sectores no obligados a cerrar -salvo en el periodo de dos semanas de paralización total- hayan sufrido mucho: en el caso de la construcción el desplome fue superior al 50% en el 76,8% de los casos y en el del transporte en el 72% mientras que los servicios (excluidos comercio y hostelería) el porcentaje ascendió al 60%. Incluso sectores que se suponía más resistentes también han sucumbido: el 43% de las compañías agrícolas bajó más de la mitad su actividad, un 46,9% en el caso de la industria.

Como consecuencia de la situación, el 56,9%, la gran mayoría se ha visto obligada a aplicar un ERTE, de fuerza mayor o por causas objetivas, el 6,7% ha optado por despidos colectivos y el 7,5% aún no había decidido qué hacer en la fecha de la encuesta. Solo el 29% no se planteaba medida restrictiva alguna.

Según el barómetro, el 40% ha sufrido serios problemas de liquidez, especialmente las empresas pequeñas y medianas. Entre las primeras, el 53% ha tenido que acogerse a líneas de financiación de circulante, un 44,5% en el caso de las medianas. Muy pocos autónomos, sin embargo, se han acogido a créditos de circulante, refinanciación o nuevos préstamos (entre el 15 y el 20%), aunque eso no quiere decir que no hayan pedido ayudas. De hecho, el pago a fondo perdido de las cuotas a los trabajadores por cuenta propia es la ayuda más valorada por los encuestados, con un 7,58 de puntuación media. Los ERTE también están bien puntuados (7,49) y también la ampliación de plazos para el pago de impuestos (7,14).

En general, todas las medidas puestas en marcha por el Gobierno son bien acogidas y sólo obtienen una puntuación más baja, aunque superan el aprobado, las líneas de avales entre el colectivo de autónomos (5,75) y microempresas (6,6). Respecto al futuro, las medidas más reclamadas eran ayudas directas para el pago de medidas de prevención y para alquileres en el corto plazo, y microcréditos para autónomos en el largo.

El triunfo del teletrabajo y la digitalización

La encuesta refleja también los cambios en el modelo de organización de las empresas, ya que 59% afirma que la consecuencia más importante de la crisis es la generalización del teletrabajo, así como la necesidad de invertir en tecnología y digitalización y el auge del comercio electrónico.

De cara al futuro, piden ayudas para acometer la digitalización, en la que las pequeñas empresas están más retrasadas, y mejoras en el acceso a la financiación, incentivos fiscales y reforzar los procesos de formación e internacionalización

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios